Revisitando a Anika Lillo: incansable e incombustible

Anika Entre Libros

Hace poco más de tres años le hice una entrevista a Anika Lillo, creadora de una magnífica web literaria que ha evolucionado durante más de diecisiete años. Su portal en la red, Anika Entre Libros, ha tenido varias versiones y ahora, con un formato dinámico y súper efectivo, se le puede encontrar aquí.

Anika entre libros

Es un placer (y una manera de aprender) volver a entrevistar a Anika.

 

Teresa Dovalpage: Dieciséis años es sin dudas un motivo de celebración, los sweet 16 que llamamos por este lado del Atlántico. ¿Cómo resumirías la labor de Anika entre Libros en  más de una década y media?

 

Anika Lillo: Pues en realidad son casi 17 y medio ya. Creo que la mejor forma de resumirla sería utilizando los adjetivos que suelen utilizar muchas veces cuando me presentan a mí: incansable e incombustible. Obviamente yo sí me canso, me agoto a veces incluso, y se puede decir que ha ido a más conforme han pasado los años porque se ha hecho más importante, el compromiso es más fuerte y la web no nació para rendirse. ¿Cómo ha sido la labor de la propia web? Yo diría que se ha dedicado a fomentar la lectura sobre todo y que nadie puede negar que cumple con creces su meta. Para mí, en todo caso, es satisfactoria.

 

Teresa Dovalpage: Y para tus lectores también. Más que satisfactoria, pues no hay muchos lugares donde exista tanta y tan buena información acumulada y de fácil acceso. Me parece maravilloso que hayas abierto una página de publicidad para anunciantes. Muchas personas hacen este tipo de trabajo, como lo hiciste tú misma por años, de gratis. ¡Pero gratis no nos dan los frijoles! ¿Algún consejo que quieras dar a los que se interesen en convertirse en empresarios virtuales?

 

Anika Lillo: No soy la más indicada en dar consejos porque siempre quise que fuera todo gratis, nunca tuve una idea inicial de que fuera un negocio como otras páginas que nacieron directamente con ese espíritu, y hasta que me di cuenta de que era un trabajo enorme que me impedía, en todo caso, tener otro con el que ganarme un sueldo, no tomé la decisión de hacer algo al respecto. Digamos que ya lo tenía que estar ganando antes y que como he empezado tan tarde soy una absoluta novata en esto. Precisamente por eso esa parte del negocio no la llevo yo, está en manos de un profesional.

 

 

Teresa Dovalpage: Delegar responsabilidades es también parte de una buena gestión empresarial. Ahora cuéntame de tu labor como escritora. Además de los relatos que has escrito o epilogado ¿has considerado escribir una novela?

 

Anika Lillo: No lo he considerado porque lo he hecho muchas veces; de niña ya lo hacía, de adolescente también, de jovencita escribí muchas… Con el tiempo, como no le daba mucha importancia porque escribía simplemente porque me gustaba, he llegado a perder novelas enteras (a veces por trastadas de la informática, otras porque me robaron o perdieron manuscritos que no tenían copia, etc.). No hace mucho pensaba “¿y si vuelvo a escribir para hacer algo distinto de lo que hago día a día?”, pero me da mucha pereza, quizás porque apenas tengo tiempo. Eso sí, no me dejes sin boli ni papel, o sin ordenador, porque de vez en cuando no puedo evitar escribir notas que dicen “ideas para posible novela”, y ahí me dejo los apuntes. Quién sabe…

 

Teresa Dovalpage: Quién sabe…Pues ojalá te animes y escribas algo porque talento tienes y persistencia, que es la madre del cordero en este asunto de la escritura, también tienes hasta para regalar. ¡A ver cuándo nos das la sorpresa de ver una novela tuya publicada! Y hablando de publicaciones, ¿cuál es tu opinión sobre la autopublicación electrónica en espacios como Kindle, de Amazon o cualquier otro tipo de formato de eBooks?

 

Anika Lillo: La autopublicación tiene un riesgo enorme para el lector: puede encontrarse con libros horrorosamente escritos que no han pasado por correctores, a veces ni ortográficos. También habrá -las hay de hecho, según me cuentan- joyitas, aunque no son especialmente los libros más vendidos, y esa es otra de las trabas de estas plataformas pero para el autor: no se tienen campañas como se tuvieron siempre en editoriales físicas. Aunque claro… últimamente eres afortunado si tu editorial te hace campañas publicitarias, pero debo decirte que yo me paso la vida recibiendo publicidad de libros de muchas editoriales así como eventos, firmas, ofrecimientos de entrevistas, etc, y esto en el mundo del ebook no tiene la misma posibilidad porque no tienes detrás a nadie que te respalde ¡ni siquiera el libro para fotografiarlo contigo!

La parte positiva, siempre lo digo, es que las ganancias van directamente para el autor. Eso a muchos sí les importa, y es normal, aunque por lo que yo sé la mayoría prefiere hacerlo porque no se les publica en editoriales (y ya no te digo ni grandes, ni medianas, ni pequeñas… en ninguna) y quieren publicar a toda costa, algunos porque creen en sí mismos y saben que no les han dado una oportunidad que seguramente merecen, y otros simplemente por ego, aunque lo hagan fatal.

En todo caso libro físico y ebook son primos hermanos, y el que el segundo forme parte de la evolución no significa que sea mejor, simplemente es distinto. A mí que no me quiten el libro físico.

 

Teresa Dovalpage: A mí tampoco. ¡No hay como el olor de la tinta! Muchas gracias por esa explicación. Últimamente he leído mucho sobre este tema, tanto a favor como en contra y tus argumentos son muy válidos. La corrección, ese otro par de ojos (al menos otro par) es fundamental. Volviendo a tu portal y con respecto a los “bocados literarios” (apetitosísimos) ¿siempre los haces en personas o utilizas Skype?

Aquí ahay uno con Amalia Lafuente sobre Terapia de riesgo

Anika Lillo: Los bocados literarios son minientrevistas de apenas dos preguntas que se basan en lo que queremos saber los lectores cuando vamos a comprar un libro: qué cuenta ese libro y por qué nos gustará. Como son tan cortitas son atractivas, pero lo son mucho más porque son en vídeo, por eso siempre las hago en persona. Además es algo exclusivo mío, sólo las hago yo y en Valencia. Me gusta promocionar mi tierra, me gusta quererla y darle algo mío, y esta es, en parte, mi forma de darle las gracias porque me encanta vivir aquí (por el clima, a los políticos los detesto). La otra es hacer aquí también la kdd (encuentro) oficial de Anika Entre Libros una vez al año durante la feria del libro de Valencia. En fin, que sólo vídeo en persona, y en exclusiva, y hasta ahora se ha cumplido lo de “en mi ciudad”.

 

Teresa Dovalpage: Lindo homenaje a tu tierra, y que lo sigas haciendo tan bien. Pero hacer entrevistas en persona, por cortitas que sean, lleva tiempo (salir de la casa, llegar al lugar, encontrarte con el entrevistado…) Y esto me lleva a la última pregunta: dime algo sobre el manejo del tiempo…¿ cómo te las arreglas para hacer tantas cosas a la vez?

 

Anika Lillo: ¡Ay, Teresita! Si yo soy la primera que me vuelvo loca con eso. Ahora mismo es sábado, y mientras te contesto acabo de recordar que tengo que tender una lavadora y poner otra para aprovechar el buen tiempo. Y eso después de haberme pasado una mañana absolutamente loca con el reparto de libros y el tiempo que debo quitarme para hacer la comida (y comer, aunque en eso apenas ocupo tiempo) y recoger, y una extensa llamada telefónica que he atendido hasta hace unos minutos (porque era mi hermana, que si no ni loca iba a estar yo colgada del auricular, no me gusta nada hablar por teléfono).

 

Eso sí, no sé por qué regla de tres, hay días que me cunden de una forma extraordinaria, y otros que tengo la impresión de haber perdido muchísimo tiempo. Dicen que el tiempo es flexible y yo creo que sí, que debe estar en nuestra imaginación porque no tiene sentido que haciendo siempre lo mismo a veces puedas con todo y otras mires el reloj y digas “¡Ay, no, esto no puede ser! ¿ya es esta hora? Si no he hecho casi nada!”

Te confieso que hoy es de esos días que me cunden. La mañana ha sido productiva, me ha dado tiempo incluso a leer, ahora mismo te dejo para irme con mis lavadoras, entre otras cosas he contestado a tu entrevista y aún no son las seis de la tarde así que me queda mucho tiempo para hacer más cosas. Aunque quien sabe… igual debería hacer ya el vago un buen rato.

 

Teresa Dovalpage: No te imagino haciendo el vago ni por medio minuto…Muchas gracias, Anika, por esta entrevista y por todo lo que has compartido. Un abrazo grande desde Taos y espero que nos conozcamos en persona, en tu Valencia, muy pronto.

Anika entre libros

 

Anuncios