El chico que decía wow!

el

David Pérez nació y creció en el South Bronx de Nueva York, en una familia puertorriqueña. Aquí en Taos, donde vive con su esposa, la poeta Verónica Golos,  lo conocemos por su carácter multifacético y sus muchas actividades, que van desde periodista y escritor hasta actor de teatro y cine.

A fines del año pasado, después de la publicación de su libro de memorias Wow!, Pérez fue seleccionado como uno de los Súper Diez Autores Latinos A Seguir y Leer en 2012 por latinostories.com.

Wow! es la historia de un chico puertorriqueño inteligente, divertido y hasta un poquito ingenuo, que soy yo mismo,” explica David. “Ese niño crece en el South Bronx en los años sesenta, vive en los proyectos y se las arregla para encontrar su camino en una escuela católica en la que hay monjas lanzatizas y un trío de villanos llamados los Hermanos del Sagrado Corazón.”

David, el niño, quiere ser “un hombre,” incluso antes de ser adolescente, explica el autor. “Ser guay y malo son aspiraciones importantes en su vida, o así lo cree él, mientras que ser el chico más inteligente de la escuela no le parece algo de lo que sentirse precisamente orgulloso,” dice Pérez. “Wow! añade un capítulo fresco a los coloridas crónicas de los latinos que han crecido en Estados Unidos –complejo, con disímiles capas, y lleno de sabor.”

Pérez siempre ha sido un cuentacuentos, y así se considera, en sus múltiples facetas de activista, periodista, escritor y actor. “Y especialmente como padre,” agrega. “Ver cómo mis hijos se hacían adultos rápidamente me hizo pensar en mi propio crecimiento, cuán rápido pasa la vida y qué bueno sería poder atrapar cada momento como si usáramos un botón de pausa. El revisar mis etapas de crecimiento dio como resultado la escritura de mis memorias.”

Una pregunta que le hacen al autor con mucha frecuencia es ¿de dónde sacó el título? “Fue la primera palabra que aprendí en inglés,” explica Pérez, “cuando tenía dos años. Además, considera que esta exclamación caracteriza al personaje de su libro: un niño que se asombra y se maravilla de todo lo que lo rodea. “En gran medida, todavía veo la vida como un wow,” explica Pérez, “y escribir mis memorias también ha sido definitivamente un wow!”

Por otra parte, decidió llamar a su libro un “memoirito” debido a su extensión (128 páginas) y porque su estilo episódico le recordaba las telenovelas que se ven en tantos hogares latinos, y las novelas de bolsillo en español que vienen con ilustraciones.

Wow! tiene ilustraciones también, y excelentes, hechas por el hermano del autor. George Pérez, artista ilustrador de cómics conocido internacionalmente, hizo la cubierta también.

Pérez ha hecho presentaciones de su libro en muchos lugares, comenzando con el lanzamiento de éste en Nueva York, en compañía de su esposa, Verónica Golos, cuyo poemario, Vocabulary of Silence se publicó al mismo tiempo que Wow! Allí hizo más de veinte lecturas públicas, desde una en el famoso Nuyorican Café hasta otras en Barnes and Noble, en un Centro Budista y en un aula de cuarto grado. También ha hecho firmas de libros en Moby Dickens aquí en Taos y participado en varios salones de Santa Fe y Albuquerque.

Le pido a Pérez algunos consejos para otros autores que estén pensando en escribir sus propias memorias. ¿Es necesario contarlo absolutamente todo? Considerando su experiencia, ¿qué decir y qué obviar?

“Les diría que seleccionen un momento especial de sus vidas y lo exploren profundamente,” me contesta. “Las memorias no son autobiografías. A no ser que seas súper famoso, a nadie le va a interesar leer sobre tu vida entera. Así que busca esos momentos especiales en que pasaron cosas extraordinarias, cosas que le dieron forma a tu personalidad. No tienen que ser cosas tremendas ni trágicas, aunque no les tengas miedo a aquéllas tampoco. Trata de divertirte con tus descubrimientos, de adentrarte en tu propio yo. Y recuerda el axioma: las memorias no se basan en hechos, se basan en verdades.”

Después de haber considerado una serie de opciones para publicar Wow!, desde casas editoriales pequeñas y medianas hasta la autopublicación, un amigo suyo que trabaja en la industria del cine decidió comenzar su propia editorial y le propuso a Pérez que Wow! fuese la obra inaugural. Pérez aceptó; de esta manera comenzó 11B Press y Wow! vio la luz. “Estoy contento con mi decisión,” dice Pérez.

Aparte de tratarse de un libro divertido de leer, Wow! es excelente para usar en las escuelas. Tiene un lenguaje accesible, las características de sus personajes permiten que  niños y adolescentes se identifiquen con ellos, independientemente de su nacionalidad, y además siembra en sus lectores la semilla de la curiosidad intelectual.

Naturalmente, David Pérez sigue escribiendo. Sus próximos proyectos son Wow! II y Wow! III. Los esperamos.

Para saber más del autor, visiten su sitio en la red  www.davidperezwow.com

Product Details

On April 21, the Latino Books Into Movie Awards were announced at the Los Angeles Times Festival of Books. David Perez’s memoirito, Wow! was recognized in the Comedy Category.

Anuncios