La suerte del polizón

Image result for miami port images

Originalmente publicado en la Sección “Puro Cuento” de Aurora Boreal

Mi hermana Yamila, después de la desgracia, andaba más mustia que nomeolvides en invierno. La desgracia, para los no enterados, fue que un querindango que tuvo, al que llamaban Peter Estrella, se le perdió en el mar. Un querindango de repetición, por cierto, porque fue su marinovio en La Habana y luego ella lo recogió cuando se lo volvió a encontrar, todo tirado y harapiento, por las calles de Barcelona.

El hombre no hallaba acomodo en España y su sueño era venir a los Estados Unidos a ver si triunfaba como cantante. Por hacerle el favor, entre Yamila y yo lo metimos en un trasatlántico, el North Star, de polizón y disfrazado de mujer. Pero al llegar a Miami cambió de idea y no se bajó con nosotras. Nada, que nunca más se supo de él. De Peter Estrella, digo, no del North Star.

Ahora, si ustedes han leído la historia, será la versión de la Te, y ya sabrán cómo exageran, cambian y enmarañan las cosas los novelistas. En su viaje de vuelta a Europa, el trasatlántico estuvo perdido dos días—¡no dos semanas como escribió la susodicha! — y al fin encalló en las Islas Azores, adonde lo había llevado una ola gigante de esas que a cada rato se desencadenan en el Atlántico como Fantomas submarino.

Todos los pasajeros aparecieron sanos y salvos, menos el Estrella. Pero considerando que había entrado al barco sin documentos, lo más natural era que nadie lo tomase en cuenta cuando desembarcaron en las islas. El caso es que nunca más volvió a escribirle a mi hermana ni a reportarse. Y Yamila, la pobre, no fue la misma después de aquel frustrado intento. Cualquiera diría que había perdido al Hombre de Su Vida, como le gustaba a ella decir, así con mayúscula, en lugar de un piojo pegado, un tipo al que no se le paraba la picha ni tocándole el himno nacional. Esto según mi hermana, porque yo no me metí a averiguar si la picha se remontaba o no.

El caso es que la gran pazguata, con la pasión de ánimo que le cayó encima, dejó a su marido catalán, el Carles, que era un verdadero pan con ojos, hombre más bueno que ni mandado a hacer con instrucciones específicas. Por culpa de la depresión, Yamila perdió su trabajo en Barcelona y vino a refugiarse a Miami, cosa que no me extraña porque Miami es el destino de todos los cubanos en este país. Hasta yo misma, después de pasar media vida en Chicago, mimetizada entre la nieve y con las nalgas congeladas por la corriente de los Grandes Lagos, he venido a recalar aquí.

A poco de llegar, mi hermana se buscó un trabajito por la izquierda. Pero cuando se enteró de que existía el welfare, enseguida se avivó y lo solicitó. Entre la platita que le daba el papá gobierno, y lo que le pasaba su ex de Barcelona (miren si era decente el tipo) iba tirando, pero no había manera de que olvidara sus amores con el Estrella.

Yamila se acostaba llorando y se levantaba meando lágrimas y aquello no podía seguir así. Traté de que se pasara las tardes cerca del mar, mirando el rayo verde, que dicen que es bueno para los nervios, pero por esos días salió en el periódico que un tiburón había atacado a unos bañistas en medio de Miami Beach y se había merendado a dos. Al oír eso le dio otro ataquito a mi hermana del alma y no quiso portarse más por la playa, espantada con los dientudos.

Ahí fue cuando intervine yo. Primero la llevé a un psicólogo, un tipo calvo y rechoncho con cara de ser primo hermano de Freud, pero no resultó la cosa. El hombre hablaba a medias español con un acento ácido y Yamila no logró conectar con él.

—Hija, se le ocurrió preguntarme cuál era la persona, viva o muerta, con quién me gustaría tener una cita —me contó—. Mira qué sandez. Le iba a contestar que el coño de su madre, pero me contuve por respeto, y le dije que William Levy. Se quedó meditabundo como si no le hubiera dicho la fantasía más natural de cualquier adolescente de Hialeah…

—Tú no eres una adolescente —me vi obligada a recordarle—. Mira que William Levy casi puede ser tu hijo. Y sin casi. Podías haberle dicho que Alain Delon.

No tuvo mejor suerte con un taller de sanación al que una amiga la llevó a rastras, donde una tropa de cristianos renacidos le impusieron las manos y oraron fervorosamente por ella en inglés y otras lenguas vivas y muertas.

—Pal carajo con tanto manoseo, cuando salí de allí fui directo a darme una ducha —rezongó muy malagradecida.

Pero la depresión no se le quitaba. Días hubo de no salir de su cama, de pasarlos gimoteando y sin probar más que un vasito de café con leche que se preparaba a tres tirones en la cocina. Por si esto fuera poco, se quejaba de unas migrañas que le desclavaban la tapa del cráneo, unos dolores que se le colaban hasta las entretelas de los huesos.

El Valium que le recetó una doctora no servía más que para ponerla a dormir, pero apenas se despertaba volvía la cabeza a estallarle como si se le plantaran una bota encima. Así que yo, en mi papel de hermana mayor, de responsable y resuelve problemas que siempre he sido, opté por un remedio heroico: la curación espiritual.

Encarnación Raynier de los Rosales es médium escribiente, oyente y vidente y como tal se anuncia en los clasificados del Nuevo Herald. Su lema es: “el cliente pone la fe; los santos ponen la solución.” Además, es propietaria de Las olas de Yemayá, una botánica situada en pleno corazón de la Calle Ocho.

Allá llegamos una buena mañana de agosto. Mi hermana iba encogida sobre sí misma como un camarón disecado, con un pañuelo sobre los ojos y cara de carnero a medio morir.

La médium estaba detrás del mostrador, sacudiendo unos budas plásticos y una virgen de Regla de tamaño natural porque la señora es muy ecléctica; lo mismo le entra a la santería cubana que al budismo zen que al Nuevo Pensamiento—que ya es más viejo que el andar a pie. Negociante hasta la médula, eso sí, pero una lumbrera en lo suyo: un par de veces que me consulté con ella me dijo cosas de mi pasado que nadie más sabía y me anunció un porvenir que se ha estado cumpliendo de a poquitos.

Encarnación vino enseguida a saludarme porque es esos buenos comerciantes que se acuerdan de sus clientes con nombre y apellidos, y me estampó dos besos en la cara. Olía a colonia Maja. Le presenté a mi hermana y le dije que estaba allí para que le hiciera una consulta y le limpiara las avenidas del espíritu.

Encarnación no nos dejó ni empezar a contar la historia. Se volvió hacia Yarmila y le dijo, con los ojos despavoridos:
—Mi corazón, ¡lo que tú tienes atrás es mucho con demasiado!

Mi hermana se estremeció y comenzó a tartamudear:

—¿Us… usted cree, se…señora?

—No creo, sino que lo estoy viendo —contestó Encarnación con toda la seguridad del mundo saliéndosele por las pupilas—. Es un hombre: macho, varón y masculino porque le veo sus vergüenzas por debajo del pantaloncito ripiado que lleva, pero con una peluca rubia que le cae hasta la cintura y los labios pintados de rojo escándalo. ¿Te dice algo esa figura?

—¡El Estrella! —exclamamos Yamila y yo a la vez.

—Entonces ¿está muerto? —pregunté, para zanjar la cuestión de una vez—. Fíjese bien, Encarnación, porque si vamos a creer las noticias, en el encallamiento del North Star no se perdieron vidas.

Mi hermana empezó a temblar como si le hubieran entrado calenturas.

—Cállate, por favor —me pidió en vos baja.

—Yo no sé nada del North Star ni de encanallamientos —respondió Encarnación, confundiendo los términos no sé si adrede o por casualidad—. Lo que veo es un hombre disfrazado de cabaretera que está furiosísimo con ésta —señaló a Yamila—. Los tirones de pelo astral que le da no son de juego.

—¡Eso es lo que me está causando las migrañas! —gritó Yarmila.

—Sí, a veces estas cosas tienen repercusión en el plano físico —asintió Encarnación—. Pero hijas, qué malos modales tiene ese tipo, qué rabia acumulada, por Dios. Ahora me enseña el dedo del medio y me ha dicho tal grosería que no la puedo repetir. ¡Ay, te está apretando la garganta! Si pudiera te ahogaba, eh.

Yamila se protegió instintivamente el cuello con las manos y miró a todos lados, como si quisiera distinguir a su asaltante invisible.

—¿Y usted podría hacer algo para ayudarme? —le preguntó a Encarnación.

—Claro, nena, para eso me han dado poderes mis espíritus protectores. Mira, para empezar, te voy a santiguar con unas gotas de Siete Potencia y Espanta Muerto —y diciendo y haciendo, roció a mi hermana con un líquido amarillo que venía en una botellita plástica—. Además, vamos a rogarle al Arcángel Miguel para que te proteja con su espada, a San Germán para que chamusque a tu enemigo con el Fuego Violeta y a la virgen de Fátima para que te emburuje con su manto. ¡Siacará, evohé, espíritu santo, orishas, amén Jesús!

A mí aquella ensalada de religiones no acababa de convencerme, pero Encarnación había dado pruebas fehacientes de su mediunidad. La verdad, señores, es que no había forma humana de que aquella mujer supiera que el Estrella se había pasado el viaje disfrazado con todo y su pelucón rubio.

Luego siguió un ceremonial que, por no dejar fuera a nadie, incluyó una danza azteca y una invocación a la Pachamama. Yo no dije ni pío y me quedé muy quietecita en mi rincón, guardándome las opiniones que no me habían pedido.

Encarnación acabó sudada y despeluzada luego de haber bregado con quién sabe qué entidades oscuras, y yo con doscientos dólares de menos, cargados a mi tarjeta VISA porque los exorcismos no son gratis en este país. Pero si Yamila se curaba lo daba por bien empleado. Salimos de allí con un surtido de polvos espanta espíritus, lociones abre caminos, azabaches contra el mal de ojo y otra porción de amuletos antidiablos que nos endilgó Encarnación.

—¿Ya te sientes mejor? —le pregunté a Yamila cuando llegamos a su casa.

Mi hermana no había abierto la boca desde que salimos de Las olas de Yemayá.

—Algo más aliviada —me contestó con un hilo de voz—. Fíjate que el dolor de cabeza se me quitado como por encanto.

—Sin el “como.” El encanto es el negocio de Encarnación.,

—Dios la bendiga. Gracias por llevarme, mi hermana.

—De nada, chica. Pero coño, mira que este mundo está lleno de malagradecidos.  Ni los espíritus se salvan.

Yamila no dijo nada y se mordió los labios.

—Después que ayudaste al tipo ese y que lo trajimos aquí para que empezara una nueva vida…después de todo eso, ¡mira que pasarse la muerte fastidiándote! —exclamé—. Vaya, parece que sí murió en el North Star cuando encalló allá en las Azores, pero ¿qué culpa tienes tú de eso? ¿Acaso no fue idea suya el regresar a Barcelona? ¿Por qué no se quedó en Miami como acordamos al principio?

—Es que…Peter Estrella no volvió a Barcelona —murmuró mi hermana.

—¿Cómo que no volvió? La última vez que lo vimos, cuando estábamos tratando de ayudarlo a inventar una mentira que convenciera a los oficiales de inmigración, nos dijo que “ya había cocinado un plan mejor”. ¿No te acuerdas? Y nunca bajó a tierra. Porque si lo hubiera hecho, nos habríamos enterado ¿no? Un cubano que solicita asilo desde un trasatlántico no es cosa de todos los días, lo habrían sacado en el periódico…

—Peter no solicitó asilo —me interrumpió Yamila— pero tampoco regresó a Europa.

—¿Qué sabes tú, mujer?

Mi hermana abrió la botella de Siete Potencias que le habíamos comprado a Encarnación y comenzó a rociarse manos, cuello y rostro con una poción que olía entre agua de violetas y ron peleón. Luego empezó a contar, desenredando la madeja de sus recuerdos como un ovillo de hilo oscuro y pegajoso que se le iba quedando entre los dientes mientras hablaba:

“Aquella mañana, la última que pasamos en el barco, después que Peter nos dijo que no iba a bajarse con nosotras, tú te quedaste en la cabina y yo salí con el pretexto de desayunar algo antes de desembarcar. En realidad, salí a buscarlo. Lo encontré en la tercera cubierta del barco, paseándose muy tranquilo, con un vestido minifalda y las cejas depiladas como toda una señoronga. No había nadie más por allí. Casi todos los pasajeros estaban arreglando sus equipajes.

—¿Por qué me has hecho semejante mierda? —lo enfrenté.

—¿Qué mierda? —trató de hacerse el bobo.

—Entiendo que ya no estés interesado en mí —le dije—. La verdad, tú tampoco me importas tanto. Yo feliz de la vida de dejarte aquí y que te las compongas como puedas. Y si te da la gana de regresar a España, es asunto tuyo también. Pero al menos podrías haberte ahorrado la grosería conmigo y con mi hermana y ser un poco agradecido, ¿no?

Se encogió de hombros y me soltó un rabazo con la peluca rubia, un golpe que me dio en la mejilla. Para más insulto, empezó a cantar “En paz” con voz enronquecida y a ritmo de guaguancó:

—Vida, nada te debo, vida estamos en paz —hizo una pausa y me guiñó los ojos con burla—. “Vida” eres tú, para que lleves carta.

Se volvió de espaldas a mí. Y no pude aguantarme. A pesar de que había comido como un cerdúpeto, matándose las tres varas de hambre que traía cuando se embarcó en Barcelona, el Estrella era todavía un tipo flaco, con más piel que músculo y más pelo (postizo) que masa corporal. Lo agarré por las piernas y con toda la furia que llevaba encima lo lancé de cabeza al mar.

Se hundió enseguida. Supongo que se dio de cabeza contra las piedras del fondo, porque ya estábamos en la bahía y no estaba profunda el agua, así que bien habría podido salir a flote y nadar hasta la orilla. Pero nada, le llegó su hora. Los tiburones, que dicen que ahora están atrevidísimos, se ocuparon del resto.”

Yo me había quedado petrificada. El olor del menjunje que Yamila había esparcido en el aire llenaba el ambiente y se me metía por la nariz, me bajaba basta los pulmones y me subía de nuevo hasta el cerebro, llenándolo de niebla.

—Entonces ¿tú…? —murmuré.

—Sí, yo misma —se miró los dedos, que tenía cruzados como en rezo sobre la botella de Siete Potencias— con estas manos que se va a tragar la tierra, igual que a él se lo tragó el mar.

 

Para leer la historia que antecede a este cuente, haga click aquí

http://freeditorial.com/es/books/guaguanco-trasatlantico-a-dos-voces

 

Entrevista a la editorial Vientos del Sur

Este blog se creó originalmente para distribuir información sobre editoriales y concursos literarios. Aunque últimamente he publicado otro tipo de posts (entrevistas a autores, fragmentos de obras más largas, etc.) me alegro de volver a la idea que generó este espacio. Y lo hago en sabrosa charla electrónica con los representantes de Vientos del Sur, una editorial que acaba de crearse en Sevilla, y que además abre sus puertas con un interesantísimo concurso

Editorial: Vientos del Sur

País: España

Dirección física: C/ Armiño, 13. Valdezorras, Sevilla (España). CP 41070.

Dirección de correo electrónico para consultar y envío de manuscritos (se deben enviar acompañados de una breve sinopsis o resumen, además de los datos personales del autor): elisaezpuente@gmail.com

¿Cuándo se creó la editorial Vientos del Sur?

Vientos del Sur se creó oficialmente el 31 de julio de 2016, pero su proyecto rondaba por las mentes de sus creadores desde finales de 2014.

¡Felicidades! Un período de incubación siempre da los mejores frutos… ¿Y qué motivó a sus creadores a establecerla?

Los motivos son principalmente éticos. Muchos de los fundadores de Vientos del Sur hemos trabajado anteriormente en el mundillo editorial, en varias editoriales de cierto tamaño de Andalucía y Extremadura (España), y hartos de ver cómo las finanzas se anteponían a la calidad literaria (por ejemplo, las editoriales convencionales publican auténtica basura escrita por personajes famosos de la televisión mientras que ni tan siquiera se paran a leer auténticas obras de gran calidad de escritores noveles o poco conocidos) decidimos formar nuestro propio proyecto, con la firme intención de dar una oportunidad a los escritores desconocidos para desarrollar una carrera literaria a nuestro lado.

Tanto los lectores como los autores nos sentimos agradecidos por este tipo de iniciativa. ¿Qué tipo de manuscritos están ustedes interesados en publicar?

Por ahora tan solo publicamos novelas, diferenciando principalmente entre dos tipos: novela corta y novela.

Dentro de la novela, ¿les interesa algún género en particular (romántica, detectivesca, etc.)?

Principalmente estamos interesados en los géneros de fantasía y ciencia ficción, pero estamos abiertos a novelas de cualquier género (romántica, negra, erótica, psicológica, thriller, costumbrista, contemporánea, etc.). Si el texto es una novela y es de calidad, querremos publicarlo sea cual sea su género.

¿Aceptan ustedes obras que hayan sido previamente publicadas ya sea en formato digital o en papel o deben ser inéditas?

Las obras deben ser inéditas, principalmente para asegurar que todos los derechos sobre las mismas están a disposición del autor.

Sí, siempre es mejor precaver… ¿Publican ustedes en formato digital, en papel o en los dos?

Publicaremos en formato digital y en papel, prefiriendo éste último, el cual es de hecho el que ofertamos en las bases de nuestro concurso.

¿Qué deben saber los autores para evitar caer en la cesta de “manuscritos rechazados” por la editorial?

Respetamos la ilusión de los escritores por dar a conocer cuanto antes sus manuscritos, pero deben tener en cuenta que la calidad estilística, ortográfica y argumentativa es un principio básico que todo manuscrito debe seguir para considerarse la posibilidad de ser publicado.

¡Muchas gracias y adelante con su hermoso proyecto!

Sobre el concurso I Premio literario VIENTOS DEL SUR – #novela 5.000 euros

 

Las obras, escritas en lengua castellana, serán de temática y extensión libres, siempre que se ajusten a los criterios generales del género “Novela”, superando en todo caso los 50 folios en formato DIN A4.

 

PLAZO DE ENTREGA

El plazo de admisión de originales se cerrará el día 31 de octubre de 2016. No se aceptarán aquellas obras que lleguen con fecha posterior al final del plazo.

 

JURADO Y VEREDICTO

El jurado estará formado por miembros destacados del mundo editorial y de la Editorial Vientos del Sur. Su composición se dará a conocer el mismo día del fallo, 20 de marzo de 2017, y su veredicto será único e inapelable, no pudiendo quedar el premio desierto.

 

PREMIO

Vientos del Sur establece un premio único e indivisible de 5.000 euros para la obra ganadora. La concesión del premio comporta la edición, publicación y explotación por parte de Vientos del Sur de la obra premiada, así como el derecho a la distribución y comercialización en todo el mundo. La obra premiada se publicará en castellano durante el tercer trimestre de 2017, con una tirada inicial de 1.500 ejemplares.

 

El importe del premio se abonará en concepto de anticipo a cuenta de la participación proporcional en los ingresos de explotación de la obra (royalties) que se estipulen en el contrato de edición que el autor premiado se compromete a suscribir con Vientos del Sur, y ello de conformidad con los términos expuestos en las presentes bases, así como en la vigente ley española de Propiedad Intelectual y por las demás normas y disposiciones que fueran de aplicación e interpretación de las presentes bases. La aceptación del premio por parte del ganador implica la autorización a Vientos del Sur para la utilización publicitaria de su nombre e imagen en relación con el premio.

 

PARTICIPANTES

Podrán optar al Premio Literario Vientos del Sur todos aquellos autores mayores de 18 años, sin ningún tipo de restricción, siempre que se encuentren en plenas facultades legales y de derechos sobre las obras presentadas.

 

OBRAS Y PRESENTACIÓN

Las obras serán de temática libre, escritas en castellano y podrán incluir ilustraciones realizadas por el autor o autores. Tienen que ser inéditas y no pueden haber sido premiadas en ningún otro certamen, ni pueden estar pendientes del veredicto de otro jurado.

La extensión de las obras será de un mínimo de 50 páginas, tamaño DIN A4, mecanografiadas a doble espacio y en una sola cara con tipografía Times New Roman o Arial y cuerpo 12.

 

Los participantes tendrán que enviar su obra en formato Word o procesador de textos equivalentes a la siguiente dirección de correo electrónico: concursovientosdelsur@gmail.com

En el asunto del mensaje se indicará: “Para el Premio Vientos del Sur”.

En el correo se adjuntará el manuscrito, y en el cuerpo del mensaje se aportarán:

  • Título de la obra.
  • Nombre, apellidos y correo electrónico del autor o autores en caso de que la obra sea colectiva.

 

DERECHOS DE OPCIÓN PREFERENTE

Vientos del Sur se reserva un derecho de opción preferente para publicar cualquier obra presentada en el concurso que, no habiendo sido galardonada, sea considerada de su interés, previa suscripción del correspondiente contrato con su autor. Vientos del Sur dispone de un plazo de 120 días para comunicar al autor su voluntad de adquirir los derechos de la obra.

 

ORIGINALES

Vientos del Sur no se compromete a mantener correspondencia con los candidatos al premio. Los originales no premiados serán destruidos durante los cuatro meses siguientes a la entrega del premio. La participación en el Premio Vientos del Sur implica la plena conformidad y aceptación de estas bases.

 

 

 

 

El Microrrelato en España y no solo (I,07)

Aire Nuestro

Descargar los textos en PDF


Enrique Anderson Imbert
(Córdoba, 1910 – Buenos Aires, 2000)

“La ficción es lo característico de la actividad humana. Somos animales simbólicos que hemos inventado un mundo de símbolos”

 EL CIGARRILLO

El nuevo cigarrero del zaguán —flaco, astuto— lo miró burlonamente al venderle el atado.

Juan entró en su cuarto, se tendió en la cama para descansar en la oscuridad y encendió en la boca un cigarrillo.

Se sintió furiosamente chupado. No pudo resistir. El cigarro lo fue fumando con violencia; y lanzaba espantosas bocanadas de pedazos de hombre convertidos en humo.

Encima de la cama el cuerpo se le fue desmoronando en ceniza, desde los pies, mientras la habitación se llenaba de nubes violáceas.

Enrique Anderson Imbert, El grimorio, 1961 (?).


—Alégrate. Tu deseo ha sido otorgado. Escribirás los mejores cuentos del mundo. Eso sí: nadie los leerá.

Enrique Anderson Imbert, El gato de Cheshire

Ver la entrada original 1.072 palabras más

Guaguancó trasatlántico a dos voces

GUAGUANCÓ TRASATLÁNTICO A DOS VOCES

Imagen tomada de Facebook a sugerencia de Manuel Galguera

Quisiera compartir un cuento titulado “Guaguancó trasatlántico a dos voces” que está basado en un hecho real (un cubano que se embarca como polizón en un trasatlántico a fin de llegar a EE. UU. y acogerse a la ley de “Pies Secos, Pies Mojados”).

El relato salió a la luz en francés en marzo, como parte de una antología, Nouvelles de Cuba, publicada por la editorial Magellan. Esta es la versión original, corregida y aumentada, que he presentado a un concurso de Freeditorial.

¿De qué se trata?

Entre las múltiples maneras que los cubanos han ideado para entrar a Estados Unidos está el venir en barco, como polizón. Esto hace un habanero con sandunga, a quien su amante introduce a escondidas en el North Star, un trasatlántico que hace la travesía entre Barcelona y Miami. El trasatlántico, sin embargo, desaparece misteriosamente en medio del mar…

 

¿Cómo comienza?

Se perdió el North Star, dicen. Se desapareció a medio camino entre Miami y Barcelona como si fuera una balsa de bambú, pero era un trasatlántico de cien mil toneladas, con capacidad para cuatro mil pasajeros y dos mil tripulantes. Una ciudad flotante, tan enorme que un barrio de la Habana Vieja podía caber allí y hasta sobraba espacio.
Nadie se lo puede explicar. Es un misterio ultramarino que tiene a los expertos rascándose el cráneo y haciendo conjeturas. Conjeturas que van desde un posible secuestro por parte de los alienígenas hasta una traslación del Triángulo de las Bermudas al medio del Atlántico.

Para seguir leyendo (descarga gratis) vayan a este enlace

https://freeditorial.com/es/books/guaguanco-trasatlantico-a-dos-voces

 

 

Promociona tus libros

Entrevista a Ayleen López

Publicada originalmente en Sub Urbano

Ayleen López, MBA, es una experta en Mercadeo Hispano, totalmente bilingüe y con más de quince años de experiencia. Hoy comparte con los lectores de Sub Urbano desde estrategias promocionales en general hasta la mejor manera de lanzar al mercado un libro.

Has creado campañas publicitarias en medios muy diversos, para clientes que incluyen periódicos, revistas, corporaciones y compañías pertenecientes a Fortune 500. ¿Hay algún trabajo del que te sientas particularmente orgullosa?

Disfruto de trabajar y gracias a Dios he tenido la oportunidad de hacer programas de estudio y trabajo durante los veranos desde los doce años de edad. Uno de mis primeros trabajos fue para el Departamento de Estado de Puerto Rico, recuerdo que en aquel entonces comandaba el departamento la primera mujer Secretaria de Estado en la isla, le ex-gobernadora de Puerto Rico Sila María Calderón. Esa experiencia me hizo ver que el ser mujer no era obstáculo para lograr mis sueños. En mi carrera he obtenido muchos reconocimientos; uno de los más recientes ha sido en el 2014 como colaboradora para el periódico de la comunidad en que resido, The Taos News, apoyando la página de Internet www.taosnews.com donde obtuve el primer lugar en la categoría Weekly News Web Site otorgado por la New Mexico Press Association y New Mexico Associated Press Managing Editors junto a mis compañeros Ray Seale y Andrew Oxford. He formado parte de Univision Advisory Council en Dallas, Texas, y he recibido reconocimientos de parte de Easter Seals North Texas, Verizon Information Services PR, MDA Puerto Rico y Viacom Outdoor.

¡Felicidades por todos tus éxitos! Pues hoy vamos a conversar sobre el mercadeo y cómo éste puede ayudar a los creadores. El viejo refrán español de “el buen paño en el arca se vende” ya pasó de moda. Ahora hay que sacar el paño del arca y agitarlo ante las narices de los posibles compradores. Como experta en estas materias, ¿cuál es la mejor manera de vender “el paño”?

Hoy en día para vender un producto o servicio es necesario expandir la forma de distribución. En el pasado no existía la conexión vía Internet ni las ventas en-línea y no había forma de saber si el producto era bueno o malo al momento de comprarlo. Hoy en día tienes la oportunidad de vender un producto o servicio al mundo entero en vivo de una forma mucho más eficiente. Para que tu oferta sea exitosa tu producto debe ser único y de alta calidad. También debes conocer tu mercado, definir tus estrategias de negocio, crear un plan de mercadeo, definir precios competitivos y lanzar el producto de forma simultánea en todos los canales o medios disponibles. La forma más efectiva y eficiente de vender “el paño” es vía Internet. Este medio te permite promocionar a tu mercado objeto con solamente $1 por día. También puedes producir tus promociones gratis, un ejemplo de esto son los videos. También es muy importante mantener la calidad en el producto o servicio para obtener buenas referencias de tus seguidores.

 

¡Lo de un dólar por día suena muy bien! Hay que buscar más información sobre el tema.

Ahora, ¿qué quiere decir exactamente “optimización de SEO? Es algo que aparece con frecuencia en los artículos sobre cómo promocionarse en línea… 

El “Search Engine Optimization” quiere decir el optimizar la búsqueda de tu producto o servicio dentro de los buscadores en la Internet. Por lo general utilizamos unos pocos sitios de búsqueda, los más conocidos son Google y Yahoo. Hay quien dice: “googulea eso a ver qué sale.” Para que tu producto o servicio se posicione primero en los resultados se necesita un monitoreo constante, pues existen un sinnúmero de variables que a diario afectan el algoritmo. Cada sitio de búsqueda cambia las fórmulas constantemente. La pagina Web o la plataforma donde vendas el producto o servicio debe contar con las palabras claves con las que el público genera la búsqueda. Muchas veces las palabras claves no tienen nada que ver con la forma más conocida o correcta que define al producto o servicio por eso es vital conocer el idioma, los refranes y las palabras comunes de cada mercado-objeto, para saber cómo la gente buscaría tu producto o servicio. En adición se debe saber el nivel de educación del mercado pues esto puede afectar las formas de búsqueda.

Es todo un mundo, eso de la mercadotecnia… Vamos a imaginar una consulta con Ayleen López. Supongamos que uno de tus futuros clientes es editor o novelista. ¿Qué servicios puedes ofrecerle? ¿Cómo le organizarías una campaña publicitaria?

Mi labor como consultora de mercadeo requiere de servicios que apoyen las estrategias del negocio y el producto para generar ventas. El mercado de las publicaciones ha evolucionado muy rápido. Hoy en día existen miles de publicaciones disponibles en variedad de formatos a la venta en menos puntos de venta o distribución. Es muy importante resaltar las características del libro para que se destaque dentro del mercado. En mi carrera he trabajado como gerente de producto en el lanzamiento de publicaciones impresas con múltiples de campañas publicitarias y en todas han jugado un papel muy importante las relaciones públicas. El conversar con el público sobre la publicación por medio de la radio y televisión es vital. Los medios impresos como prensa escrita, revistas y la publicidad exterior te ofrecen la oportunidad de edificar la imagen, marca o nombre. En la actualidad es necesario integrar los medios disponibles vía Internet como las páginas de Internet, blogs, redes sociales, canales de videos, seminarios en línea, correos electrónicos y nuevas alternativas que siguen surgiendo. Cada libro tiene una razón de ser y un mercado en particular. Con eso en mente se debe crear una campaña publicitaria que se ajuste a sus necesidades.

Si estas en vías de publicar un libro puedes crear videos cortos durante el proceso, compartir con tus seguidores segmentos del libro, involucrar a tus seguidores y pedir sugerencias sobre nombres de personajes, hacer un sondeo para seleccionar el final de tu publicación y hasta hacer conteo regresivo hasta el día del lanzamiento. Puedes seleccionar el público al que quieres llegar con un solo clic. Para esto debes mantener una presencia consistente en todas las redes sociales disponibles.

 

La presencia en las redes sociales es sin dudas fundamental. En ese sentido, ¿cuán socialmente involucrado debe estar un artista (ya sea escritor, pintor, escultor) a fin de dar a conocer su arte? ¿Cómo le puedes ayudar tú con tu experiencia? 

El artista no nace, se hace. Para dar a conocer tu arte te tienes que involucrar con la gente, conocer lo que les gusta. La gente tiene el poder de crear a un artista o acabar la carrera de un artista. Es importante tener eso en mente para mantener el norte, el artista se debe al público. Esto no quiere decir que no te seas fiel a ti, tu musa o tus instintos pero si debes escuchar lo que el público desea de ti. Debe haber una comunión, es como el amor de una pareja debe ser correspondido. No puedes obligar al público a comprar tu libro, debe haber una atracción. Eso es lo que mejor sé hacer en mi profesión: buscar eso que hace atractivo el producto o servicio con el cual trabajo y presentar esas cualidades al público-objeto para salir a la conquista. Es como hacer de Cupido, ayudar a que se enamoren.

 

Pero el amor siempre encuentra obstáculos en el camino. ¿Algunos errores que quienes tratan de promocionarse a sí mismos suelen cometer? 

Ser tan obvio y tan extremo que se vuelva desagradable al punto que no quieran saber más de ti. Es lo peor que puede pasar, pues una vez pierdes un seguidor cuesta hasta diez veces recuperarlo.

 

Esta historia no estaría completa sin una mención de tu labor como creadora. ¿Qué te inspiró Recetas fáciles y rápidas y Vivirbonito.com?

Me inspiro mi curiosidad por degustar mis platos favoritos de forma diferente. Siempre que pruebo un plato me gusta saber su contenido. Me gusta integrar lo que he aprendido en la cocina de mis padres con lo nuevo que aprendo cada día. El recetario de Recetas Fáciles y Rápidas: VivirBonito.com surgió en parte por la necesidad de preparar mis recetas favoritas con escasez de ingredientes. Vivo en un lugar muy remoto donde apenas encuentro los ingredientes básicos que utilizo en mis platos preferidos y eso me ha llevado a buscar alternativas creativas. Pues como dice el dicho: “a falta de pan, galleta.” Espero lo disfruten tanto como yo.

Para más información sobre el recetario visiten:  https://www.amazon.com/dp/B01E3C79UO

Para más información sobre mis servicios en Consultoría de Mercadeo visiten www.ayleenla.com

 

 

 

TALLER LITERARIO A CARGO DE WALDO GONZÁLEZ LÓPEZ

Waldo Gonzalez Lopez's Profile Photo
¿Es usted lector de poesía o de narrativa y desea ampliar sus conocimientos para disfrutar más ambos géneros literarios?
¿Escribe poemas y narraciones, pero quiere perfeccionar la práctica en su creación?
Bien, pues Waldo González López —poeta, ensayista, crítico literario y teatral cubano, cuya intensa e extensa praxis en estas vertientes se corrobora en sus 58 libros publicados en Cuba y Miami— iniciará el próximo miércoles 8 de junio un curso intensivo de poesía y narrativa, a las 8 PM, en la Galería Art Emporium, de la profesora universitaria y artista plástica cubana Vivian Pérez, en La Pequeña Habana, 710 SW, 13 Ave., Miami, Fl. 33135.
Recuerde: los primeros y terceros miércoles de cada mes, a las 8 PM: el Taller Literario impartido por Waldo González López, con quien puede comunicarse por el e-mail: colegamigo46@gmail.com.

 

Waldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946)

Poeta, ensayista crítico teatral y literario, periodista cultural. Graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios,  6 libros de ensayo y crítica literaria, varias antologías de poesía y teatro. Desde su arribo a Miami (2011), ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor de 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012. Colaborador de las webs: teatroenmiami.com (Miami) y Encuentro de la Cultura Cubana (España), Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), y los blogs OtroLunes (Alemania), Palabra Abierta (California), Gaspar. El Lugareño, y el diario digital El Correo de Cuba (ambos en Miami).

Entrevista con una Geisha Cibernética

9780976794509: Seduccion, amor y mentiras (Spanish Edition)

Nacida en Guadalajara, México, Raquel Troyce es la creadora del primer foro virtual de adultos en español. Allí descubre su verdadera vocación: ayudar a otros a descubrir, vivir y disfrutar a plenitud sus relaciones de pareja. A fin de documentarse, ingresa al Instituto Mexicano de Sexología. Ha sido invitada a dar pláticas sobre relaciones de pareja,  sexualidad y erotismo en programas de radio, eventos, hospitales y diversos grupos. Ha colaborado con artículos, columnas e historias en periódicos y revistas y fue co-conductora, en México, de un programa de radio: “Temas de almohada con Raquel y el submarino.”

Es autora de Seducción, amor y mentiras, publicado por Valentino Press, y acaba de concluir Memorias de una Geisha Cibernética. Actualmente vive en Albuquerque, New México, donde, además de trabajar como Interprete Certificada de los Tribunales, continúa escribiendo e incursionando en el fascinante mundo de la sexualidad y del erotismo.

 

Entrevista publicada originalmente en Sub Urbano

Has escrito un par de libros sobre el amor y la seducción en sus distintas manifestaciones. ¿Qué te ha impulsado a compartir tu sabiduría en este campo?

Bueno, pues así como que tan sabia, no sé que tanto pero lo que sí te puedo decir es que disfruto tremendamente de compartir por medio de la palabra, tanto escrita como hablada, lo que he aprendido, he investigado, pero sobre todo, he experimentado a lo largo de mi vida acerca del deleite que la sexualidad y el erotismo nos ofrecen. En mi segundo libro, Memorias de una Geisha Cibernética, que se publicará muy pronto, muestro a los lectores los inicios de los encuentros en línea: los grandes romances que se gestaron en Internet y que llegaron a ser verdaderas historias de amor. Fueron encuentros altamente eróticos, sexuales y sensuales cuya vivencia merecía las largas noches de desvelos y las regañadas por llegar tarde al trabajo. Cuando el concepto de “amar virtualmente” implicaba una preparación, un aprendizaje y un arte que, desgraciadamente se ha ido perdiendo con el tiempo. Esta pérdida es lo que también me impulsa a compartir mis experiencias y conocimientos. Es como si estuvieras comiendo un helado y vieras a una persona frente a ti a quien se le hace agua la boca. Pues como que el compartir tu helado con esa persona insatisfecha te provoca gozarlo más, ¿no crees?

 ¿Es posible aprender a seducir? La seducción ¿es un arte, una ciencia, maña o maraña?

Pues ahora sí que, como dicen en mi pueblo: asegún. Se puede tratar de enseñar pero eso no garantiza el aprendizaje. ¿Acaso se puede aprender a sentir? La seducción implica un número de sensaciones. Sensaciones que se generan en uno mismo y que se transmiten a nuestro/a amante. Yo puedo dar un curso completo del arte de la seducción. Les puedo enseñar a los amantes deseosos de seducir a la persona foco de su atención cómo tocar, cómo recorrer el cuerpo de la pareja, cómo provocar placer al punto de la locura, pero si no lo sienten ellos mismos, no importa lo que les enseñe, estarán destinados al fracaso. Como dice mi admirado Jolan Chang en su libro El Tao de la pareja amante: “La mayoría de nosotros somos como los propietarios de un precioso violín Stradivarius al que nunca aprendimos a tocar.”

Mi mejor consejo es: ¿Deseas aprender a seducir a tu pareja? Aprende primero a seducirte a ti mismo. Ahí se los dejo de tarea.

Cuéntame tus experiencias como ciber geisha.

Acabas de mandarme derechito a un baúl muy preciado de mis recuerdos. Qué tiempos aquellos en que la seducción en línea era algo tan delicioso. Empezaré por decirte que tuve la suerte de trabajar en CompuServe México. Los jóvenes no van a entender de qué carajos les estoy hablando pero digamos que los de cierta edad, más maduritos, tuvimos la oportunidad de vivir la época de oro del “amor” virtual.

Ahí recibí la encomienda de abrir un foro para adultos. Al principio fue pura diversión y curiosidad, ya que eso de la cibernética era totalmente desconocido para mí, pero al paso del tiempo fui aprendiendo que el seducir a una persona a la que nunca habías visto, a la que tal vez nunca verías, era todo un arte. Me dirán que eso no ha cambiado, que hoy día millones de personas practican el romance a través de Internet. Sí, eso lo puede hacer todo mundo, pero no muchos son capaces de entender que el arte estriba en que con cada palabra, con cada masaje virtual, se va llevando a la persona que nos corresponde al otro lado de la pantalla a un punto tal de goce, de excitación, de deleite mental y corporal que llega un momento en que le provocaremos confundirse, debatirse entre la realidad y la quimera.

Si una chica tímida te pidiera consejos para seducir al amor de su vida ¿qué le dirías?

Que me llame para que le dé un curso completo. Digamos que para que le enseñe a usar el concepto de “La danza de los siete velos,” para que haga de éste su ejemplo a seguir si quiere convertirse en una experta y seductora amante.

¿Y si fuera un chico el buscador de consejos?

A ese le proporcionaría una educación personalizada y basada en la práctica.

Ya la oyeron, muchachos…aprovechen. Bueno, háblame ahora de la seducción en la literatura, de los libros que más te han inspirado.

Uyy, acabas de tocar un tema que me encanta. Hay algunos libros, que, al leerlos, me parecía estar viendo una película, más aún, en ocasiones me transportaron al papel de protagonista. Aunque mi estilo es diferente al de mis admirados autores, debo confesar que el gusto por la sexualidad y el erotismo, en parte, surgió al leer a estos genios de la literatura erótica.

Estos libros son: Delta de Venus de Anais Nin. ¡Qué descripciones de poderosos encuentros sexuales! Por cierto, un pensamiento de ella que encierra un mundo de verdad y por el que yo me guío es: “La edad no te protege del amor pero, hasta cierto punto, el amor sí te protege de la edad.” Yo me rijo por este principio y vieran que me siento más joven de lo que soy.

El Amante de Marguerite Duras. La película también me pareció sensacional. Me puso a temblar. No podía faltar Henry Miller y su Trópico de Cáncer que va mucho más allá de ser un libro erótico. Es mi tipo de lectura, entre otras cosas porque además de lo descriptivo, es evocador y provocador. Explora la naturaleza humana y a mi entender, hasta la miseria humana, como muy pocos lo hacen. Hay muchos otros, pero por ahora sólo mencionaré estos.

 ¿Y la seducción actual por medio de Internet? Ahora, con Skype, YouTube y la gente que muestra todo en línea, hasta los pliegues del fondillo ¿existe todavía, o se puede crear, el misterio de CompuServe?

Desgraciadamente la gente vive confundida y muchas veces piensa y siente que para “ligarse” a alguien por Internet lo único que requiere es un modem, una pantalla, un ratón, un endeble conocimiento del cuerpo humano y una verborrea obscena y corriente. Ser capaz de usar palabras sexuales explicitas y lanzarlas como guayabazos. No son capaces de entender el concepto real del asunto: la seducción. Yo les apuesto que soy capaz de provocarles y despertarles más deseos hablándoles, virtualmente al oído con fineza, de manera lenta y sensual que si lo hago de la manera en que se hace hoy en día, al chilazo, sin clase y sin conocimiento de lo que se requiere para poder auto-nombrase amante.

Volviendo a CompuServe ¿alguien descubrió tu verdadera identidad?

El misterio de CompuServe se quedó así, como misterio. Pocos llegaron a saber quién era la anfitriona que los recibía en el foro virtual para darles horas de fantasías, de placer y de expectación indescriptibles. Yo perfeccioné el arte del tele-apapacho. A través de la pantalla yo detectaba las necesidades emocionales y físicas de mis usuarios, de mis babies, como solía llamarlos, y lograba satisfacerlos al punto que llegaban a percibir como sensaciones verdaderas lo que eran meras ilusiones. No fueron muchos los que, de verdad, llegaron a conocer a la Geisha Cibernética.

Para contactar con Raquel Troyce o comprar su libro escriba a rtroyce7@comcast.net.