Archivo de la categoría: Sub Urbano

Ediciones La Mirada: Una editorial cubana en Nuevo México

Jesus Barquet (1).jpg

Jesús J. Barquet fundó Ediciones La Mirada en 2014 para cumplir un sueño que hasta ese momento había postergado por falta de tiempo.

Publicado originalmente en Sub Urbano Magazine

“Acababa de jubilarme de la Universidad Estatal de Nuevo México y quería dedicarme a una tarea que siempre me había interesado: publicar libros que considero necesarios dentro de la poesía cubana y cubanoamericana actual,” explica.

Un ejemplo de estos libros es la antología poética de temas gays y lésbicos Todo parecía, editada por Barquet y Virgilio López Lemus y publicada en 2015. Otro será Campo de refugiados, de próxima aparición, que aborda temas árabes y judíos en la poesía cubanoamericana contemporánea, con Amauri Gutiérrez Coto como editor invitado. Otra editora invitada fue Isel Rivero para el libro Katábasis, el primero de las Ediciones.

La editorial cuenta con tres miembros activos. Además de Barquet, fundador y editor jefe, están la editora asociada e “impulsora de ideas” Carlota Caulfield y el editor de reseñas Yoandy Cabrera.

Como editor, Barquet declara que su mayor satisfacción es que los libros salgan sin erratas, “perfectos.”

“Hago todo lo posible para que los poetas sientan que su texto ha sido respetado al máximo,” dice. “Por mi propia experiencia como autor sé lo importante que esto es. A veces, en el último instante, cuando el autor ve el poema sobre el papel, decide cambiar algo. Yo les doy la oportunidad de hacer cambios hasta el mismo día antes de que el libro vaya a prensa. Por otro lado, soy extremadamente cuidadoso en el trabajo de edición.”
Facilidades tecnológicas

En cuanto a retos, Barquet reconoce que lo más difícil para él es “lidiar con la tecnología.” Sin embargo, también admite que los proyectos de La Mirada tal vez no existirían sin las facilidades que ésta ofrece hoy día.

Las posibilidades de auto-publicación que Amazon brinda a los autores por medio de CreateSpace y el eficiente y económico sistema de imprentas por internet han sido fundamentales para publicar los títulos de La Mirada.

“Antes no teníamos esos vehículos de impresión, pero ahora, gracias a estos, podemos encargarnos de todo el proceso editorial hasta el final. Y en poco tiempo podemos tener listos los libros. El último ha sido Imposeída, de la famosa autora hispanounidense Mercedes de Acosta, cuya poesía escrita originalmente en inglés no existía en español,” dice Barquet.

Los libros de La Mirada

La editorial (la primera de poesía cubana y cubanoamericana en todo Nuevo México) ya cuenta con un fondo de cuatro libros publicados y otros tres para aparecer el primer semestre de este año.

Entre los publicados, y disponibles en Amazon, está Katábasis: Siete viajeros cubanos sobre el camino (2014). “La obra es una interpretación poética, utilizando el poema largo, de la experiencia de la diáspora y de la evolución histórica de Cuba después de 1959,” dice Barquet.

JJ/CC, que toma el título de las iniciales de sus autores, Jesús J. Barquet y Carlota Caulfield, es un poemario que incluye, a manera de tríptico, las colecciones breves de ambos y una en coautoría de los dos. Las tres colecciones establecen un sugerente diálogo entre sí y ofrecen una poética de la contemplación que celebra la experiencia de la cotidianidad.

La tercera obra es Todo parecía (poesía cubana contemporánea de temas gays y lésbicos. Publicada en 2015, es la primera antología de poesía cubana y cubanoamericana dedicada exclusivamente a los diversos temas relacionados con la condición LGBTQIA y cuenta con cuarenta y dos autores.

El último título publicado en Imposeída (46 poemas) de Mercedes de Acosta. La traducción estuvo a cargo de Barquet, Caulfield y Joaquín Badajoz. Esta joyita literaria es la primera compilación y traducción al español de un conjunto significativo de los tres poemarios publicados entre 1919 y 1922 por Mercedes de Acosta (1893-1968), estadounidense de padre cubano y madre española.

“Es una mujer interesantísima,” cuenta Barquet. “Su obra —escrita originalmente en inglés— ha sido hasta este volumen prácticamente inexistente en español y un tanto opacada por la curiosa biografía amorosa de la autora, quien fue amante de famosas artistas como Isadora Duncan, Greta Garbo y Marlene Dietrich. Entre temas íntimos y sociales, de Acosta plasmó en su poesía la experiencia urbana y homoafectiva de una época turbulenta y transgresora.”

De próxima aparición

Entre los libros que encuentran pendientes de publicación por La Mirada está Orbes, de Mercedes Cortázar.

“Mercedes fue autora de un libro icónico en los años 60, El Largo Canto, publicado por Ediciones El Puente. Este poema-libro significó una propuesta poética diferente a la que se proponía en ese momento en Cuba,” dice Barquet. “Este se encuentra recogido de manera íntegra en la colección Ediciones El Puente en La Habana de los años 60, que publiqué en 2011 con Ediciones del Azar en México.”

De próxima aparición es también Glotonerías y olfateos, de Om Ulloa, poeta cubanoamericana de Chicago. Ulloa es también autora de Palabrerías aNalfabéticas. Ha publicado cuentos y “prosemas” en diversas antologías y revistas internacionales.

Para conocer al editor

Jesús J Barquet nació en La Habana, Cuba, en 1953. Llegó a Estados Unidos en 1980 como parte del Éxodo del Mariel. En 1991 se instaló en Las Cruces como profesor de literatura hispánica en la Universidad Estatal de Nuevo México, de la que es actualmente profesor emérito.

Entre sus poemarios se hallan Sin decir el mar (1981), Sagradas herejías (1985), Un no rompido sueño (Segundo Premio en el Certamen de Poesía Chicano-Latina, University of California-Irvine, 1994), Libro del desterrado (1994), Naufragios/ Shipwrecks (1998, 2001), Sin fecha de extinción (2004), la compilación Cuerpos del delirio (2010), JJ/CC (2014) y Los viajes venturosos/ Venturous Journeys (2015).

Como crítico literario, ganó el Premio Letras de Oro (University of Miami, 1991) por Consagración de La Habana y el Premio Lourdes Casal (UNEAC, La Habana, 1998) por Escrituras poéticas de una nación. Otras publicaciones incluyen Más allá de la Isla (1995), Teatro y Revolución Cubana (2002), Poesía cubana del siglo XX (2002), The Island Odyssey: Contemporary Cuban Poets (2002), Ediciones El Puente en La Habana de los años 60 (2011), Katábasis (2014) y Todo parecía: poesía cubana contemporánea de temas gays y lésbicos (2015).

Muchos de estos libros, así como los editados en La Mirada, se encuentran disponibles en Amazon.

Libros de La Mirada (1).jpg

La novela olvidada del socialismo cubano

Image result for images cofiño cuba la ultima mujer

Protagonistas del realismo socialista cubano en los años sesenta

Publicada originalmente en Sub Urbano Magazine

El principio de la década del setenta, cuando Manuel Cofiño publica La última mujer y el próximo combate (1971), es una época de trabajo y escasez para los cubanos, pero también de relativa esperanza en un gobierno que sólo llevaba doce años en el poder y había prometido una reestructuración completa de la sociedad.

Pese al descalabro económico sufrido después de la malograda Zafra de los Diez Millones en 1970, que no llegó a producir diez millones de toneladas de azúcar, como se esperaba, sino apenas ocho, y que consumió los no muy abundantes recursos del país, parte de la población cubana aún confiaba en el cambio que prometía un régimen que había llegado al poder por las armas en 1959.

Fidel Castro, alzado a fines de los cincuenta en la Sierra Maestra y con la ayuda de grupos guerrilleros localizados en diferentes zonas del país, fundamentalmente montañosas, y focos revolucionarios en La Habana, Santiago de Cuba y otras ciudades principales, tomó el poder el primero de enero de 1959. En pocos años llevó a cabo la nacionalización de todos los negocios privados y extranjeros y eliminó los casinos, así como la lotería y demás juegos de azar. Emprendió una política radical de reforma agraria encaminada a la colectivización total de la tierra. Prohibió la existencia de partidos políticos, excepto el comunista y limitó la posibilidad de abandonar el país legalmente para los que deseaban hacerlo.

Grupos de oposición interna surgieron como respuesta a estas medidas. Los nuevos alzados buscaron refugio en las mismas montañas del Escambray que habían servido de refugio a los guerrilleros que ahora detentaban el poder. Por otro lado, cubanos de todas las clases sociales abandonaron el país mientras fue posible hacerlo sin trabas. (La mayoría se estableció en Estados Unidos.) También surgieron grupos de resistencia en las ciudades.

La respuesta del gobierno cubano fue una operación conocida como “limpia del Escambray,” encaminada a la destrucción de los grupos insurgentes en las montañas, y el recrudecimiento de la vigilancia en las áreas urbanas. Esta última estrategia se basó en la labor de organismos como los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), que cuadra por cuadra mantienen incluso hoy día un registro de cada familia y los antecedentes políticos de la misma. A su vez, los CDR cuentan con un Comité de Vigilancia y Protección interno, cuya misión es fichar a las familias consideradas desafectas al gobierno y mantenerse al tanto de sus actividades.

En cuanto a la política cultural, el nuevo gobierno procuró atraerse el apoyo de los intelectuales, tanto cubanos como extranjeros.

El autor y su tiempo

Manuel Cofiño, miembro de Casa de las Américas y publicado por la editorial de esta organización, formó parte del grupo de escritores que consagraron su pluma y su carrera al realismo socialista, como un medio de elevar la conciencia social de las masas, pintando las ventajas de las acciones de la revolución sobre las de los gobiernos anteriores.

La trama de La última mujer y el próximo combate (Casa de las Américas, 1971, y Premio de Novela ese año) tiene lugar en un momento en que aún no se ha perdido la memoria de los primeros alzados, pero la presencia de los segundos sigue siendo fuerte en las áreas rurales. En la obra se trata de probar, de una manera bastante simplista en ocasiones, la diferencia entre los alzados “buenos,” los que habían luchado contra Batista, entre quienes se encuentra Bruno, el héroe, y los “malos,” como Siaco y Cueto, que se rebelan contra el gobierno de Castro.

La novela

La última mujer y el próximo combate es esencialmente una novela sobre la revolución y los hombres que la construyen, lo que se apunta desde el título. La “última mujer” a la que se alude es a la que el héroe posee antes de entrar en combate. Aunque la mujer aparezca en el título, no es la protagonista. Sin embargo, dos personajes femeninos, Mercedes y Nati, juegan un importante papel en la trama.

En toda la obra de Cofiño, La última mujer… es particularmente interesante porque no se enfoca en la vida habanera, como es el caso de la mayoría de sus novelas (Cuando la sangre se parece al fuego, Amor a sombra y sol y su colección de cuentos El anzuelo dorado, entre otras) sino en una remota área rural. La acción ocurre en una región pinera de la isla, en un plan forestal dedicado a la siembra de pinos y majaguas. Allí existe también un grupo de alzados que conspira contra el gobierno.

La acción comienza cuando Bruno, antiguo alzado durante la lucha contra Batista y ahora dirigente revolucionario, viaja desde La Habana hasta el vivero Las Deseadas, uno de los que componen el plan forestal. Su misión es corregir ciertas irregularidades que se han detectado en el funcionamiento del plan. Lo ayudarán Sergio, Jorge y otros dirigentes locales.

Las “irregularidades” resultan ser peores de lo que Bruno se esperaba. Éste descubre que Milé, el antiguo director del plan, comerciaba en el mercado negro con la ropa de los trabajadores, les cobraba por llevarlos al médico y había vendido tierras sin autorización del estado.

“Los buenos y los malos”

Desde el principio de la obra se sugiere que la actitud del primer director ha contribuido a la presencia de un foco de alzados “malos.” Milé, al dar con su actitud una imagen negativa de la revolución, se ha enajenado la buena voluntad de los campesinos, que no confían en los habaneros recién llegados y buscan otras soluciones. Sin embargo, Bruno se propone modificar todo esto y demostrar a los campesinos que el nuevo sistema no los defraudará.

Entretanto, en el pueblo se habla de un ser casi mítico, un guerrillero conocido como Pedro el Buldocero, o el Buldoceador, alzado “bueno” durante la lucha contra Batista. Uno de los personajes dice de él: “Por aquí hace falta Pedro el Buldoceador para que meta las cosas en cintura” (27). Así, se presenta a este guerrillero como el único capaz de arreglar la caótica situación del plan. Y llega Bruno.

Como primera medida, Bruno manda poner presos al antiguo director del plan y a sus colaboradores. Toma a su cargo deshacer los entuertos dejados por su antecesor. A poco de llegar, conoce a una campesina joven, Mercedes, trabajadora de vanguardia que se enamora platónicamente de él. No queda claro si hay correspondencia por parte del héroe, a quien no parece quedarle mucho tiempo para romances.

En cuanto a las tierras vendidas ilegalmente, Bruno resuelve el problema convenciendo a los campesinos que las ocupan para que se integren a un nuevo tipo de asociación: el microplán, que es una realmente cooperativa.

Milé, el primer director del plan, había abusado de su cargo, explotando a los campesinos y “desviando” los recursos. Ahora le corresponde a Bruno poner orden en la comunidad. Sin embargo, Bruno, abogado de profesión, no tiene los conocimientos necesarios para dirigir un plan de esta índole. Llama en su ayuda a Sergio, un técnico forestal educado en la antigua Unión Soviética (interesante dato sobre los lazos cada vez más fuertes entre los dos países) así como a los campesinos más antiguos de la zona y que muestran decidida simpatía por el gobierno, como Clemente.

Aquí vale señalar que la obra funciona también como un medio de mostrar las ventajas de las cooperativas sobre el antiguo sistema de tenencia de tierras por particulares. Durante la década de los 70, varias series televisivas y radiales (la radio novela Polvo rojo, de Dora Alonso, y la telenovela La peña del león entre otras) abordaron el mismo tema, siempre con iguales conclusiones: lo mejor que podían hacer los campesinos cubanos era integrarse al sistema de propiedad comunal.

Mientras Bruno trata de convencer a los campesinos sobre las ventajas de la cooperativa, un grupo de oposición al gobierno hace campaña contra él y la idea de los microplanes. Lo forman Siaco, antiguo gallero, y otro campesino llamado Cueto, a las órdenes de un agente de la CIA que se ha ocultado en las montañas.

“Las buenas y las malas”

Siaco es amante de Nati, con quien engaña a su mujer, Claudia, un personaje femenino opaco y sin mucho relieve (la típica campesina sumisa a su consorte). A su vez, Nati, ex prostituta, vive con Clemente, trabajador de vanguardia, que no sospecha nada del engaño.

Nati es “una mujer que deslumbraba a los hombres y de la que se decían cosas” (164). Hace poco me decía un amigo cubano: “los muchachos de nuestra generación tuvimos nuestras primeras masturbaciones con las novelas de Cofiño, a falta de Playboy. Nati era la porn star.” Se le describe como una mujer extremadamente hermosa y con un atractivo irresistible (incluso Bruno, a su pesar, se interesa brevemente por ella).

Por el contrario, la menos atractiva pero más esforzada Mercedes (trabajadora de vanguardia) se pinta como un modelo de la “nueva mujer cubana.” Da la impresión de Bruno podría llegar a querer a la muchacha no por su apariencia física, sino por su constante dedicación al trabajo. ¡Este es quizá uno de los aspectos menos “realistas” de una novela representativa del realismo socialista!

Bruno lleva la luz eléctrica al poblado, distribuye ropas a los campesinos y promete otras mejoras para el futuro. Algunos campesinos que tienen propiedad de sus tierras, como Clemente, se integran voluntariamente a la cooperativa.

Siaco, Cueto y Bebe planean matar a Bruno y luego irse, con Nati, en una lancha a Estados Unidos. Pero son descubiertos. Siaco y Bebe mueren en un encuentro a tiros con Bruno y éste cae herido y muere también en el hospital, junto a Mercedes. Ahí se descubre que Bruno y Pedro el Buldocero son la misma persona, lo que convierte a éste en símbolo del revolucionario mártir, parte fundamental de la “hagiografía revolucionaría” que florecería en los próximos años. Incluso se insinúa la aparición de Fidel Castro en el funeral.

Mientras ocurre la batalla entre Bruno y sus enemigos, Nati busca desesperadamente a Siaco. Al no encontrarlo, se oculta en una casita escondida entre la maleza y comienza a quitarse la ropa, sin que se explique la razón. La casa se desploma de pronto, dejando a Nati desnuda a la vista de los campesinos que perseguían a su amante. Así termina la novela.

Aunque ostensiblemente no se critica a Nati por su pasado, la “impureza” del mismo la condena al cabo, impidiéndole participar en la construcción de la nueva sociedad.

En la próxima entrega se analizará la figura de Nati con más detalle, así como su influencia en la novelística cubana de años posteriores.

Image result for images cofiño cuba la ultima mujer

Manuel Cofiño

Promociona tus libros

Entrevista a Ayleen López

Publicada originalmente en Sub Urbano

Ayleen López, MBA, es una experta en Mercadeo Hispano, totalmente bilingüe y con más de quince años de experiencia. Hoy comparte con los lectores de Sub Urbano desde estrategias promocionales en general hasta la mejor manera de lanzar al mercado un libro.

Has creado campañas publicitarias en medios muy diversos, para clientes que incluyen periódicos, revistas, corporaciones y compañías pertenecientes a Fortune 500. ¿Hay algún trabajo del que te sientas particularmente orgullosa?

Disfruto de trabajar y gracias a Dios he tenido la oportunidad de hacer programas de estudio y trabajo durante los veranos desde los doce años de edad. Uno de mis primeros trabajos fue para el Departamento de Estado de Puerto Rico, recuerdo que en aquel entonces comandaba el departamento la primera mujer Secretaria de Estado en la isla, le ex-gobernadora de Puerto Rico Sila María Calderón. Esa experiencia me hizo ver que el ser mujer no era obstáculo para lograr mis sueños. En mi carrera he obtenido muchos reconocimientos; uno de los más recientes ha sido en el 2014 como colaboradora para el periódico de la comunidad en que resido, The Taos News, apoyando la página de Internet www.taosnews.com donde obtuve el primer lugar en la categoría Weekly News Web Site otorgado por la New Mexico Press Association y New Mexico Associated Press Managing Editors junto a mis compañeros Ray Seale y Andrew Oxford. He formado parte de Univision Advisory Council en Dallas, Texas, y he recibido reconocimientos de parte de Easter Seals North Texas, Verizon Information Services PR, MDA Puerto Rico y Viacom Outdoor.

¡Felicidades por todos tus éxitos! Pues hoy vamos a conversar sobre el mercadeo y cómo éste puede ayudar a los creadores. El viejo refrán español de “el buen paño en el arca se vende” ya pasó de moda. Ahora hay que sacar el paño del arca y agitarlo ante las narices de los posibles compradores. Como experta en estas materias, ¿cuál es la mejor manera de vender “el paño”?

Hoy en día para vender un producto o servicio es necesario expandir la forma de distribución. En el pasado no existía la conexión vía Internet ni las ventas en-línea y no había forma de saber si el producto era bueno o malo al momento de comprarlo. Hoy en día tienes la oportunidad de vender un producto o servicio al mundo entero en vivo de una forma mucho más eficiente. Para que tu oferta sea exitosa tu producto debe ser único y de alta calidad. También debes conocer tu mercado, definir tus estrategias de negocio, crear un plan de mercadeo, definir precios competitivos y lanzar el producto de forma simultánea en todos los canales o medios disponibles. La forma más efectiva y eficiente de vender “el paño” es vía Internet. Este medio te permite promocionar a tu mercado objeto con solamente $1 por día. También puedes producir tus promociones gratis, un ejemplo de esto son los videos. También es muy importante mantener la calidad en el producto o servicio para obtener buenas referencias de tus seguidores.

 

¡Lo de un dólar por día suena muy bien! Hay que buscar más información sobre el tema.

Ahora, ¿qué quiere decir exactamente “optimización de SEO? Es algo que aparece con frecuencia en los artículos sobre cómo promocionarse en línea… 

El “Search Engine Optimization” quiere decir el optimizar la búsqueda de tu producto o servicio dentro de los buscadores en la Internet. Por lo general utilizamos unos pocos sitios de búsqueda, los más conocidos son Google y Yahoo. Hay quien dice: “googulea eso a ver qué sale.” Para que tu producto o servicio se posicione primero en los resultados se necesita un monitoreo constante, pues existen un sinnúmero de variables que a diario afectan el algoritmo. Cada sitio de búsqueda cambia las fórmulas constantemente. La pagina Web o la plataforma donde vendas el producto o servicio debe contar con las palabras claves con las que el público genera la búsqueda. Muchas veces las palabras claves no tienen nada que ver con la forma más conocida o correcta que define al producto o servicio por eso es vital conocer el idioma, los refranes y las palabras comunes de cada mercado-objeto, para saber cómo la gente buscaría tu producto o servicio. En adición se debe saber el nivel de educación del mercado pues esto puede afectar las formas de búsqueda.

Es todo un mundo, eso de la mercadotecnia… Vamos a imaginar una consulta con Ayleen López. Supongamos que uno de tus futuros clientes es editor o novelista. ¿Qué servicios puedes ofrecerle? ¿Cómo le organizarías una campaña publicitaria?

Mi labor como consultora de mercadeo requiere de servicios que apoyen las estrategias del negocio y el producto para generar ventas. El mercado de las publicaciones ha evolucionado muy rápido. Hoy en día existen miles de publicaciones disponibles en variedad de formatos a la venta en menos puntos de venta o distribución. Es muy importante resaltar las características del libro para que se destaque dentro del mercado. En mi carrera he trabajado como gerente de producto en el lanzamiento de publicaciones impresas con múltiples de campañas publicitarias y en todas han jugado un papel muy importante las relaciones públicas. El conversar con el público sobre la publicación por medio de la radio y televisión es vital. Los medios impresos como prensa escrita, revistas y la publicidad exterior te ofrecen la oportunidad de edificar la imagen, marca o nombre. En la actualidad es necesario integrar los medios disponibles vía Internet como las páginas de Internet, blogs, redes sociales, canales de videos, seminarios en línea, correos electrónicos y nuevas alternativas que siguen surgiendo. Cada libro tiene una razón de ser y un mercado en particular. Con eso en mente se debe crear una campaña publicitaria que se ajuste a sus necesidades.

Si estas en vías de publicar un libro puedes crear videos cortos durante el proceso, compartir con tus seguidores segmentos del libro, involucrar a tus seguidores y pedir sugerencias sobre nombres de personajes, hacer un sondeo para seleccionar el final de tu publicación y hasta hacer conteo regresivo hasta el día del lanzamiento. Puedes seleccionar el público al que quieres llegar con un solo clic. Para esto debes mantener una presencia consistente en todas las redes sociales disponibles.

 

La presencia en las redes sociales es sin dudas fundamental. En ese sentido, ¿cuán socialmente involucrado debe estar un artista (ya sea escritor, pintor, escultor) a fin de dar a conocer su arte? ¿Cómo le puedes ayudar tú con tu experiencia? 

El artista no nace, se hace. Para dar a conocer tu arte te tienes que involucrar con la gente, conocer lo que les gusta. La gente tiene el poder de crear a un artista o acabar la carrera de un artista. Es importante tener eso en mente para mantener el norte, el artista se debe al público. Esto no quiere decir que no te seas fiel a ti, tu musa o tus instintos pero si debes escuchar lo que el público desea de ti. Debe haber una comunión, es como el amor de una pareja debe ser correspondido. No puedes obligar al público a comprar tu libro, debe haber una atracción. Eso es lo que mejor sé hacer en mi profesión: buscar eso que hace atractivo el producto o servicio con el cual trabajo y presentar esas cualidades al público-objeto para salir a la conquista. Es como hacer de Cupido, ayudar a que se enamoren.

 

Pero el amor siempre encuentra obstáculos en el camino. ¿Algunos errores que quienes tratan de promocionarse a sí mismos suelen cometer? 

Ser tan obvio y tan extremo que se vuelva desagradable al punto que no quieran saber más de ti. Es lo peor que puede pasar, pues una vez pierdes un seguidor cuesta hasta diez veces recuperarlo.

 

Esta historia no estaría completa sin una mención de tu labor como creadora. ¿Qué te inspiró Recetas fáciles y rápidas y Vivirbonito.com?

Me inspiro mi curiosidad por degustar mis platos favoritos de forma diferente. Siempre que pruebo un plato me gusta saber su contenido. Me gusta integrar lo que he aprendido en la cocina de mis padres con lo nuevo que aprendo cada día. El recetario de Recetas Fáciles y Rápidas: VivirBonito.com surgió en parte por la necesidad de preparar mis recetas favoritas con escasez de ingredientes. Vivo en un lugar muy remoto donde apenas encuentro los ingredientes básicos que utilizo en mis platos preferidos y eso me ha llevado a buscar alternativas creativas. Pues como dice el dicho: “a falta de pan, galleta.” Espero lo disfruten tanto como yo.

Para más información sobre el recetario visiten:  https://www.amazon.com/dp/B01E3C79UO

Para más información sobre mis servicios en Consultoría de Mercadeo visiten www.ayleenla.com

 

 

 

Entrevista con una Geisha Cibernética

9780976794509: Seduccion, amor y mentiras (Spanish Edition)

Nacida en Guadalajara, México, Raquel Troyce es la creadora del primer foro virtual de adultos en español. Allí descubre su verdadera vocación: ayudar a otros a descubrir, vivir y disfrutar a plenitud sus relaciones de pareja. A fin de documentarse, ingresa al Instituto Mexicano de Sexología. Ha sido invitada a dar pláticas sobre relaciones de pareja,  sexualidad y erotismo en programas de radio, eventos, hospitales y diversos grupos. Ha colaborado con artículos, columnas e historias en periódicos y revistas y fue co-conductora, en México, de un programa de radio: “Temas de almohada con Raquel y el submarino.”

Es autora de Seducción, amor y mentiras, publicado por Valentino Press, y acaba de concluir Memorias de una Geisha Cibernética. Actualmente vive en Albuquerque, New México, donde, además de trabajar como Interprete Certificada de los Tribunales, continúa escribiendo e incursionando en el fascinante mundo de la sexualidad y del erotismo.

 

Entrevista publicada originalmente en Sub Urbano

Has escrito un par de libros sobre el amor y la seducción en sus distintas manifestaciones. ¿Qué te ha impulsado a compartir tu sabiduría en este campo?

Bueno, pues así como que tan sabia, no sé que tanto pero lo que sí te puedo decir es que disfruto tremendamente de compartir por medio de la palabra, tanto escrita como hablada, lo que he aprendido, he investigado, pero sobre todo, he experimentado a lo largo de mi vida acerca del deleite que la sexualidad y el erotismo nos ofrecen. En mi segundo libro, Memorias de una Geisha Cibernética, que se publicará muy pronto, muestro a los lectores los inicios de los encuentros en línea: los grandes romances que se gestaron en Internet y que llegaron a ser verdaderas historias de amor. Fueron encuentros altamente eróticos, sexuales y sensuales cuya vivencia merecía las largas noches de desvelos y las regañadas por llegar tarde al trabajo. Cuando el concepto de “amar virtualmente” implicaba una preparación, un aprendizaje y un arte que, desgraciadamente se ha ido perdiendo con el tiempo. Esta pérdida es lo que también me impulsa a compartir mis experiencias y conocimientos. Es como si estuvieras comiendo un helado y vieras a una persona frente a ti a quien se le hace agua la boca. Pues como que el compartir tu helado con esa persona insatisfecha te provoca gozarlo más, ¿no crees?

 ¿Es posible aprender a seducir? La seducción ¿es un arte, una ciencia, maña o maraña?

Pues ahora sí que, como dicen en mi pueblo: asegún. Se puede tratar de enseñar pero eso no garantiza el aprendizaje. ¿Acaso se puede aprender a sentir? La seducción implica un número de sensaciones. Sensaciones que se generan en uno mismo y que se transmiten a nuestro/a amante. Yo puedo dar un curso completo del arte de la seducción. Les puedo enseñar a los amantes deseosos de seducir a la persona foco de su atención cómo tocar, cómo recorrer el cuerpo de la pareja, cómo provocar placer al punto de la locura, pero si no lo sienten ellos mismos, no importa lo que les enseñe, estarán destinados al fracaso. Como dice mi admirado Jolan Chang en su libro El Tao de la pareja amante: “La mayoría de nosotros somos como los propietarios de un precioso violín Stradivarius al que nunca aprendimos a tocar.”

Mi mejor consejo es: ¿Deseas aprender a seducir a tu pareja? Aprende primero a seducirte a ti mismo. Ahí se los dejo de tarea.

Cuéntame tus experiencias como ciber geisha.

Acabas de mandarme derechito a un baúl muy preciado de mis recuerdos. Qué tiempos aquellos en que la seducción en línea era algo tan delicioso. Empezaré por decirte que tuve la suerte de trabajar en CompuServe México. Los jóvenes no van a entender de qué carajos les estoy hablando pero digamos que los de cierta edad, más maduritos, tuvimos la oportunidad de vivir la época de oro del “amor” virtual.

Ahí recibí la encomienda de abrir un foro para adultos. Al principio fue pura diversión y curiosidad, ya que eso de la cibernética era totalmente desconocido para mí, pero al paso del tiempo fui aprendiendo que el seducir a una persona a la que nunca habías visto, a la que tal vez nunca verías, era todo un arte. Me dirán que eso no ha cambiado, que hoy día millones de personas practican el romance a través de Internet. Sí, eso lo puede hacer todo mundo, pero no muchos son capaces de entender que el arte estriba en que con cada palabra, con cada masaje virtual, se va llevando a la persona que nos corresponde al otro lado de la pantalla a un punto tal de goce, de excitación, de deleite mental y corporal que llega un momento en que le provocaremos confundirse, debatirse entre la realidad y la quimera.

Si una chica tímida te pidiera consejos para seducir al amor de su vida ¿qué le dirías?

Que me llame para que le dé un curso completo. Digamos que para que le enseñe a usar el concepto de “La danza de los siete velos,” para que haga de éste su ejemplo a seguir si quiere convertirse en una experta y seductora amante.

¿Y si fuera un chico el buscador de consejos?

A ese le proporcionaría una educación personalizada y basada en la práctica.

Ya la oyeron, muchachos…aprovechen. Bueno, háblame ahora de la seducción en la literatura, de los libros que más te han inspirado.

Uyy, acabas de tocar un tema que me encanta. Hay algunos libros, que, al leerlos, me parecía estar viendo una película, más aún, en ocasiones me transportaron al papel de protagonista. Aunque mi estilo es diferente al de mis admirados autores, debo confesar que el gusto por la sexualidad y el erotismo, en parte, surgió al leer a estos genios de la literatura erótica.

Estos libros son: Delta de Venus de Anais Nin. ¡Qué descripciones de poderosos encuentros sexuales! Por cierto, un pensamiento de ella que encierra un mundo de verdad y por el que yo me guío es: “La edad no te protege del amor pero, hasta cierto punto, el amor sí te protege de la edad.” Yo me rijo por este principio y vieran que me siento más joven de lo que soy.

El Amante de Marguerite Duras. La película también me pareció sensacional. Me puso a temblar. No podía faltar Henry Miller y su Trópico de Cáncer que va mucho más allá de ser un libro erótico. Es mi tipo de lectura, entre otras cosas porque además de lo descriptivo, es evocador y provocador. Explora la naturaleza humana y a mi entender, hasta la miseria humana, como muy pocos lo hacen. Hay muchos otros, pero por ahora sólo mencionaré estos.

 ¿Y la seducción actual por medio de Internet? Ahora, con Skype, YouTube y la gente que muestra todo en línea, hasta los pliegues del fondillo ¿existe todavía, o se puede crear, el misterio de CompuServe?

Desgraciadamente la gente vive confundida y muchas veces piensa y siente que para “ligarse” a alguien por Internet lo único que requiere es un modem, una pantalla, un ratón, un endeble conocimiento del cuerpo humano y una verborrea obscena y corriente. Ser capaz de usar palabras sexuales explicitas y lanzarlas como guayabazos. No son capaces de entender el concepto real del asunto: la seducción. Yo les apuesto que soy capaz de provocarles y despertarles más deseos hablándoles, virtualmente al oído con fineza, de manera lenta y sensual que si lo hago de la manera en que se hace hoy en día, al chilazo, sin clase y sin conocimiento de lo que se requiere para poder auto-nombrase amante.

Volviendo a CompuServe ¿alguien descubrió tu verdadera identidad?

El misterio de CompuServe se quedó así, como misterio. Pocos llegaron a saber quién era la anfitriona que los recibía en el foro virtual para darles horas de fantasías, de placer y de expectación indescriptibles. Yo perfeccioné el arte del tele-apapacho. A través de la pantalla yo detectaba las necesidades emocionales y físicas de mis usuarios, de mis babies, como solía llamarlos, y lograba satisfacerlos al punto que llegaban a percibir como sensaciones verdaderas lo que eran meras ilusiones. No fueron muchos los que, de verdad, llegaron a conocer a la Geisha Cibernética.

Para contactar con Raquel Troyce o comprar su libro escriba a rtroyce7@comcast.net.

Los cuentos sandungueros de Alex Heny

Alex

Conocí a Alex Heny, (su apellido está compuesto por las siglas de “havanero en New York”) de manera internáutica, como se entablan tantas amistades en el nuevo milenio. Un día, buscando una receta de cocina cubana, encontré por casualidad su blog. Para los que quieran darse un paseo por allí, que se los recomiendo, ésta es la dirección: http://havaneroenny.blogspot.com.

Alec Heny ©

Ya metida en lo que su autor describe como “un blog opinionero,” comencé a husmear y no he dejado de visitarlo desde entonces. Sus artículos y cuentos me hacen pasar muy buenos ratos. El estilo de Alex Heny está empapado de sandunga cubana, no importa si está dándoles carrilla a los candidatos presidenciales o ensartando una historia en la que la ficción se confunde con los recovecos de la verdad. De modo que es una alegría saber que se ha decidido a lanzarse de la pantalla a la página, a dar el salto cuántico que significa publicar un volumen de cuentos que compartirá con el mundo no virtual. Aunque espero, por supuesto, que haya en algún momento una edición en Kindle.

Monólogo para una señora de buenas tetas y otros relatos se abre con “Frío,” un cuento ardiente con reminiscencias de Jack London. Es  el monólogo de un estudiante cubano internado en un país europeo, donde ve caer la nieve por primera vez. El país, asume el curioso lector, pertenece al ex campo socialista. No se entera el curioso de cuál es, pero tampoco importa. Lo que hace al caso es la aventura friolenta y erótica del cubano en tierras de hielo.

En “Diez pesos” la neurosis  del período especial se ceba en el protagonista, Cucaracho Martín que con diez pesos convertibles se pregunta qué comprar en hambreada La Habana de los noventa. “Puerco a las tres de la madrugada” nos remite a la misma época, cuando en Cuba se criaban cerdos para suplir la cuota de la libreta y complementar al picadillo de soya, el fricandel y otras atrocidades alimenticias. La narración está entreverada con una veta erótica que es la marca de fábrica del autor.

El cuento que da título al libro tiene su sal y su pimienta. Si te gustaron Cincuentas Sombras de Grey, te sentirás muy a gusto con esta versión supersized y cubanonga hasta la médula. “Trauma” explora la pesadilla de los cubanos que no viven en Cojímar, ni en Cuba. A algunos se nos pierden, en los sueños, el pasaporte. Otros pierden la dirección. “Biografía,” mi relato favorito hasta que leí “Historia de maletines,” es impactante por el principio y por el fin. No digo más para no echar a perder el efecto.

“Historia de maletines,” al que me refería, merece su propia novela, que espero leer un día. El protagonista, poster child de la generación de los sesenta, salta de albergues a aeropuertos hasta posarse con el maletín de “lona negra y discretos herrajes de aluminio anodizado,” en la tierra que le da abrigo.

“Llueve en La Habana” es un aguacero de nostalgia (nostalgia de recuerdos, no de ganas de regresar) para cualquier habanero de pura cepa: un recorrido en la ruta 37 hasta el Túnel de Línea y más allá, amenizado con música de Carlos Varela. Broche de oro para un excelente libro.

Que a este primer volumen sigan otros (muchos más) de quien se firma Havanero en New York. Enhorabuena.

El libro, publicado por Eriginal Books, ya se encuentra a la venta en Amazon.

 

La traducción: entre el arte y la técnica

Publicado originalmente en Sub Urbano

No es cierto eso de “traduttore, traditore.” Al menos en mi experiencia, pues siempre que he tratado con traductores los he sentido como aliados, amigos y hasta embellecedores de mis textos.

IMG_3689

Anne Casterman y Marianne Millon en París

Anne Casterman, Marianne Millon, Silvia Sichel, Lilian Schreuder…mis agradecimientos eternos a quienes han vertido mis escritos en otro idioma. Y mi admiración, porque creo que la traducción literaria es la más difícil de hacer.

Además de un conocimiento profundo de la cultura y el ambiente del lugar en que se desarrollan las obras traducidas, el traductor debe esforzarse en transmitir el “tono de la voz,” ese acento particular del autor que trasciende los mecanismos del idioma. Pero la traducción de chistes y juegos de palabras es quizá la parte más peliaguda, sobre todo cuando la gracia de estos se basa en la rima, que existe en un idioma pero no necesariamente en otro. O cuando hay un subtexto que sólo es entendido por los miembros de un grupo social determinado. (En estos casos, desde luego, siempre queda la opción de recurrir a las fastidiosas notas al pie.) ¿Y qué decir de las groserías, que llevan a halarse los pelos al más pinto de la paloma? Porque si bien mandar al carajo se corresponde sin problemas con go to  hell, ¿qué pasa cuando a alguien lo mandan, en buen cubano, a la pinga o al coño de su madre? ¡Ah!

Un traductor literario puede trabajar directamente con las editoriales, con las que firma un contrato por cada libro traducido, o directamente con los autores.

Al habla con una traductora literaria: Anne Casterman

“Para mí, traducir es una pasión,” dice la traductora literaria belga Anne Casterman, especialista en traducciones del español al francés. Entre las obras que ha traducido se encuentra Cómo llegó la noche de Huber Matos (publicada en francés como Et la nuit est tombée— de la révolution victorieuse aux bagnes cubains.)

“Entrar en el mundo de un escritor me fascina,” dice. “Me fascina la oportunidad de hacerlo conocer a otros en otro idioma.”
Para la señora Casterman, la traducción es “un juego intelectual.”

“Pasar un texto del español al francés es un juego con mi propio idioma, un acercamiento a otra sensibilidad, a un estilo, a una cultura, una lectura más profunda,” cuenta. “Es afrontar dudas, asumir sus elecciones siempre con la ambición de ser la otra cara—¿cara o cruz?— (risas) del autor.”
Ella no vive sólo de la traducción pues trabaja también en la universidad dando clases y talleres de traducción al francés.

“Así que la traducción es un placer y un desafío también,” concluye. “Lo más difícil en esta profesión a lo mejor sería vivir de la traducción. He trabajado con editoriales y también me encantaría tener una relación privilegiada con un autor.”

Las traducciones comerciales

La traducción comercial (también se le llama traducción técnica) es la que se hace de textos legales y académicos, manuales de instrucción y lo que se conoce en general como no ficción. Más rápida de hacer que la literaria, pues no hay que preocuparse del “tono de la voz” ni de los juegos de palabras, es una posibilidad de empleo para muchos profesionales bilingües.

Si has pensado en ser traductor, es una buena idea tomar el examen de la ATA (American Translators Association) y sacar una certificación, pues en muchos trabajos la piden. Además, es una garantía. A la hora de elegir entre cincuenta candidatos, es muy posible que el empleador elija al que ya viene con un certificado que asegure que no traducirá, por ejemplo, embarazada como “embarrassed.” (Sí, es la segunda acepción y aparece en el diccionario, pero diga, sobre todo si es usted un señor, que se encuentra “muy embarazado” y verá el choteo que le arman.) La ATA tiene su propio sitio en la red donde anuncian opciones de trabajo: http://www.atanet.org/careers.

Los precios de una traducción comercial oscilan entre quince y treinta centavos por palabra. Cuando se traduce del español al inglés, o viceversa, suele cobrarse por el número de palabras en español, pues usamos más palabras en nuestro idioma que en inglés para decir lo mismo. También es posible cobrar por el tiempo usado en la tarea, y aquí los precios oscilan desde veinticinco hasta cien dólares la hora.

Si se dominan bien ambos idiomas, es relativamente fácil encontrar trabajo ya sea en una agencia a tiempo completo, como traductor de planta, o como freelance para distintas compañías—las médicas y de seguros están entre las que más requieren de estos servicios. En estados como California, Florida y Nuevo México, con un porciento alto de población hispanohablante, muchas agencias gubernamentales emplean traductores para todo tipo de documentos legales y educativos.

Hay una buena cantidad de sitios en la red donde encontrar trabajo: www.Proz.com y http://www.translatorpub.com están entre los más populares. La membresía básica es gratis en los dos y son excelentes lugares para comenzar a buscar.

La traducción en carne propia

En los últimos quince años he hecho muchísimas traducciones comerciales sobre temas que van desde la medicina hasta la arquitectura, pasando por el hipnotismo y la navegación a vela. Las ha habido interesantes, aburridas y perfectamente olvidables. En cuanto a la traducción literaria, nunca me había sentido totalmente cómoda con la idea, por tres razones principales: el tiempo que toma, lo difícil que puede ser y… ¿por qué trabajar en la obra de otros cuando puedo hacerlo en la mía?

Pero me decidí a intentarla. Mi amiga Joan Livingston, la editora de Taos News, ha escrito una serie encantadora de libros para niños llamada The Cousins. Cuando leí las tres primeras historias me enganché con Los Primos. Y la verdad, no encontramos nada ni remotamente parecido en el mercado actual así que decidimos lanzarlo como una propuesta bilingüe en cuanto tuvimos tres libros terminados y traducidos. Son cortitos, para niños de escuela primaria. El primero, The Cousins and the Magic Fish, acaba de ser publicado por Eriginal Books y pueden encontrarlo aquí:

http://www.amazon.com/Cousins-primos-Bilingual-Spanish–English/dp/1613700776/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1455683162&sr=8-1&keywords=%22cousins+and+the+magic%22

Fue una experiencia divertidísima y, aunque no creo que me anime por el momento a traducir obras más largas, como novelas, sí pienso continuar con el resto de la serie.

En conclusión, animo a todos los que quieran probar fortuna en esta carrera —si aman la lectura, la escritura y la magia de las palabras— a que se lancen de cabeza al lago del bilingüismo profesional. Les dejo una tarea: buscarme la versión inglesa de “camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.”

 

Vivir del cuento: recomendaciones para los autores freelance

Publicado originalmente en SubUrbano Magazine

—Teresita, espabílate, porque en este mundo no se viene a vivir del cuento —solía advertirme una vecina en Cuba, hace ya treinta años.

No sé si lo decía porque sabía que me gustaba escribir y quería protegerme contra el virus de la literatura o porque era una gran metiche, o por las dos razones. En todo caso, fue la primera, pero no la última persona que me dio a entender, de manera más o menos explícita, que vivir del cuento—entiéndase de la escritura—era en el mejor de los casos un sueño, y en el peor, una soberana idiotez.

Por si las moscas, que siempre es bueno precaver, decidí “espabilarme.” Tengo un doctorado en literatura que, aunque tampoco es una garantía de supervivencia, no me ha venido mal. En estos momentos trabajo como profesora en la Universidad de Nuevo México. Pero buena parte de mis ingresos vienen de la palabra escrita, ya sea en el campo de la ficción o por mi labor periodística.

Soy reportera del periódico de mi pueblo, Taos News, para el que además escribo dos columnas semanales, y colaboro con varias revistas (Modern Counsel, Spanish Executive, Profile, y otras). De mis once libros publicados recibo regalías—no muy abundantes, pero ayudan. De modo que, al revés a lo que creía mi vecina, sí es posible vivir del cuento en su acepción más amplia: de la palabra trasplantada al papel.

Aquí comparto algunas sugerencias para los que se interesen en llevarles la contraria a los pájaros mal agoreros que pululan por este mundo. No incluyo la literatura como tal porque eso es tema para otro artículo, sino que me concentro en la escritura por encargo, al estilo freelance.

  1. No tienes que saber de todo. Una de las preocupaciones más comunes de los aspirantes a articulistas es: ¿cómo puedo escribir sobre tal tema (sea automóviles, negocios, perfumes o contaminación ambiental) si no conozco nada sobre eso? Pues la respuesta es que no tienes que ser un experto, sólo necesitas hacerles las preguntas adecuadas a los entrevistados. Desde luego, debes hacer una búsqueda previa a la entrevista para tener una idea general del asunto y enfocar las preguntas.

Lo mejor del caso es que aprendes en el proceso. Yo he aprendido de todo: desde la cocina peruana en Miami, un apetitoso feature que hice sobre el Chef Diego Oka, de La Mar http://hispanicexecutive.com/2015/la-mar, hasta detalles interesantísimos sobre la empresa Coca Cola, en una entrevista con el vicepresidente de Asuntos Latinos Peter Villegas http://hispanicexecutive.com/2015/coca-cola.

  1. Si tienes conocimientos especiales, ¡aprovéchalos! Esta es la otra cara de la moneda. Aunque no es necesario ser un perito en cosmetología para escribir sobre Clinique, si tienes un área de especialización se te abrirán con más facilidad algunas puertas. Hay revistas dedicadas a la moda, la cocina, la mecánica, los deportes…Si tus conocimientos sobre uno de estos temas van más allá de lo superficial, no dudes en contactar a los editores para ofrecerles tus servicios. Es buena idea familiarizarse antes con el contenido de las revistas y tal vez enviarles un artículo de muestra para que vean lo que puedes hacer.
  2. Colabora con un periódico local. ¡A fin de cuentas, conoces el terreno! Recuerdo que el primer artículo que escribí para Taos News fue sobre Ledoux Street, que es por cierto muy pintoresca. Cuando me asignaron el reportaje, me puse tan nerviosa que estuve paseándome calle arriba y calle abajo durante más de una hora a ver qué se me ocurría. Este es otro caso donde conviene empezar de voluntario sobre todo si, como yo, no tienes experiencia profesional de periodista. Ya luego, si gusta tu estilo, es muy posible que te contraten de planta o de freelance.
  3. Busca dónde hay necesidad de contenido en Internet. Los ejemplos a los que me refería antes son de revistas o periódicos que se publican tanto en papel como en línea, pero si nos limitamos al mercado virtual hay mucho territorio inexplorado. Vivimos en la llamada “edad del contenido.” Existen millones de sitios en la red y todos necesitan ofrecer información nueva con suficiente frecuencia para que los internautas no pierdan la costumbre de visitarlos. Algunos pagan y otros no. Si nunca has publicado nada comienza como voluntario, pero la meta es llegar a ser colaborador pagado.
  4. Explora las opciones de ghostwriting y edición. Aunque nunca lo he hecho, y no me gusta recomendar algo de lo que no he tenido experiencia personal, tampoco me parece justo terminar sin dedicarle unas palabras a la escritura por encargo. Conozco “escritores fantasmas” a quienes les va súper bien. Básicamente, escriben para otros (en la mayoría de los casos autobiografías y libros de autoayuda, pero también ficción) o corrigen lo que otros han escrito sin que se les dé crédito oficial por su trabajo.

En fin, que hay muchas maneras de vivir del cuento: todo está en encontrarlas. Creo que fue Pitágoras quien dijo que el principio es la mitad de todas las cosas, así que empieza a buscar ya. ¡Buena suerte!