Entre el realismo mágico y el realismo sucio

Reseña de Carmen Duarte originalmente publicada en Diario de Cuba

Front Cover

 

Teresa Dovalpage es una maestra en el recurso del humor. Toda su obra está salpicada de elementos irónicos, absurdos, ridículos y grotescos que le confieren a su narrativa una hilaridad muy a tono con la idiosincrasia de los cubano

The Astral Plane: Stories from Cuba, the Southwest and Beyond es un libro de cuentos que se desarrollan tanto en Cuba como en Estados Unidos, conectados a través de personajes y situaciones. El primer cuento da título a la colección y sirve como hilo conductor de las demás historias.

Los miembros de la Hermandad Cósmica, seguidores de un llamado Maestro, se reúnen en una vieja casa habanera, azuzados por la necesidad de creer que, fuera del lugar y las circunstancias en que viven, existe un mundo mejor. Para cada uno de ellos, el “plano astral” es algo diferente. El hecho de que algunos de estos personajes reaparezcan como protagonistas de otros cuentos hace pensar en una estructura de explosión. Es decir, llegan al “plano astral” y luego se dispersan hacia otras realidades y otros mundos.

La forma natural en que la autora inserta recursos del realismo mágico en una sociedad tan opuesta a las creencias sobrenaturales como la estadounidense le confiere a su estilo un sello muy particular. Dovalpage rescata leyendas hispanas que existen en diversas localidades de Estados Unidos como consecuencia del asentamiento latino en el país, y también recrea supersticiones y leyendas que forman parte de la cultura autóctona de Cuba.

El tema del latinoamericano que debe insertarse en la sociedad estadounidense es recurrente en casi todos los cuentos, incluso en aquellos en que los personajes son nacidos en Estados Unidos, pero deben ganar un lugar social dentro del país como segunda generación de hispanos. En “Goodbye, santero”, Leroy y su hermano Michael toman caminos diferentes. Mientras Leroy estudia en la universidad, Michael se enrola en el ejército y va a pelear a Irak. El sorprendente desenlace de la historia nos deja pensando en los caminos posibles y sus consecuencias.

En The Astral Plane… también aparecen personajes de novelas anteriores de Dovalpage. Aquí podemos enterarnos del cambio que sufren los personajes de Una niña como el Che, varios años después. A través de ellos, la autora narra diferentes períodos de la historia cubana y sus efectos en la conciencia de la población.

Este sentido de continuidad histórica también está presente en el cuento “La guerrillera y Los Beatles”, donde Josefina, una periodista revolucionaria, es condenada al ostracismo por expresar su gusto por la música de Los Beatles en los años 70. Esto causa la destrucción de Josefina; sin embargo, ya en los 90, Los Beatles se escuchan en todas partes y hasta son homenajeados con una estatua de John Lennon situada en un parque de La Habana.

Los pícaros también hacen de las suyas en estas páginas. El código del engaño y la mentira que esgrimen los jineteros, y su contrapartida femenina, se hace presente como elemento típico del realismo sucio, estilo que ha marcado a la literatura cubana contemporánea con un sello indeleble.

Dovalpage es una maestra en el recurso del humor. Toda su obra está salpicada de elementos irónicos, absurdos, ridículos y grotescos que le confieren a su narrativa una hilaridad muy a tono con la idiosincrasia de los cubanos. La risa puede convertirse en la salida de una realidad sórdida y sin sentido cuando no hay otra vía de escape.

The Astral Plane… se encuentra en proceso de traducción al español.

Para ver el trailer, pinche aquí


Teresa Dovalpage, The Astral Plane: Stories from Cuba, the Southwest and Beyond (UNO Press, 2012).

 

Anuncios