Convocatoria para antología de obras latin@s en EE. UU., contemporáneas y escritas en español

Latinotheatercompany

Descargue gratis Guaguancó trasatlántico a dos voces aquí

Los invitamos a enviarnos las contribuciones inéditas para una antología de obras Latin@s en Estados Unidos, contemporáneas y escritas en español. Este volumen tiene como objetivo llenar las lagunas que existen en los recursos publicados sobre obras Latin@s en Estados Unidos, escritas e interpretadas en español. El teatro Latin@s en Estados Unidos en inglés ha recibido publicaciones considerables en las últimas décadas y ahora es parte de los archivos académicos y de actuación. Sin embargo, el teatro estadounidense escrito en español permanece infravalorado a pesar de que hay un corpus amplio y vibrante de obras que se producen a todo lo largo del país. Dada la falta de obras dramáticas publicadas en español, el alcance de las investigaciones sobre ellas ha sido hasta el momento limitado también.

Este volumen se hace con la intención de continuar el diálogo sobre estos escritores y de llevar la literatura dramática Latin@s en Estados Unidos escrita en español a la gran tertulia sobre literatura y estudios culturales de América Latina y de los Latin@s en Estados Unidos. Los invitamos a enviarnos obras que hayan sido escritas en español por autor@s Latin@s que escriben y trabajan en Estados Unidos.

Por favor, envíe a los editores las obras de teatro, una sinopsis de una página sobre la obra que incluya datos sobre su puesta en escena, así como una breve nota biográfica y su información de contacto (teléfono celular, correo electrónico y dirección postal) antes del 8 de diciembre de 2016. La aceptación final queda pendiente de aprobación en base a la presentación de los manuscritos.

Asegúrese de enviar la información de contacto, así como todos los manuscritos, a todos los editores.

  • Trevor Boffone, Adjunct Professor of Spanish and Women’s, Gender, and Sexuality Studies; Founding Editor, 50 Playwrights Project; University of Houston, Boffone@gmail.com
  • Amrita Das, Associate Professor of Spanish, University of North Carolina   Wilmington, dasa@uncw.edu
  • Kathryn Quinn-Sánchez, Professor of Spanish; Co-editor, Label Me Latina/o; Georgian Court University, ksanchez@georgian.edu
  • Michele Shaul, Professor of Spanish; Co-editor, Label Me Latina/o; Director for Latino Studies; Queens University of Charlotte, shaulm@queens.edu

El proyecto en fechas:

Anuncio: 31 de agosto de 2016

Día final para presentar las obras: 8 de diciembre de 2016

Decisión sobre las obras presentadas: a de abril de 2017

Envío de la propuesta de publicación a prensa: 1 de junio de 2017

Propuesta para la edición de prensa: June 2017

Trevor Boffone, Ph.D.

Department of Hispanic Studies

Women’s, Gender, and Sexuality Studies Program

University of Houston

www.trevor.boffone.com

Editor Fundador de: 50 Playwrights Project 

Editorial Board Champion: Café Onda

Para saber más sobre  50 Playwrights Project haga clic aquí 

Entrevista a Angela Planert, creadora de la literatura selenórica

angela

Angela Planert nació en 1966 en Alemania. Doctora de profesión, también se dedica desde el 2004 a la escritura. Ha publicado desde literatura selonórica hasta las novelas de vampiros, de suspenso y de ciencia ficción.

El término “selenórica,” que ella misma ha acuñado para definir sus libros, viene del nombre griego de la luna, Selene, y trata sobre la influencia de este cuerpo celeste en las personas.

Image result for moon images

Su última novela publicada es ¿Identidad? Con una trama de suspenso ambientada en Colombia. La novela ha sido traducida al español por Roxana Keller

y se puede adquirir en Amazon, Casa del Libro y diferentes librerías. Está disponible como libro impreso y como eBook.

Angela Planert ofrece además lecturas, talleres en escuelas y clases de escritura creativa.

Aquí converso con ella a propósito de su obra literaria.

Me gustaría comenzar la entrevista hablando de su interés por la luna, un tema que siempre me ha fascinado. ¿Qué lo motivó inicialmente?

Hace muchos años tuve problemas con mis uñas quebradizas. Después de tratar, por muchos meses sin resultado positivo, con remedios y tinturas recomendadas por los médicos, me contó una amiga que se arreglaba las uñas siempre los viernes después de la puesta de sol. Yo en ese entonces lo encontraba divertido, pero después pensé ¿por qué no intentarlo también? Y al final se vieron los resultados.

No sé si funcione con el pelo, pero me cortaré unos mechoncitos la próxima semana a ver si me crece más rápido. Durante sus estudios lunares, ¿ha descubierto algo en particular sobre su influencia en la gente que quiera compartir con nuestros lectores?

Para mí son las mareas un buen ejemplo. La marea alta y baja, esas grandes masas de agua que se mueven por la fuerza de la luna. Y si consideramos que el cuerpo humano consiste en un 70% de agua, está claro que estas energías se manifiestan en nuestro organismo. Desde que riego mis plantas de interior en los días del agua ya no tengo infestaciones.

¿Cuáles son exactamente los días del agua? Incidentalmente, hay una película cubana llamada así…

La luna pasa durante el año por los doce signos zodiacales. Entre medio están las fases lunares creciente y menguante de estos signos cada 2 a tres días. Estos días reciben diferentes calificativos: tierra, aire, agua o fuego. Esto se puede ver mejor con un calendario lunar.

Piscis+ Cáncer + Escorpión = agua

Aries + Leo + Sagitario = fuego

Géminis + Libra + Acuario = aire

Tauro + Virgo + Capricornio = tierra

Cada signo zodiacal actúa, entre otros, sobre determinados órganos. Se puede ver en especial que el alcohol o los alimentos grasos son más digeribles en días determinados.

Para los que están dispuestos a hacer un pequeño experimento les aconsejo lo siguiente:

Limpia los espejos o vidrios una vez en luna menguante, (elige preferiblemente un “día del agua”) y en un día de luna creciente. ¡Verás los resultados!

¡Por supuesto que lo voy a intentar!

Aquí hay un calendario lunar que puede consultarse en línea.

Quisiera saber algo más sobre la literatura selenórica. ¿De qué tratan sus libros?

Rubor Seleno & Seleno: Im Reich der zwei Monde & Die Kraft der zwei Monde (Selenorischer Roman) (German Edition)

Esta literatura se apoya en la edad media, no requiere seres típicos de fantasía. Por ello se lucha con arco y flecha y con espada. Los únicos elementos fantásticos son la luna roja y blanca, que aportan ciertas atribuciones a personas determinadas. Por ello se trata de la energía lunar como idea principal.

¿Usted combina sus experiencias profesionales en la medicina con la literatura? ¿Algunas veces se escucha en sus libros la voz de “la doctora”?

Yo pienso que sí, un poco. La anatomía del ser humano, la correlación con los órganos, siempre me han interesado y fascinado. Se podría decir que llevo mi pasión también hacia mis libros.

Image result for "angela planert" identidad

¿Qué la motivó a usted a escribir Identidad?

Hace muchos años viajé Colombia por motivos de estudio y me enamoré del país, por ello mi comentario al inicio del libro. Mi ansiedad hacia Colombia fue mi mayor motivo, pero también un sueño que llevé muchos meses conmigo. Además, esta historia sobre Antonio no podría funcionar acá en Alemania. Creo que se debe a la relación entre mi sueño y la ansiedad.

¿Qué fue lo más difícil durante el proceso de escritura? ¿Y lo más satisfactorio?

Lo más difícil fue la investigación sobre el país. No se puede decir que se conoce un país por el solo hecho de haberlo visitado una vez. Mientras escribía siempre me surgían preguntas, por ejemplo, sobre el seguro de salud, tráfico, transporte, viajes, comida, preguntas legales y también los problemas que tienen personas lisiadas. Todas estas eran cosas que tenía que aclarar antes de seguir tejiendo mi historia. Con ello también llegue a conocer mucha gente simpática y eso me fue enriqueciendo. Lo más satisfactorio fue en el fondo lo más difícil: las investigaciones. Con conocer un poco más del país, sus habitantes y sus costumbres, me fui acercando un poco más a Colombia y eso me daba una sensación maravillosa.

¡Pues ya tengo deseos de leer el libro! ¿Algún consejo que quiera dar a los escritores que empiezan ahora su carrera?

Debería saberse que no es un camino fácil ya que en escasas ocasiones se puede vivir de la escritura. Pero si existe la pasión por escribir, el resto viene solito.

Muchas gracias, Ángela, por acceder a esta entrevista. ¿Hay algo más que quisiera agregar?

Quiero agradecerle a usted porque me da la posibilidad de presentar mi libro, que está escrito con el alma. Quiero agradecer en especial a mi traductora, que sin ella no habría llegado hasta aquí.

¡Éxitos para Identidad, Ángela, y para todos sus otros libros! A ver cuándo puedo leer la traducción de una de sus obras selenóricas en español.

 

Para saber más sobre la autora, aquí está su sitio en la red http://www.angela-planert.de/

Y su página de Facebook

https://www.facebook.com/angela.planert?pnref=lhc.friends

Para conocer a la traductora, visítenla en Facebook https://www.facebook.com/profile.php?id=100013497273892

 

Image result for "angela planert" identidad

En el azul del cielo

En el azul del cielo (Spanish Edition) par [Morales Montes De Oca, Judith]

Esta es la segunda vez que leo En el azul del cielo, de Judith Morales Montes de Oca.

La primera vez fue cuando apenas nos habíamos conocido por Internet y me sentí privilegiada por leer la versión inicial de estas memorias, entonces titulada Libre eres.

En las dos ocasiones me he sentido emocionada y sorprendida. Me he reído en algunos pasajes y me he entristecido en otros. Sobre todo, ha sido un largo e intenso recorrido por “Memory Lane.”

“En el azul del cielo” es un hermoso y sincero homenaje a un padre, pero va mucho más allá. Es la Historia mezclada con la historia, lo colectivo con lo personal, narrado con maestría autoral y sandunga criolla.

Al leer la obra, además de convertirse el lector, por obra y gracia de la literatura, en testigo de las alegrías (y hasta los chismes y trifulcas, que los hay) de su familia, se lleva una visión completa, y compleja, de la vida cubana desde los años sesenta hasta los durísimos noventa.

Recoge episodios de las escuelas “al campo” y el bombo de los juguetes (un verdadero invento surrealista) además de las increíbles maromas para reparar una casa o cambiarla por otra. Sobre el Período Especial, esta es una de las mejores descripciones de aquella época que he leído:

“La proteína animal y la grasa eran lujos que casi nadie podía permitirse en su dieta; quienes antes se lamentaban del invariable arroz con frijoles, y podían tenerlo ahora todos los días, se consideraban afortunados.”

Algo especialmente interesante es que tenemos la perspectiva de una familia pinareña. Aunque la autora, que es psicóloga, estudia su carrera en La Habana (no se pierdan las experiencias de la beca y el intento de reclutamiento de que fue objeto, ¡ay!) buena parte de las descripciones se refieren a la vida en la provincia más occidental de Cuba.

Pese a lo fuertes que son algunas de las experiencias, la lectura se hace fácil, entretenida y sabrosona. Es como si la autora nos invitara a conversar con ella, sentados en una mecedora y tomándonos juntos una taza de café.

A todos los que quieran saber más sobre la vida en Cuba, les recomiendo especialmente estas memorias, en una bella y cuidada publicación de Azopazco Edita.

Para comprar el libro en Amazon haga clic aquí

Pasa saber más sobre Azopazco, haga clic aquí

Para conocer a la autora, visite su página de Facebook

La autora junto al mar

1ª EDICIÓN CONCURSO DE RELATO Y MICRORRELATO VIENTOS DEL SUR

Image result for images writer

Para los escritores que buscan dónde concursar…¡una excelente propuesta de la Editorial Vientos del Sur!

Anímense a participar que los premios están jugosos.

1ª EDICIÓN CONCURSO DE RELATO Y MICRORRELATO VIENTOS DEL SUR

Género:  Relato breve y Microrrelato

Premio:  500 euros al mejor relato, 250 a los dos finalistas no premiados. Propuesta de edición de los tres relatos premiados.

500 euros al mejor microrrelato, 250 a los dos finalistas no premiados. Propuesta de edición de los tres microrrelatos premiados.
Abierto a: Mayores de 16 años, sin restricciones de nacionalidad o residencia

Entidad convocante: Editorial Vientos del Sur

País de la entidad convocante: España

Fecha de cierre:    31:01:2017

BASES

La Editorial Vientos del Sur convoca el Primer Concurso de Relato y Microrrelato. Cada autor podrá participar con tantas obras como desee, siempre que se ajusten a los criterios recogidos en las siguientes bases.
PLAZO DE ENTREGA

El plazo de admisión de originales se cerrará el día 31 de enero de 2017. No se aceptarán aquellas obras que lleguen con fecha posterior al final del plazo.

JURADO Y VEREDICTO

El jurado estará formado por miembros destacados del mundo editorial y de la Editorial Vientos del Sur. Su composición se dará a conocer el mismo día del fallo, 20 de abril de 2017, y su veredicto será único e inapelable, no pudiendo quedar el premio desierto.

PREMIO

Vientos del Sur establece una serie de premios para los relatos y microrrelatos agraciados:

500 euros al mejor relato, 250 euros a cada uno de los dos finalistas no premiados. Propuesta de edición de los tres relatos premiados.

500 euros al mejor microrrelato, 250 euros a cada uno de los dos finalistas no premiados. Propuesta de edición de los tres microrrelatos premiados.

Image result for images writer
PARTICIPANTES

Podrán optar al Premio Literario Vientos del Sur todos aquellos autores mayores de 16 años, sin ningún tipo de restricción, siempre que se encuentren en plenas facultades legales y de derechos sobre las obras presentadas.
OBRAS Y PRESENTACIÓN

Las obras serán de temática libre, escritas en castellano y podrán incluir ilustraciones realizadas por el autor o autores. Tienen que ser inéditas y no pueden haber sido premiadas en ningún otro certamen, ni pueden estar pendientes del veredicto de otro jurado.

Las obras, escritas en lengua castellana, serán de temática libre, y se presentarán escritas en la fuente Times New Roman o Arial, tamaño 12.

La extensión determinada es de un máximo de 150 palabras para los Microrrelatos, y entre 1 y 5 páginas (DIN A4) para los relatos breves.
Los participantes tendrán que enviar su obra en formato Word o procesador de textos equivalentes (no enviar en PDF) a la siguiente dirección de correo electrónico:  concursovientosdelsur@gmail.com

En el asunto del mensaje se indicará: “Relato para el Concurso Vientos del Sur” o bien “Microrrelato para el Concurso Vientos del Sur”, según la modalidad de la obra presentada.

En el correo se adjuntará el manuscrito, y en el cuerpo del mensaje se aportarán:

  • Título de la obra.
    • Nombre, apellidos, nacionalidad y correo electrónico del autor o autores en caso de que la obra sea colectiva.

    DERECHOS DE OPCIÓN PREFERENTE

    Vientos del Sur se reserva un derecho de opción preferente para  publicar cualquier obra presentada en el concurso que, no habiendo sido galardonada, sea considerada de su interés, previa suscripción del correspondiente contrato con su autor. Vientos del Sur dispone de un plazo de 120 días para comunicar al autor su voluntad de adquirir los derechos de la obra.

    ORIGINALES

    Vientos del Sur no se compromete a mantener correspondencia con los candidatos al premio, si bien siempre daremos acuse de recibo. Los originales no premiados serán destruidos durante los cuatro meses siguientes a la entrega del premio. La participación en el Concurso Vientos del Sur implica la plena conformidad y aceptación de estas bases.

 

Image result for images writer

El microrrelato de los viernes: Dos micros con homenajes literarios

Miren qué post tan sabroso he encontrado en Aire Nuestro, un blog que publica mucho y bueno. Imagínense que los personajes pudieran brincar de un libro para otro y jorobar la pava de diversas maneras literarias.
Bueno, como decía en el comentario, que pase sólo con los libros que ya no tengan copyright porque si no ¡ay, mamita Kodama, que nos metemos en problemas!
Que lo disfruten.

Aire Nuestro

EL CABALLERO TRANSVERSAL

Él se desabrochó el abrigo y extrajo el hacha del lazo, pero no la sacó del todo, sino que la mantuvo cogida con la mano derecha debajo del abrigo. Sus brazos parecían incapaces de energía; notaba que se le entumecían y agarrotaban por momentos. Temía que el hacha se le escapara de la mano y cayera… Sentía vértigo.
–Pero ¿por qué está envuelta así? –gritó la vieja irritada, volviéndose hacia él.
No había un momento que perder. Sacó el hacha, la levantó con ambas manos y…
–¡Depón el hacha, rufián! –truena a su espalda la voz áspera de un tipejo que esgrime una pica–. No consentiré yo que en mis días y en mi presencia se dé muerte tan sucia a moza tan aseada.
Oído lo cual, Raskólnikov se dice «ancha es Siberia» y escurre el bulto, dejando a la vieja ojiplática:
–¿Y usted quién es? –pregunta…

Ver la entrada original 111 palabras más

Vikinga en su iceberg

Image result for death image

Una historia para el Día de los Muertos

Mary, la madre de mi amiga Alice, tenía un cáncer del tamaño del capitolio nacional. Le había hecho metástasis hacía más de un año, pero ella no se daba por vencida. Cada vez probaba un tratamiento distinto: quimioterapia por aquí, radiaciones por allá, corta este cacho, serrucha el otro. La vieja era fuerte y resistía. Yo la admiraba, la verdad. Con setenta años y su cáncer a cuestas se subió a uno de los globos del Balloon Fiesta de Albuquerque y pasó una hora por allá arriba, mirando a la ciudad bajo la respiración dragonil del aparato. Por las tardes se iba a caminar por las Montañas Sandías. Y la última vez que un médico le mencionó la posibilidad de ir a un hospicio lo mandó, con todas sus letras, al carajo.

Dura de pelar la señora. Tenía las piernas flaquísimas, se había quedado sin pelo, los brazos los llevaba amoratados por los pinchazos de la quimio igual que una yonqui, pero no la oí quejarse ni una sola vez. Y aprendí a respetarla. Ya yo sabía algo de su historia: a los cuarenta y pico se divorció de un marido depresivo, que terminó suicidándose años después. Se puso a estudiar enfermería y terminó de criar sola a los seis hijos. Nunca entendió el suicidio de su ex. “A mí me gusta mucho la vida,” decía. Y yo miraba aquellos bracitos de niña anémica y me preguntaba por qué. Pero la vieja iba a lo suyo.

Alice no hacía más que jorobarle la paciencia. Era de esas recién convertidas que se despepitan por salvar al mundo y pasaba el día entero jodiendo a la madre con su eterno conviértete, acepta a Jesús, acuérdate que te vas a morir. Una matraquilla constante. Una tarde a la vieja se le subió el Mar del Norte a la cabeza (había nacido en Copenhagen) y le contestó:

–Tú también te vas a morir, atrevida, y si te descuidas antes que yo. No me friegues más con la religión porque te voy a dar un gaznatón que te vas a acordar hasta de la hora en que naciste.

Bueno, pues ni que la boca la tuviera santa. Un mes después Alice tuvo un accidente en la Interestatal 66 y le fue a hacer compañía a la divinidad de sus monsergas, mientras la vieja se quedaba aquí dando guerra unos meses más y fumando como una chimenea, por cierto. Le gustaban los Salem. Yo me había hecho amiga suya y a cada rato la acompañaba al hospital.

Al fin quien la convenció para que aceptara lo inevitable fue un médico jovencito, que podía haber sido su nieto. Ella jamás de los jamases le decía doctor. Hola, Bill, le soltaba cuando entraba a la consulta. ¿Ya encontraste una novia? ¿Todavía? Oye, ¿no serás del otro lado? El Bill, que en efecto, era del otro lado y seis cuadras más allá, le seguía la corriente y le aguantaba sus impertinencias.

Pero cuando Mary se encaprichó en probar con un tipo de quimioterapia experimental, que tenía fama de reventarles las arterias a quienes la usaban, el doctorcito la paró en seco:

–Mary, imagínate que estás en el Titanic –le dijo el pichón de médico–. Se está hundiendo el barco, ya no queda ni un bote salvavidas y tú estás preocupada por arreglar las sillas de la cubierta. ¿No te parece que es tiempo de sentarte a fumar un buen tabaco, disfrutar de la puesta del sol y dejarte ir?

Image result for titanic image

Ella se quedó callada un rato, digiriendo la metáfora. Le costó un poco, pero al fin lo logró.

–Entendido, hijo.

Regresó a su casa en silencio –normalmente hablaba más que una cotorra cuando salíamos del hospital– y cuando llegó, lo primero que hizo fue agarrar el teléfono y cancelar todas las sesiones de quimioterapia que le quedaban. Se dejó crecer el pelo y, muy presumida, se lo tiñó de castaño oscuro en cuanto le empezó a salir. Por espacio de seis meses se dedicó a fumarse sus tabacos (literales y metafóricos) y a paladear la vida hasta las heces.

–Ahora entiendo por qué se forma tanto brete con la reencarnación –me dijo un par de días antes de darle la patada a la lata–. Hay momentos en que una sólo quiere acostarse a descansar y hasta llama a la muerte. Pero cuando ésta le acerca el morro frío, una recuerda cuántas cosas se le han quedado por hacer. Entonces desearía tener de nuevo quince años, aunque deba pasar de nuevo por el acné, la inhabilidad del primer beso, el examen de conducir y todas las cosas que en su tiempo parecieron insoportables. Yo vuelvo, si me dan el chance.

Se murió en su cama, tranquila. Yo había visto antes a una parturienta y me sorprendí de la semejanza en las expresiones. Cuando empezó a agonizar, Mary respiró profundo seis u ocho veces. Parecía inhalar con todo el cuerpo. Luego miró a los hijos, a los que le quedaban, digo, reunidos al lado de la cama y murmuró algo sobre las olas del Pacífico Y así se fue, calmadamente, vikinga en su iceberg.

Image result for iceberg image

Madre Pilar Antibón: los años del rezo

img_9843

En La Habana de los ochenta, acudir a la Iglesia (católica o de cualquier otro tipo) no era precisamente bien mirado por las autoridades. No se consideraba “politically correct,” vamos.

Desde luego, los creyentes más valerosos declaraban su fe en voz alta. Otros la cuchicheaban. Yo, que de mártir no tengo madera, prefería reservármela…y pedía a Dios y a todos los santos que a nadie se le ocurriera interrogarme sobre el particular. Con disimulo acudía los domingos a la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, la de Reina, pero mi preferida era la capilla del Convento del Servicio Doméstico, como se conocía a la casa de las Religiosas de María Inmaculada, allá en El Cerro. Una capillita preciosa, con un jardín que, teniendo en cuenta las proporciones de nuestros patios habaneros, pasaba por un parque.

Y allá llegó la Madre Pilar Antibón, en marzo de 1984, como superiora de las Hijas de María Inmaculada. La Hermana Antonia, la Hermana Pelagia y un par de muchachas fuimos a recibirla al aeropuerto de La Habana. Nunca olvidaré la impresión que me causó esa religiosa alta y sonriente, de maneras suaves y firmes. Lo primero que dijo fue que no quería ser llamada Madre sino Hermana, como el resto de la congregación. “Todas somos hermanas,” anunció. No sé si las religiosas la obedecerían, pero a mí siempre me gustó más llamarla Madre.

Algo que no saben muchas de mis amistades actuales es que en un momento dado pensé en ser religiosa. Sí, yo misma, no pongan esas caras. Acudí a retiros vocacionales y todo, a finales de los ochenta. Muchas veces, en esos momentos en que uno se cuestiona el camino que no tomó, me viene a la mente una imagen con toca y hábito. Tal vez sería tan feliz como ahora. O tal vez no.

La entrevista

Cordobesa de nacimiento, la Madre Pilar no tardó en descubrir que hay mucho en común entre andaluces y cubanos…y no es sólo el hecho que nos comamos la mitad de las letras del alfabeto al hablar. Veintitrés años de su vida pasó en Cuba, catorce de ellos en La Habana, seis en Las Tunas y tres en Cienfuegos. Su objetivo principal, como superiora y hermana, fue el trabajo pastoral en la formación de jóvenes y adultos.

Ahora la Madre Pilar ha regresado a España donde vive en Buitrago del Lozoya, un pueblo encantador situado a setenta y cinco kilómetros de Madrid. Pero ella no ha olvidado sus años cubanos y accedió amablemente a esta entrevista.

TD: ¿Cómo fueron sus primeros pasos en la vida religiosa?

MP: Me eduqué en el Colegio de las Religiosas Escolapias y mi primera idea al recibir la llamada del Señor fue ingresar en esa Congregación. Pero después conocí la obra de las sirvientas fundada por Santa Vicenta María y vi claro que el Señor me llamaba a ser Religiosa de María Inmaculada. Entré en la Congregación el 15 de mayo de 1955.

TD: Si le pidieran escoger un momento particular de su estancia cubana que recordaría siempre, ¿cuál sería éste y por qué?

MP: Recuerdo como un momento muy especial, la visita del Papa Juan Pablo II. Creo que para todo el pueblo cubano, igual que para mí, fueron unos días inolvidables. También recuerdo los días que se celebró el E N E C, Encuentro Nacional Eclesial Cubano. Fueron días hermosos, en los que aprendí a conocer y amar más a la Iglesia de Cuba. Otro acontecimiento que recuerdo fue la venida a Cuba de las Hermanas Misioneras con la Beata Madre Teresa de Calcuta, a quien tuvimos el honor de hospedar en nuestra casa del Cerro.

TD: Una frase que se decía (bueno, y se dice) con frecuencia en la isla es “no es fácil.” Ya es un lugar común que las dificultades de todo orden son parte inseparable de la vida cotidiana en Cuba. Por su trabajo pastoral, que la ponía en contacto continuo con la gente de a pie, usted conoció de estas dificultades y probablemente experimentó algunas de ellas en carne propia. ¿Cómo ayudaban a paliar las Hijas de María Inmaculada estas necesidades?

MP: Hubo un momento difícil que fue el llamado “periodo especial”. Nosotras procuramos ayudar a todo el que acudía a nosotras, sobre todo en alimentos, ropa y medicamentos, según nuestras posibilidades.

TD: Madre, ahora me acuerdo de aquellos bolsos de leche en polvo y de las bandejas de picadillo que repartían…los regalos de fin de año que se daban en el teatro, todos de cosas útiles. También de la ropa que llegaba de donaciones. A mí me tocó una vez un pantalón a rayas azules y blancas que me quedaba pintado… Curiosamente, los momentos más álgidos del “período especial” fueron también testigos de una mayor asistencia de fieles a las iglesias. ¿Cómo se las arreglaban las hermanas para llevar la palabra de Dios a todo ese rebaño que les entró súbitamente por las puertas?

MP: En La Habana, en nuestra hermosa Iglesia, atendíamos espiritualmente a todo el que venía sin exclusión de personas. Las Hermanas daban la Catequesis por grupos, tanto a los adultos, como a jóvenes, adolescentes y niños; también ahora se sigue esta hermosa tarea porque forma parte de nuestro Carisma congregacional.

TD: El futuro de la Iglesia, tanto cubana como universal, descansa en la continuidad de vocaciones. ¿Cómo valora usted el estado de las vocaciones, tanto femeninas como masculinas, en la Iglesia Católica cubana?

MP: Hoy hay lo que llamamos crisis vocacional. Siempre hay jóvenes que, llamadas por Dios, piden ingresar en la Vida Religiosa y en el sacerdocio, pero no tantas como se necesitan.

TD: Háblenos específicamente de la Congregación. ¿Con cuántas religiosas cubanas cuentan actualmente?

MP: De las religiosas que tenemos en nuestras cuatro casas de Cuba, siete son cubanas. Pero hay otras Hermanas cubanas que no están en Cuba actualmente.

TD: “Las chicas han triunfado” declaró la fundadora Vicente María al decidir que la misión fundamental de su congregación sería la acogida y formación de las jóvenes que dejaban sus casas para ir a trabajar en las ciudades. En Cuba, por razones ya conocidas, no les es permitido a las Hermanas dedicarse a labores educativas y el convento del Cerro ha sido convertido en asilo de ancianas. Sin embargo, la presencia de “las chicas” ha sido una constante en las casas de la congregación. ¿Cómo se las han arreglado para seguir los dictados de su fundadora en su misión cubana?

MP: Nuestras Casas siempre están abiertas, como dije anteriormente, para ayudar a quien nos necesita. Así hemos podido dar acogida y hemos ayudado a las jóvenes que nos han necesitado. El Carisma se lleva en el corazón y cuando se desea hacer el bien, cumpliendo el Mandato del Señor, de amarse unos a otros, no hay nada insuperable.

 

TD: Entre los cientos, o quizás miles de cubanos que usted conoció durante su estancia en la isla, ¿a cuál calificaría de personaje inolvidable y por qué?

MP: Podría nombrar muchas personas inolvidables, yo diría que para mí es inolvidable todo el pueblo cubano. Pero le doy un nombre con el que creo estarán de acuerdo muchos cubanos: es el Padre José Manuel Miyares S. J. Explicar por qué, creo no es necesario sobre todo para los que lo conocieron, tanto como persona, como sacerdote y amigo de todos.

¡Gracias, Madre Pilar, por tan lindas palabras! Ojalá que esta entrevista traiga a todos los que la conocieron el amable recuerdo de su persona…