Vivir del cuento: recomendaciones para los autores freelance

Publicado originalmente en SubUrbano Magazine

—Teresita, espabílate, porque en este mundo no se viene a vivir del cuento —solía advertirme una vecina en Cuba, hace ya treinta años.

No sé si lo decía porque sabía que me gustaba escribir y quería protegerme contra el virus de la literatura o porque era una gran metiche, o por las dos razones. En todo caso, fue la primera, pero no la última persona que me dio a entender, de manera más o menos explícita, que vivir del cuento—entiéndase de la escritura—era en el mejor de los casos un sueño, y en el peor, una soberana idiotez.

Por si las moscas, que siempre es bueno precaver, decidí “espabilarme.” Tengo un doctorado en literatura que, aunque tampoco es una garantía de supervivencia, no me ha venido mal. En estos momentos trabajo como profesora en la Universidad de Nuevo México. Pero buena parte de mis ingresos vienen de la palabra escrita, ya sea en el campo de la ficción o por mi labor periodística.

Soy reportera del periódico de mi pueblo, Taos News, para el que además escribo dos columnas semanales, y colaboro con varias revistas (Modern Counsel, Spanish Executive, Profile, y otras). De mis once libros publicados recibo regalías—no muy abundantes, pero ayudan. De modo que, al revés a lo que creía mi vecina, sí es posible vivir del cuento en su acepción más amplia: de la palabra trasplantada al papel.

Aquí comparto algunas sugerencias para los que se interesen en llevarles la contraria a los pájaros mal agoreros que pululan por este mundo. No incluyo la literatura como tal porque eso es tema para otro artículo, sino que me concentro en la escritura por encargo, al estilo freelance.

  1. No tienes que saber de todo. Una de las preocupaciones más comunes de los aspirantes a articulistas es: ¿cómo puedo escribir sobre tal tema (sea automóviles, negocios, perfumes o contaminación ambiental) si no conozco nada sobre eso? Pues la respuesta es que no tienes que ser un experto, sólo necesitas hacerles las preguntas adecuadas a los entrevistados. Desde luego, debes hacer una búsqueda previa a la entrevista para tener una idea general del asunto y enfocar las preguntas.

Lo mejor del caso es que aprendes en el proceso. Yo he aprendido de todo: desde la cocina peruana en Miami, un apetitoso feature que hice sobre el Chef Diego Oka, de La Mar http://hispanicexecutive.com/2015/la-mar, hasta detalles interesantísimos sobre la empresa Coca Cola, en una entrevista con el vicepresidente de Asuntos Latinos Peter Villegas http://hispanicexecutive.com/2015/coca-cola.

  1. Si tienes conocimientos especiales, ¡aprovéchalos! Esta es la otra cara de la moneda. Aunque no es necesario ser un perito en cosmetología para escribir sobre Clinique, si tienes un área de especialización se te abrirán con más facilidad algunas puertas. Hay revistas dedicadas a la moda, la cocina, la mecánica, los deportes…Si tus conocimientos sobre uno de estos temas van más allá de lo superficial, no dudes en contactar a los editores para ofrecerles tus servicios. Es buena idea familiarizarse antes con el contenido de las revistas y tal vez enviarles un artículo de muestra para que vean lo que puedes hacer.
  2. Colabora con un periódico local. ¡A fin de cuentas, conoces el terreno! Recuerdo que el primer artículo que escribí para Taos News fue sobre Ledoux Street, que es por cierto muy pintoresca. Cuando me asignaron el reportaje, me puse tan nerviosa que estuve paseándome calle arriba y calle abajo durante más de una hora a ver qué se me ocurría. Este es otro caso donde conviene empezar de voluntario sobre todo si, como yo, no tienes experiencia profesional de periodista. Ya luego, si gusta tu estilo, es muy posible que te contraten de planta o de freelance.
  3. Busca dónde hay necesidad de contenido en Internet. Los ejemplos a los que me refería antes son de revistas o periódicos que se publican tanto en papel como en línea, pero si nos limitamos al mercado virtual hay mucho territorio inexplorado. Vivimos en la llamada “edad del contenido.” Existen millones de sitios en la red y todos necesitan ofrecer información nueva con suficiente frecuencia para que los internautas no pierdan la costumbre de visitarlos. Algunos pagan y otros no. Si nunca has publicado nada comienza como voluntario, pero la meta es llegar a ser colaborador pagado.
  4. Explora las opciones de ghostwriting y edición. Aunque nunca lo he hecho, y no me gusta recomendar algo de lo que no he tenido experiencia personal, tampoco me parece justo terminar sin dedicarle unas palabras a la escritura por encargo. Conozco “escritores fantasmas” a quienes les va súper bien. Básicamente, escriben para otros (en la mayoría de los casos autobiografías y libros de autoayuda, pero también ficción) o corrigen lo que otros han escrito sin que se les dé crédito oficial por su trabajo.

En fin, que hay muchas maneras de vivir del cuento: todo está en encontrarlas. Creo que fue Pitágoras quien dijo que el principio es la mitad de todas las cosas, así que empieza a buscar ya. ¡Buena suerte!

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.