Entrevista a Héctor Zabala, director de REALIDADES Y FICCIONES.

Revista: Realidades y ficciones
Sitio en la red:  http://revista-realidades-y-ficciones.blogspot.com/
País: Argentina
Dirección de contacto: zab_he@hotmail.com
 
Entrevista a su director, Héctor Zabala

Sobre Héctor Zabala: Buenos Aires, Argentina, 1946. Narrador, ensayista. Más de ochenta revistas y sitios literarios han publicado sus cuentos y artículos. Director de la revista y del suplemento de REALIDADES Y FICCIONES, ex redactor de REVISTA SESAM (2007-2009). Jurado en SADE – Tres de Febrero (2009) y en dos certámenes de SESAM (2007 y 2008). Contador público nacional (UBA). Maestro Internacional de Ajedrez (ICCF).

My Photo

Entrevista a Héctor Zabala, director de REALIDADES Y FICCIONES.

 

Teresa Dovalpage: Realidades y Ficciones es una revista literaria sin fines de lucro. ¿Cuándo se fundó y cuál es su objetivo principal?

Héctor Zabala: Sí, REALIDADES Y FICCIONES es una revista literaria sin fines de lucro. De ahí que utilicemos como soporte el blog pues no disponemos de presupuesto para editarla en papel. La revista fue fundada a mediados de 2010 y su objetivo es difundir literatura de excelencia y artículos culturales en general. A marzo de 2014 llevamos publicados dieciséis números que mantienen una frecuencia trimestral. Hasta hoy hemos logrado sumar unos 3400 lectores en todo el mundo hispano más algunos otros de países que no hablan castellano y que nos han descubierto a través del buscador de Google o por recomendación de suscriptores más antiguos. Cabe destacar que esto lo hemos logrado sin patrocinio ni publicidad comercial de ningún tipo, lo que nos da mucho más entusiasmo que al inicio.

 

Teresa Dovalpage: Sin dudas que sí La mejor publicidad en estos casos es el boca a oreja. ¿Tienes colaboradores habituales que desees destacar?

Héctor Zabala: Al principio trabajé solo pero pronto se sumaron dos escritores argentinos: el poeta y crítico literario Luis Benítez, quien siempre anda a la pesca de nuevos valores en poesía, y el filósofo y destacado especialista en Borges, Agustín Romano, con quien ya habíamos publicado la REVISTA SESAM durante algunos años. Debo agradecer asimismo el gran trabajo de corrección que cumpliera durante varios números la poeta argentina Liliana Lapadula, que después debió abandonar esa tarea por falta de tiempo. Esta importante función la cumple hoy la cuentista argentina Noelia Barchuk, que revisa y corrige con gran profesionalidad los originales de la REVISTA y el SUPLEMENTO a publicar (lo que en papel sería la prueba de galera) pese a que residimos a unos mil kilómetros de distancia y aún no nos conocemos personalmente. También debo incluir en este grupo a Anna Rossell, crítica y escritora española de origen catalán, que colabora de manera permanente desde hace mucho tiempo. Por otra parte, en pocas semanas se incorporará a nuestro equipo la pintora mexicana, residente en Arizona, Mónica Villarreal, en calidad de ilustradora.  De más está decir que todos los aquí nombrados, al igual que yo, trabajan en este proyecto literario con carácter ad honorem.

 

Teresa Dovalpage: ¡Felicidades a todos por su labor! ¿La revista está formalmente registrada?

Héctor Zabala: Sí, la REVISTA está legalmente registrada y el SUPLEMENTO, también. Aproximadamente al año de comenzar las ediciones, gestioné los registros pertinentes. Era mi responsabilidad como director. Obtuve sendos registros ante la Dirección Nacional del Derecho de Autor de la República Argentina (DNDA-RA), país donde se domicilian ambas publicaciones. También, los dos códigos de ISSN en CAICYT (Centro Argentino de Información Científica y Tecnológica) del CONICET. En los blogs pueden leerse los códigos y números de expedientes en cada caso. Esto nos asegura que lo publicado en revista y suplemento gozan de protección legal y reafirma públicamente la propiedad intelectual del autor que colabora con nosotros. A tal efecto, solicitamos en un apartado de los blogs a quienes deseen copiar y publicar nuestros artículos que soliciten la autorización del autor respectivo. Esa es la razón por la que indicamos los correos electrónicos debajo de sus biografías. En síntesis, tratamos de ser muy serios en nuestro trabajo.

 

Teresa Dovalpage: ¿La revista y el suplemento poseen otros colaboradores además de los nombrados?

Héctor Zabala: Sí, bastantes, la REVISTA se vino nutriendo de colaboraciones enviadas por sólidos catedráticos y escritores, a saber: Tomás Stefanovics (Montevideo, Uruguay / Münich, Alemania), Gustavo Flores Quelopana (Lima, Perú), María Isabel Amor Illanes (Las Condes, Chile), Agustín Arosteguy (Balcarce, Argentina / Bilbao, España), Francisco Angulo Lafuente (Madrid, España), Felipe Acuña Lang (Santiago, Chile), María del Carmen Castañeda Hernández (Tijuana, México), Santiago Sevilla Vallejo (Madrid, España), Lidia Morales Benito (Salamanca, España), Patricia Eguiguren E. (Quito, Ecuador), María Amelia Díaz (Castelar, Argentina), Vivina Perla Salvetti (Porlamar, Venezuela / Villa Ballester, Argentina), Reneé Acosta (Chihuahua, México), Marcos Rodrigo Ramos (Moreno, Argentina), Pablo Cassi (San Felipe, Chile), Daniel Abelenda (Carmelo, Uruguay), y de la caricaturista Lucero Balcázar (México D.F., México). Son unos diecisiete hasta ahora, y digo hasta ahora, porque trimestre a trimestre se suman nuevos. En cuanto al SUPLEMENTO, el número de autores-colaboradores ya superó los ciento cuarenta. Actualmente estamos publicando a razón de diez autores por edición. No fue así durante el primer año, en el que editábamos currículo, foto y obras a medida que se recibía el material. Sin embargo las normas de la DNDA-RA, que exigen periodicidad para las publicaciones bajo su registro, nos obligó a adoptar la misma frecuencia trimestral que ya teníamos para la REVISTA.

Cabe repetir aquí lo ya dicho en mi respuesta a tu segunda pregunta: todos estos colaboradores también tienen carácter ad honorem.

 

Teresa Dovalpage: ¿Aceptan todo tipo de género como colaboración (artículos, entrevistas, ficción, poesía…) y cómo es la organización interna de ambas publicaciones?

Héctor Zabala: La REVISTA está dirigida fundamentalmente a artículos, ensayos y crítica sobre obras de grandes escritores o escuelas literarias. También hay entrevistas a escritores de cierto renombre. Al mes de publicado el primer número de la REVISTA, a la par de una respuesta masiva de interesados por suscribirse, nos llegaron algunos trabajos (poemas, cuentos, fragmentos de novelas) de lectores interesados en que se conocieran sus propias obras. Esto nos obligó a abrir una publicación aparte para atender a esas expresiones literarias que no las teníamos previstas dentro del primitivo plan. Así nació el SUPLEMENTO. En el SUPLEMENTO aceptamos creaciones propias de quien colabora: ficción, narrativa corta, poesía, etc., incluso pequeñas obras teatrales.La suscripción es gratuita. Trimestralmente (marzo, junio, septiembre y diciembre) se avisa a los suscriptores la salida del número nuevo de la REVISTA y del SUPLEMENTO a través de correos electrónicos.  Últimamente también se incorporó el Twitter como medio de aviso (@RyFRevLiteraria). En Facebook estamos en: https://www.facebook.com/ryf.literaria

 

Teresa Dovalpage: ¿Prefieren, o prefieren NO recibir, algún género en específico?

Héctor Zabala: No discriminamos ni censuramos, salvo que la obra no tenga un mínimo de calidad o se trate de algo de pésimo gusto. Por supuesto que si alguien pretende que le publiquemos toda una novela en el SUPLEMENTO no se lo haremos por su extensión, pero sí le publicaríamos currículo, foto y algún fragmento corto y significativo que él mismo elija de esa novel. De hecho, hemos recibido obras de todas partes del mundo hispano y hasta de autores que aman el idioma español aunque su lengua natal sea otra. Recuerdo que hemos publicado colaboraciones de una poeta polaca, otra rumana, un poeta hindú, un escritor brasileño, etc. No nos interesa el origen ni el tema sino el esfuerzo y la calidad.

 

Teresa Dovalpage: ¿Cuál es la extensión mínima y cuál es la máxima en cada caso?

Héctor Zabala: Para los artículos que se editan en la REVISTA no hay estrictamente una extensión mínima ni máxima. Quienes colaboran son casi siempre catedráticos o escritores profesionales que escriben sobre tal autor, tal libro o un ensayo, y eso ya basta para dejar la extensión del artículo al buen criterio de ellos mismos.Con el SUPLEMENTO el asunto es distinto. Generalmente, editamos por autor dos o tres cuentos breves o varios poemas cortos o una combinación de ambos géneros y mantenemos pendiente para otro suplemento el resto del material que nos envían.

De todas formas, para evitar problemas, siempre adelantamos las NORMAS EDITORIALES a los interesados en publicar.

 

Teresa Dovalpage: ¿Los materiales que se les ofrezcan deben ser inéditos o pueden haber aparecido ya en algún otro formato?

Héctor Zabala: No, no discriminamos en ese sentido. Nuestro criterio es simple: si un artículo es bueno, nunca cansará a los lectores así se lo haya publicado mil veces. No pretendemos tampoco tener la “exclusiva” ni la “primicia”. No caemos en ese infantilismo propio del periodismo de batalla. Pretendemos que nuestro servicio sea trascendente y no sostenido por esos alfileres que en literatura de nada sirven.

 

Teresa Dovalpage: Aparte de leerse unos cuantos números anteriores, ¿qué le aconsejarías a un autor que quiera publicar en Realidades y Ficciones?

Héctor Zabala: Calidad. Los números anteriores son una buena guía de lo que se pretende. Digamos que apenas nos leen, cualquier catedrático o crítico especializado se compenetra del espíritu de la REVISTA y aporta su granito de arena (que suele ser una montaña) para que todos aprendamos un poco más de literatura. A quienes envían sus propias obras al SUPLEMENTO aconsejo paciencia porque las colaboraciones últimamente tienen un retraso de alrededor de un año para ser publicadas, tanto es el interés por colaborar en REALIDADES Y FICCIONES.

 

Teresa Dovalpage: ¿Hay algún otro blog de Realidades y Ficciones?

Héctor Zabala: Sí, hace un tiempo hemos abierto un blog que llamamos RyF INFORMA, destinado a promocionar gratuitamente libros o publicaciones literarias que editen nuestros suscriptores. No tiene una frecuencia periódica (de ahí que no tenga registro de ISSN ni ante la DNDA-RA) y se trata de un blog simple. El suscriptor nos envía su currículo, una reseña breve del libro y fotos de su cara y tapa del libro, más los datos de contacto, y le publicamos todo.

 

Teresa Dovalpage: ¿Dónde se pueden encontrar todos los números de las publicaciones de Realidades y Ficciones?

Héctor Zabala: En estos tres blogs:

REALIDADES Y FICCIONES – Revista literaria  (ISSN 2250-4281)

http://revista-realidades-y-ficciones.blogspot.com/

SUPLEMENTO DE REALIDADES Y FICCIONES (ISSN 2250-5385)

http://colaboraciones-literatura-y-algo-mas.blogspot.com/

RyF INFORMA (IBSN 2250-08-08-64)

http://realidades-y-ficciones-informa.blogspot.com.ar/

 

Teresa Dovalpage: ¡Muchas gracias, Héctor!

Héctor Zabala: No, gracias a vos, Teresa, por la importante labor de tu blog en favor de la literatura y de todos los quijotes que nos dedicamos a ella.

Estimado escritor

 

REALIDADES Y FICCIONES está disponible para todo aquel que haga LITERATURA.

Pero ante todo conviene aclarar cómo es la estructura de la REVISTA y del SUPLEMENTO, a fin de evitarnos interpretaciones erróneas en el futuro. En principio, toda colaboración es a título gratuito. Se trata de una quijotada literaria, de la que ninguno de nosotros obtiene ganancia económica.

 

Caso 1) En la revista REALIDADES Y FICCIONES (ISSN 2250-4281), incluimos artículos o ensayos sobre escritores consagrados, AJENOS al autor del artículo o ensayo. Así por ejemplo, si usted nos enviara un buen artículo sobre Tolstoi, Kafka, Neruda, Cortázar o quien sea, se lo publicaremos en la REVISTA. En tal caso, con su primer trabajo incluimos su currículo y foto. Para este supuesto, su colaboración la envía directamente a:  zab_he@hotmail.com.

 

Caso 2) Si en cambio, usted nos enviara una obra propia (poema, cuento, relato, etc.), se la publicaremos en el SUPLEMENTO DE REALIDADES Y FICCIONES (ISSN 2250-5385), junto con su currículo y foto. En este caso, debe enviar su colaboración a:  nestoralzaga@hotmail.com.

 

Al pie se encuentran las NORMAS EDITORIALES para ambos casos.

 

Esta política editorial la aplicamos a rajatabla, incluso a quienes estamos trabajando desde la primera hora en esto. Fíjese, por ejemplo, que Luis Benítez, quien lleva nuestra sección de Poesía, tiene algunos de sus poemas en el SUPLEMENTO Nº 22. O como mi caso, en el que algunas de mis narraciones y una obra teatral figuran en el SUPLEMENTO Nº 56.

 

Esperando su colaboración, lo saluda muy atentamente.

 

Héctor Zabala

Director de REALIDADES Y FICCIONES

Ciudad de Buenos Aires, Argentina

zab_he@hotmail.com

 

REALIDADES Y FICCIONES – Revista literaria  (ISSN 2250-4281)

http://revista-realidades-y-ficciones.blogspot.com/

 

SUPLEMENTO DE REALIDADES Y FICCIONES (ISSN 2250-5385)

http://colaboraciones-literatura-y-algo-mas.blogspot.com/

 

RyF INFORMA (IBSN 2250-08-08-64)

http://realidades-y-ficciones-informa.blogspot.com.ar/

 

LITERATURA Y ALGO MÁS… (IBSN 2250-17-06-46)

http://hector-zabala.blogspot.com/

 

 NORMAS EDITORIALES PARA COLABORACIONES

 

Caso 1

COLABORACIÓN para REALIDADES Y FICCIONES – REVISTA LITERARIA (ISSN 2250-4281)

(ARTÍCULOS Y ENSAYOS sobre OBRAS AJENAS)

Debe hacerlo a:  zab_he@hotmail.com

Incluya especialmente (todo en un solo email):

La leyenda “COLABORACIÓN PARA REVISTA RyF” en el ASUNTO de su email de envío.

• Un breve currículo (en lo posible, en tercera persona y con no más de 1000 caracteres) en Word (.doc).

• Una foto (tipo 4cm x 4cm) en formato JPG.

• Un ensayo o artículo sobre otro autor, obra literaria, escuela literaria, período literario etc. en Word (.doc).

 

Para una guía más acabada, puede ver REALIDADES Y FICCIONES – REVISTA LITERARIA(http://revista-realidades-y-ficciones.blogspot.com/), blog en el que se incluyen estas colaboraciones.

La revista se edita cuatro veces por año (marzo, junio, septiembre y diciembre).

 

 

Caso 2

COLABORACIÓN para SUPLEMENTO DE REALIDADES Y FICCIONES (ISSN 2250-5385)

(OBRAS PROPIAS)

 

Debe hacerlo a:  nestoralzaga@hotmail.com

 

Incluya especialmente (todo en un solo email):

La leyenda “COLABORACIÓN PARA EL SUPLEMENTO RyF” en el ASUNTO de su email de envío.

• Un breve currículo (en lo posible, en tercera persona y con no más de 1000 caracteres) en Word (.doc).

• Una foto (tipo 4cm x 4cm) en formato JPG.

• Uno o dos cuentos o relatos cortos o poemas, que no supere EN TOTAL los 5000 caracteres, en Word (.doc).

 

Para una guía más acabada, puede ver el SUPLEMENTO DE REALIDADES Y FICCIONES(http://colaboraciones-literatura-y-algo-mas.blogspot.com/), blog en el que se incluyen estas  colaboraciones.

El Suplemento se edita cuatro veces por año (marzo, junio, septiembre y diciembre).

 

IMPORTANTE: A la fecha, para el Caso 2 hay bastantes colaboraciones pendientes de publicación de todas partes del mundo. Las vamos incorporando por riguroso orden de ingreso hasta cubrir diez escritores por edición. De ahí que pedimos paciencia porque a la fecha, por lo menos, los dos SUPLEMENTOS próximos a publicarse ya están completos.

 

 

Revisitando a Anika Lillo: incansable e incombustible

Anika Entre Libros

Hace poco más de tres años le hice una entrevista a Anika Lillo, creadora de una magnífica web literaria que ha evolucionado durante más de diecisiete años. Su portal en la red, Anika Entre Libros, ha tenido varias versiones y ahora, con un formato dinámico y súper efectivo, se le puede encontrar aquí.

Anika entre libros

Es un placer (y una manera de aprender) volver a entrevistar a Anika.

 

Teresa Dovalpage: Dieciséis años es sin dudas un motivo de celebración, los sweet 16 que llamamos por este lado del Atlántico. ¿Cómo resumirías la labor de Anika entre Libros en  más de una década y media?

 

Anika Lillo: Pues en realidad son casi 17 y medio ya. Creo que la mejor forma de resumirla sería utilizando los adjetivos que suelen utilizar muchas veces cuando me presentan a mí: incansable e incombustible. Obviamente yo sí me canso, me agoto a veces incluso, y se puede decir que ha ido a más conforme han pasado los años porque se ha hecho más importante, el compromiso es más fuerte y la web no nació para rendirse. ¿Cómo ha sido la labor de la propia web? Yo diría que se ha dedicado a fomentar la lectura sobre todo y que nadie puede negar que cumple con creces su meta. Para mí, en todo caso, es satisfactoria.

 

Teresa Dovalpage: Y para tus lectores también. Más que satisfactoria, pues no hay muchos lugares donde exista tanta y tan buena información acumulada y de fácil acceso. Me parece maravilloso que hayas abierto una página de publicidad para anunciantes. Muchas personas hacen este tipo de trabajo, como lo hiciste tú misma por años, de gratis. ¡Pero gratis no nos dan los frijoles! ¿Algún consejo que quieras dar a los que se interesen en convertirse en empresarios virtuales?

 

Anika Lillo: No soy la más indicada en dar consejos porque siempre quise que fuera todo gratis, nunca tuve una idea inicial de que fuera un negocio como otras páginas que nacieron directamente con ese espíritu, y hasta que me di cuenta de que era un trabajo enorme que me impedía, en todo caso, tener otro con el que ganarme un sueldo, no tomé la decisión de hacer algo al respecto. Digamos que ya lo tenía que estar ganando antes y que como he empezado tan tarde soy una absoluta novata en esto. Precisamente por eso esa parte del negocio no la llevo yo, está en manos de un profesional.

 

 

Teresa Dovalpage: Delegar responsabilidades es también parte de una buena gestión empresarial. Ahora cuéntame de tu labor como escritora. Además de los relatos que has escrito o epilogado ¿has considerado escribir una novela?

 

Anika Lillo: No lo he considerado porque lo he hecho muchas veces; de niña ya lo hacía, de adolescente también, de jovencita escribí muchas… Con el tiempo, como no le daba mucha importancia porque escribía simplemente porque me gustaba, he llegado a perder novelas enteras (a veces por trastadas de la informática, otras porque me robaron o perdieron manuscritos que no tenían copia, etc.). No hace mucho pensaba “¿y si vuelvo a escribir para hacer algo distinto de lo que hago día a día?”, pero me da mucha pereza, quizás porque apenas tengo tiempo. Eso sí, no me dejes sin boli ni papel, o sin ordenador, porque de vez en cuando no puedo evitar escribir notas que dicen “ideas para posible novela”, y ahí me dejo los apuntes. Quién sabe…

 

Teresa Dovalpage: Quién sabe…Pues ojalá te animes y escribas algo porque talento tienes y persistencia, que es la madre del cordero en este asunto de la escritura, también tienes hasta para regalar. ¡A ver cuándo nos das la sorpresa de ver una novela tuya publicada! Y hablando de publicaciones, ¿cuál es tu opinión sobre la autopublicación electrónica en espacios como Kindle, de Amazon o cualquier otro tipo de formato de eBooks?

 

Anika Lillo: La autopublicación tiene un riesgo enorme para el lector: puede encontrarse con libros horrorosamente escritos que no han pasado por correctores, a veces ni ortográficos. También habrá -las hay de hecho, según me cuentan- joyitas, aunque no son especialmente los libros más vendidos, y esa es otra de las trabas de estas plataformas pero para el autor: no se tienen campañas como se tuvieron siempre en editoriales físicas. Aunque claro… últimamente eres afortunado si tu editorial te hace campañas publicitarias, pero debo decirte que yo me paso la vida recibiendo publicidad de libros de muchas editoriales así como eventos, firmas, ofrecimientos de entrevistas, etc, y esto en el mundo del ebook no tiene la misma posibilidad porque no tienes detrás a nadie que te respalde ¡ni siquiera el libro para fotografiarlo contigo!

La parte positiva, siempre lo digo, es que las ganancias van directamente para el autor. Eso a muchos sí les importa, y es normal, aunque por lo que yo sé la mayoría prefiere hacerlo porque no se les publica en editoriales (y ya no te digo ni grandes, ni medianas, ni pequeñas… en ninguna) y quieren publicar a toda costa, algunos porque creen en sí mismos y saben que no les han dado una oportunidad que seguramente merecen, y otros simplemente por ego, aunque lo hagan fatal.

En todo caso libro físico y ebook son primos hermanos, y el que el segundo forme parte de la evolución no significa que sea mejor, simplemente es distinto. A mí que no me quiten el libro físico.

 

Teresa Dovalpage: A mí tampoco. ¡No hay como el olor de la tinta! Muchas gracias por esa explicación. Últimamente he leído mucho sobre este tema, tanto a favor como en contra y tus argumentos son muy válidos. La corrección, ese otro par de ojos (al menos otro par) es fundamental. Volviendo a tu portal y con respecto a los “bocados literarios” (apetitosísimos) ¿siempre los haces en personas o utilizas Skype?

Aquí ahay uno con Amalia Lafuente sobre Terapia de riesgo

Anika Lillo: Los bocados literarios son minientrevistas de apenas dos preguntas que se basan en lo que queremos saber los lectores cuando vamos a comprar un libro: qué cuenta ese libro y por qué nos gustará. Como son tan cortitas son atractivas, pero lo son mucho más porque son en vídeo, por eso siempre las hago en persona. Además es algo exclusivo mío, sólo las hago yo y en Valencia. Me gusta promocionar mi tierra, me gusta quererla y darle algo mío, y esta es, en parte, mi forma de darle las gracias porque me encanta vivir aquí (por el clima, a los políticos los detesto). La otra es hacer aquí también la kdd (encuentro) oficial de Anika Entre Libros una vez al año durante la feria del libro de Valencia. En fin, que sólo vídeo en persona, y en exclusiva, y hasta ahora se ha cumplido lo de “en mi ciudad”.

 

Teresa Dovalpage: Lindo homenaje a tu tierra, y que lo sigas haciendo tan bien. Pero hacer entrevistas en persona, por cortitas que sean, lleva tiempo (salir de la casa, llegar al lugar, encontrarte con el entrevistado…) Y esto me lleva a la última pregunta: dime algo sobre el manejo del tiempo…¿ cómo te las arreglas para hacer tantas cosas a la vez?

 

Anika Lillo: ¡Ay, Teresita! Si yo soy la primera que me vuelvo loca con eso. Ahora mismo es sábado, y mientras te contesto acabo de recordar que tengo que tender una lavadora y poner otra para aprovechar el buen tiempo. Y eso después de haberme pasado una mañana absolutamente loca con el reparto de libros y el tiempo que debo quitarme para hacer la comida (y comer, aunque en eso apenas ocupo tiempo) y recoger, y una extensa llamada telefónica que he atendido hasta hace unos minutos (porque era mi hermana, que si no ni loca iba a estar yo colgada del auricular, no me gusta nada hablar por teléfono).

 

Eso sí, no sé por qué regla de tres, hay días que me cunden de una forma extraordinaria, y otros que tengo la impresión de haber perdido muchísimo tiempo. Dicen que el tiempo es flexible y yo creo que sí, que debe estar en nuestra imaginación porque no tiene sentido que haciendo siempre lo mismo a veces puedas con todo y otras mires el reloj y digas “¡Ay, no, esto no puede ser! ¿ya es esta hora? Si no he hecho casi nada!”

Te confieso que hoy es de esos días que me cunden. La mañana ha sido productiva, me ha dado tiempo incluso a leer, ahora mismo te dejo para irme con mis lavadoras, entre otras cosas he contestado a tu entrevista y aún no son las seis de la tarde así que me queda mucho tiempo para hacer más cosas. Aunque quien sabe… igual debería hacer ya el vago un buen rato.

 

Teresa Dovalpage: No te imagino haciendo el vago ni por medio minuto…Muchas gracias, Anika, por esta entrevista y por todo lo que has compartido. Un abrazo grande desde Taos y espero que nos conozcamos en persona, en tu Valencia, muy pronto.

Anika entre libros

 

Entrevista a Fantasía Austral

Fantasía Austral
 
Revista:  Fantasía Austral
Sitio en la red: http://www.fantasiaustral.cl/
 Dirección electrónica de contacto: fantasiaustral@gmail.com
País: Chile 
Entrevista a su director F. A. Real H.
 
Teresa Dovalpage: En la página de  presentación de la revista dice:

“La línea editorial de Fantasía Austral se define, ante todo, dentro del eje de la Fantasía. En este sentido, y siguiendo en parte a Clute & Grant en The Encyclopedia of Fantasy (1997), Fantasía Austral entiende “Fantasía” como:

[Una] narrativa coherente consigo misma […] La historia está ambientada en “Otro Mundo” —y ese Otro Mundo es imposible— aunque las historias que allí ocurren pueden ser posibles, dentro de los parámetros de dicho mundo (338).

Y a continuación, una excelente y detallada lista de las subdivisiones del género fantástico, que recomiendo consultar a quienes no están seguros de cómo clasificar su propia obra.

En este contexto:

¿Cómo ves el panorama de la literatura fantástica actual?

 

F. A. Real H: Me parece que estamos en un momento muy positivo para escribir —y publicar— cualquier tipo de ficción especulativa en general, y en especial para la Fantasía. Gracias a las redes sociales ahora podemos conectarnos, como escritores, con los lectores que antes no habrían tenido la oportunidad de conocer nuestra obra. Además, gracias al crowdfunding (o financiamiento público) los creativos y el público podemos lograr concretar los proyectos —o en este caso, los libros— que nosotros queremos escribir… y leer, por supuesto.

 

Teresa Dovalpage: Sí, se han abierto un montón de posibilidades que hace diez años habrían parecido…pues eso, fantasía pura. Y es una suerte para los escritores. ¿Hay algún tema en específico sobre el que estén interesados en publicar en Fantasía Austral en este momento?

 

F. A. Real H: Fantasía. Ahora, tenemos un sistema de meses temáticos en que vamos abordando todo aquellos subgéneros de la Fantasía que especificamos en nuestra línea editorial, por lo que si alguien está interesado en ser publicado en el futuro cercano, lo mejor sería que esté atento a nuestras editoriales para ir preparando material ad-hoc. De todas maneras, nosotros recibimos cualquier cuento, columna, ensayo o reseña relacionada con la Fantasía en general, sin importar su calza precisamente con el subgénero en el que estemos focalizados en ese mes en específico.

 

Teresa Dovalpage: Excelente. Un espacio con posibilidades infinitas. ¿Puede participar un autor de cualquier parte del mundo o debe residir en el cono sur?

 

F. A. Real H: A pesar de nuestro nombre, nosotros recibimos cualquier escrito relacionado con la Fantasía que esté escrito en español, sin importar su procedencia. De hecho, aceptamos material en inglés también, ya que contamos con los medios para traducirlo y publicarlo en español.

 

Teresa Dovalpage: Sobre estos materiales, quisiera destacar los cuentos, que se encuentran en este enlace. ¡Gracias a los traductores que nos dejan este regalo! Y una entrevista a Úrsula K Le Guin, realizada especialmente por Fantasía Austral. No se la pierdan.

Volviendo a las publicaciones, ¿los materiales que se les ofrezcan deben ser inéditos o pueden haber aparecido ya en algún otro formato? ¿Cuál es la extensión mínima y cuál es la máxima?

 

F. A. Real H: No es necesario que el material sea inédito pero sí es preferible, más que nada por un tema de que nuestra edición le da un toque especial y distintivo a todo lo que publicamos. Ahora, nuestro sitio web funciona bajo un sistema de licencia de Creative Commons, por lo que en realidad los derechos siempre residen en los autores originales de las obras.

Acerca de la extensión, no tenemos un mínimo ni un máximo, pero en general el formato web no se presta muy bien para textos de un largo superior a las 3.000 palabras aproximadamente.

 

Teresa Dovalpage: Aparte de leerse unos cuantos números anteriores, ¿qué le aconsejarían a un autor que quiera publicar en Fantasía Austral?

 

F. A. Real H:  Más que nada, que lean nuestros lineamientos; es decir, nuestra línea editorial, nuestra pestaña de contacto y nuestro FAQ (Preguntas Frecuentes). Ahora, lo más importante es que sientan que en Fantasía Austral su material será respetado, editado con los mayores estándares de profesionalismo y difundido para que puedan darse a conocer en todo el mundo interesado de habla hispana.

Teresa Dovalpage:  Muchísimas gracias y ¡adelante con la fantasía!

 

Entrevista a la revista literaria Specimens

SPECIMENS-MAG.COM | narradores de España y América Latina

Revista:  Specimens
Sitio en la red: http://specimens-mag.com/
 Dirección electrónica de contacto: info@specimens-mag.com,
País: Estados Unidos
Entrevista a Salvador Luis
 
Entrevista a Salvador Luis 

Teresa Dovalpage: En la presentación de la revista dice: “SPECIMENS es una revista digital fundada en enero de 2013 por el editor y narrador peruano Salvador Luis (ex director de Los noveles) y dedicada íntegramente a la difusión de la más reciente narrativa iberoamericana.”¿Cómo ves el panorama de la narrativa iberoamericana actual?

 

Salvador Luis: Me gusta pensarlo más allá de los estereotipos y de los discursos mediáticos que nos sugestionan, sobre todo las comparaciones con algún autor del Boom o con Roberto Bolaño o Ana María Matute. Todos somos hijos de alguien y eso se nota cuando lees una obra, pero no comparto la manera en que algunos sectores nos moldean para su beneficio. Respeto a los escritores que son capaces de desligarse de esa clase de mercadotecnia. Porque yo no estoy en contra de la mercadotecnia, estudié marketing antes de estudiar literatura y cine, y sé lo que implica, pero hay maneras más creativas de tratar de justificar la compra de un libro o un autor (y hablo en términos comerciales porque un libro es un producto cultural dentro de un mercado de productos culturales).

Creo que en términos estéticos el panorama de la narrativa iberoamericana actual es absolutamente rico, sobre todo si se mira alejado de los prejuicios y las manipulaciones. En mi opinión, eso es lo que quienes estamos vinculados a este rubro debemos defender constantemente. Llevo varios años trabajando como antólogo y editor, y ahora también con proyectos como el Premio Equis de Novela (http://www.premioxdenovela.com), junto a Fernando Barrientos y Pedro Medina León, y estoy convencido de la variedad y la pluralidad de formas y discursos que los iberoamericanos somos capaces de crear. No somos, como algunos desean retratarnos, solamente un grupo de indignados que vive pensando en la dicotomía entre izquierdas y derechas. Eso es desmerecernos y restringir nuestras capacidades intelectuales y artísticas. La literatura iberoamericana es absoluta variedad, en persistente inminencia y movimiento, y de verdad aplaudo el esfuerzo de muchos editores, “analógicos” y digitales, que han optado por promover nuevas formas de inclusión estética, fuera de los estereotipos que algunos agentes literarios de la región y ciertas editoriales usan de manera formuláica.

 

Teresa Dovalpage: Me encanta esa manera de ver las cosas. Y tienes mucha razón,  los encasillamientos no sirven de nada. Ahora volviendo a Specimens, ¿hay algún tema en específico sobre el que los autores estén interesados en publicar en este momento?

 

Salvador Luis: Pues yo diría que no; justamente hablé sobre esto, algo que relaciono con el eclecticismo, en el prólogo de una antología que edité hace algunos años en Lima: Asamblea portátil. Muestrario de narradores iberoamericanos (2009). Lo último que la literatura necesita es tener una visión reduccionista donde solo un tema tenga relevancia. En mi opinión, el arte es completamente fluido, y en ello se centra su poder de sugestión. Si todos los escritores escribieran sobre hipopótamos alados, sería muy aburrido. Si todos escribieran sobre problemas sociales y dictadores, sería igual de aburrido. Como editor me interesa el espectro completo e informe, y poder colaborar en su difusión. Desde luego tengo gustos personales, pero estos nunca deben interferir con el trabajo editorial, y uno nunca debe decir que es “el mejor editor” o que publica “a los mejores autores”. Eso implica una megalomanía igual a la del presidente más ruin de todos.

Lo que siempre he intentado es editar tanto las estéticas que me agradan como las que no me atraen tanto, sin interponer prejuicios. Está claro que es imposible no tener un juicio de valoración personal, pero sí podemos aislarlo conscientemente para dar oportunidades a distintos tipos de representación. Y bueno, la respuesta más directa a la pregunta sería esta: creo que no hay un solo tema en la literatura actual o pasada, y que eso es lo que nos mantiene vivos. Me encanta  ver que mis amigos escritores publican libros que no tienen mayores conexiones entre sí, dispares en cuanto a la temática. Eso me recuerda que a pesar de todo somos una comunidad artística.

 

Teresa Dovalpage: ¡Claro que sí! La diversidad es fundamental; lo otro es clisé a pulso. Es como cuando la gente piensa que los autores cubanos sólo escribimos sobre el Malecón, las jineteras y la cala flotando. Hay mucho más. Ahora háblanos un poco más acerca de Specimens, ¿aceptan colaboraciones espontáneas de artículos, cuentos, fragmentos de novelas…?

 

Salvador Luis: Specimens es una revista de creación dedicada a la narrativa, y enfatiza la eliminación de fronteras. Publicamos fragmentos de novelas y cuentos de producción reciente, además de entrevistas (en la sección “La indagación”) y testimonios de narradores contemporáneos en el apartado “Mi primera vez”. En cada número tratamos siempre de crear una muestra que refleje lo que actualmente se produce.

Con aquello de la eliminación de fronteras no me refiero solo al ámbito regional, editando autores de varios países y tratando de evitar la parcialización, sino también a la frontera entre el trabajo independiente, la edición digital y las formas tradicionales de exposición y publicación de literatura. Hay algunas revistas que suelen ser demasiado obedientes cuando se trata del catálogo de la “gran” editorial X, Y o Z. Eso en mi opinión es una falta muy grave. La injusticia, la desigualdad y la corrupción no solo están instaladas en los gobiernos sino también en parte de nuestra clase editora. Es muy importante que existan revistas y portales que no se comporten como ellos, y eso generalmente fluye en la hipervía. Creo que sin Internet estaríamos en muy malas condiciones, cegados, sin capacidad de defensa o sondeo. Los escritores conservadores que maltratan la experiencia digital no se dan cuenta de que sin organizaciones y colectivos digitales no tendrían ni la exposición ni el respeto que consiguen hoy. Eso lo ha creado Internet, así como los editores que llevamos trabajando en la web cerca de quince años.

 

Teresa Dovalpage: Yo diría que sin Internet nos pagarían todavía menos de lo que nos pagan ahora, que ya es decir… ¡Y todos los lectores que se han ganado con los dispositivos digitales como Kindle y Nooks! Con respecto a los materiales que se envían a Specimens, ¿deben ser inéditos o pueden haber aparecido ya en algún otro formato? ¿Cuál es la extensión mínima y cuál es la máxima?

 

Salvador Luis: En Specimens contamos con una Guía de publicación que todos los autores pueden descargar desde nuestra página web. En ella resaltamos los puntos importantes en cuanto a formato y corrección de estilo, además del período de evaluación de las obras. No es infrecuente que colaboremos con algunas editoriales independientes, publicando un texto para difundir alguna novedad editorial. Lo hacemos sin cobrar y con la idea de ayudar a que los proyectos editoriales de la región no se estanquen. Por esa razón, algunos de los cuentos que publicamos no son inéditos. En realidad en la revista existe un equilibrio entre lo completamente inédito y lo editado, y tratamos de estar siempre al día. Nos interesa lo nuevo, y para nosotros lo nuevo es básicamente lo que se produjo hace diez o cinco minutos. El mundo digital es muy veloz.

 

Teresa Dovalpage: Sí, en la red mañana es ayer, y no sólo para quienes escriben desde otros husos horarios. Aparte de leerse unos cuantos números anteriores, ¿qué le aconsejarías a un autor que quiera publicar en Specimens?

 

Salvador Luis: Paciencia, sobre todo, porque nada se consigue de un día para el otro. Yo también soy escritor y como cualquier escritor me debo al calendario de mis editores. La edición seria en Internet no es simplemente copiar y pegar un texto; en realidad los elementos que hacen todo esto posible son los mismos que participan en una edición tradicional, porque publicar seriamente, en cualquier formato, requiere la misma capacidad y esfuerzo. Podrán variar detalles y funcionalidades, pero este trabajo no es ni un juego ni una simpleza hecha por adolescentes.

A los autores que deseen publicar en Specimens o en cualquiera de las estupendas revistas que existen hoy en día en Internet les recomendaría enviar textos trabajados, limpios. Las revistas son un excelente lugar para dar a conocer sus obras, pero la premura y la falta de revisión son los peores enemigos de cualquier narrador o narradora que quiere construir una carrera. Otro aspecto a tener en cuenta, al menos en Specimens, es que se trata de una revista en la que existe mucha competencia a nivel transatlántico, y que cuenta con un grupo limitado de espacios en cada edición, seis para ser más específicos. Eso implica cierta selectividad, sí, pero también un esfuerzo por brindar una revista atractiva; además, una selección así de compacta es mucho más agradable de leer tanto en dispositivos móviles como de escritorio.

En el fondo, lo que busco como editor es colaborar a que en nuestra región la relación entre el mundo “analógico” y digital no sea tan conflictiva. Yo empecé haciendo esto en el año 2001, antes inclusive de la interactividad masiva de la web 2.0,  y creo que tanto escritores como editoriales debemos dejar de ser temerosos e inmaduros cuando debatimos acerca de las actuales tecnologías de lectura. Ya ni siquiera se trata de nuestro “futuro”, sino de un presente bastante concreto.

 

Teresa Dovalpage: Muchísimas gracias, Salvador, por esta entrevista tan interesante e informativa. ¡Suerte con Specimens y todas las demás empresas!

Recuerden visitar la página de Specimens en Facebook y a animarse a particpar en el Premio X de Novela.

Specimens Mag

 

Entrevista a Sindo Pacheco

sindo_1

Originlmente publicada en Sub Urbano

Conozco la obra de Sindo Pacheco desde hace muchos años, desde los tiempos cubanáceos. Entre los libros que traje de Cuba hay una antología que contiene uno de mis cuentos preferidos, “Nos visita el escritor,” de Pacheco. La ironía suave de la historia y el manejo impecable del idioma ya anunciaban al autor que vendría después.

Sindo Pacheco ganó el premio El Caimán Barbudo en 1990 y ha publicado Oficio de Hormigas (cuentos, 1990, premio Abril) y las novelas Esos MuchachosMaría Virginia está de Vacaciones (Premio Latinoamericano Casa de las Américas, premio anual La Rosa Blanca que concede la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y Premio de la Crítica a las mejores obras publicadas en Cuba durante 1994), así como María Virginia mi amor o María Virgina y yo en la Luna de Valencia, finalista del Premio Norma-Fundalectura); Las raíces del tamarindo, finalista del Premio Edebé y publicada por esta editorial en Barcelona, Mañana es Navidad, y El beso de Susana Bustamante.

Su última obra es una colección de cuentos, Un pie en lo alto y otras encerronas, que ha sacado con la editorial La Pereza Ediciones y que presentó en la Feria del Libro de Miami en 2013 como parte del Panel de Escritores Iberoamericanos 

 

Teresa Dovalpage: ¿Cuándo supiste que querías ser escritor?

Sindo Pacheco: Realmente no quería serlo, sino más bien que un día no pude evitarlo. Yo empecé a escribir, sin conocer a ningún escritor, sin tener un tutor, sin saber por qué ni para qué diablos podía servir. Escribía historias porque de alguna manera tenía que sacar de mí esos fantasmas. Años después de aquellos horrorosos intentos supe que existían Talleres Literarios, y que, aún sin ser graduado de nada, podía dedicar una parte de mi tiempo al acto de escribir. Pero, respondiendo tu pregunta, todavía no me considero un escritor. Cada vez es más difícil alcanzar ese oficio. Creo que un escritor es aquel que puede vivir de lo que escribe, que puede mantener con ello a su familia —cosa cada vez más difícil en estos tiempos—, yo soy, simplemente, un hombre que escribe, que elabora ficciones, que con un trocito de verdad trata de fabricar una mentira completa.

Teresa Dovalpage: Me parece que eres demasiado modesto. Eres escritor porque escribes, y muy buen escritor. Tus premios y las múltiples ediciones y reediciones de tu obra lo atestiguan. Mantenerse, o no, gracias a la pluma es otra cosa y ya volveremos a eso. Ahora, ¿cuál es tu rutina preferida para escribir, si la tienes? ¿Hay algo que hagas siempre antes de empezar una nueva historia, algún ritual…?

Sindo Pacheco: No tengo una rutina específica, ni ritual a la hora de escribir. Más bien dejo que la historia me preceda y voy tras ella, un poco desconfiado y todo lleno de asombros. A veces escribo de noche, a veces por el día, siempre cuando tengo inspiración.

Teresa Dovalpage: Los osos y los leones se pasean por esta última colección, así como toda clase de perros, entre ellos los eufóricos. El cuento “Habana” me ha gustado mucho, sobre todo su descripción del encuentro literario. Y ese león. Naturalmente, el león. Dame una pista literaria ¿el león se relaciona con…?

Sindo Pacheco: Esos seres llamados animales son el primer asombro de un niño cuando irrumpe en el mundo. Sería difícil encontrar una novela sin que esas criaturas pululen de alguna manera por sus páginas. El león del relato “Habana” simboliza, eso creo, la soledad del espíritu de Sigfredo; en mi caso personal sufrí esas sensaciones de forma real cuando tuve una marcada falta de salud.

Teresa Dovalpage: Hasta las cosas malas (o en especial las cosas malas) sirven de inspiración. Y hablando de inspiración, tus cuentos sorprenden con finales inesperados, tanto los que suceden por acá, en esta tierra, como los que ocurren en el más allá. ¿Dónde encuentras la inspiración para ellos?

Sindo Pacheco: A veces me ocurre que conozco de antemano el final de un relato, y trato de llevarlo a esa consecución. En otros casos, el propio relato me ayuda a encontrar su desenlace. A veces el relato lo hace sin mí, que simplemente le dejo esa labor detectivesca (ver pregunta 6).

Teresa Dovalpage: ¿Cómo promueves tus libros? ¿Alguna táctica exitosa que quieras compartir?

Sindo Pacheco: Soy un pésimo promotor, la verdad. Lo poco que mi obra ha trascendido se debe, casi enteramente, a la generosidad de algunos amigos, o a la propia obra en sí.

Teresa Dovalpage: Bueno, en ese aspecto sí que hay que ponerse las pilas. Lo de “el buen paño en el arca se vende” ya no funciona, por desgracia, así que hay que aprender a mercadear. Para vivir del cuento hace falta a veces ser más promotor que escritor. Volviendo a tus relatos, ¿siempre sabes el final de cuando te sientas a escribirlos o lo cambias por el camino?

Sindo Pacheco: Mira, Teresa, aquí me voy a extender un poco. Según la Internet, la palabra cuento proviene del latín computum (cálculo, computo). O sea: calcular, llevar cuenta. La única diferencia con la matemática es que esta “cuenta”, no se hace con números sino con palabras. Pero indudablemente en los relatos hay que “llevar” la cuenta para que el resultado dé, sea creíble. En mi caso personal, yo relaciono los cuentos con una ecuación algebraica:

a + b = c

donde a corresponde a la introducción, b al desarrollo y c, al desenlace. Vamos a establecer, por ejemplo, que la cuenta en un buen cuento, no deba ser inferior a 100; la introducción, que corresponde a la letra a, deba tener un valor pequeño, digamos que 1 ó 2 o a veces hasta 3 (mientras más pequeña sea la introducción, mucho mejor; las introducciones muy extensas, con valores de 10 o más se hacen sospechosas para el lector y pierden credibilidad).

Ahora pasemos a los siguientes dos incisos que he descubierto en mi forma de concebir el relato.

inciso a: el autor conoce el final de su historia) El escritor tiene el valor de c igual a 100, el valor de a, que ya señalamos que debía andar bajito: 1 ó 2 ó 3, así que lo único que faltaría es darle un valor a b de tal modo que la cuenta del cuento funcione. La ecuación quedaría de la manera siguiente:

1 + b = 100

O sea b debe alcanzar un valor lo más cercano a 99 para que el relato convenza, sea verosímil, para que esa entrañable criatura nazca sana y saludable.

Sin embargo pueden ocurrir situaciones dolorosas con el relato, y ese adorado hijo del espíritu es abortado por: número uno: Fatal Desnutrición:

2 + 61 = 100

Falta de información, o justificación, o psicología a los personajes, etc., que hacen que el relato se quede en una hermosísima anécdota.

O: número dos: donde ocurre exactamente lo contrario, que denominaremos SAO (por sus siglas en inglés): Síndrome de Aborto por Obesidad:

3+133=100

Aquí al relato se le ha puesto tanta verborrea, tanta palabrería y hojarasca, tanto bururú barará, que la historia se diluye, naufraga, se ahoga en un proceloso piélago de retórica.

Lo expuesto anteriormente, Teresa, sucede cuando el autor conoce de antemano el final del relato. Ahora podemos pasar al inciso b.

inciso b: el autor no conoce el desenlace) Aquí sucede que el escritor sabe el valor de a (1, 2, 3); pero no sólo desconoce el de b como en el inciso anterior, sino que tampoco tiene el valor de c; en otras palabras, desconoce el desenlace del relato, está más perdido que una vaca en un cine: ignora si va a dar 100 o más (si da menos de 80 hay peligro de aborto). De modo que la ecuación tiene dos variables: b y c, con una sola constante: a (1, 2, 3). La ecuación a + b = c quedaría como sigue:

1 + b = c

Aquí el autor tiene al personaje en su mente y muy pocas cosas más, y comienza a hacer crecer la cuenta del cuento, sumándole acontecimientos, ideas, circunstancias, toda una gama de cosas sin saber claramente hacia donde va la historia. O sea, le va dando valores al término b hasta que el desenlace, si es bueno, aparece por fin sin que apenas se dé cuenta: cae dulcemente en un parto feliz, sin dolor, sin anestesia, sin puntos. Y el relato puede acercarse a resultados tan increíbles y veraces como

1 + 215 = 216 (Poe, Maupassant, Chejov, Hemingway, Borges, Rulfo, Cortázar, y demás).

Esas son las dos variantes en mi manera de concebir el relato.

inciso c o epílogo)

Para resumir, y volviendo al origen de las palabras cuento y cuenta, también podemos añadir lo siguiente:

La cuenta que es “ella”, y se realiza con números “ellos”, siempre se ha explicado con “ellas” las palabras; pero “ellos” los cuentos, que se escriben con “ellas” las palabras”, nunca antes habían sido explicados con “ellos” los números. Eso es lo que he tratado de hacer para que finalmente tanto ellos como ellas vivan felices en su matrimonio de pronombres, para que las nobles criaturas, frutos de esa hermosa relación nos expliquen las cosas que no entendemos de la economía, de la ciencia y de los astros (las cuentas), y para que los cuentos nos ayuden a luchar contra el olvido y a tratar de comprender el incomprensible mundo en que vivimos.

NOTA FINAL

Toda esa descarga, Teresa, de nada sirve para los aspirantes a escritores, ni para nadie. El escritor que se ponga a pensar en todo eso a la hora de escribir su relato, está frito de antemano: le anticipo que la cuenta de su cuento nunca dará  los 100 puntos: el aborto de la criatura estará garantizado.

Teresa Dovalpage: Sindo, nunca había escuchado una teoría tan interesante sobre el complejo asunto de la inspiración literaria y la matrimoñesca gresca de los cuentos y las cuentas. Burla burlando, has dicho muchas verdades. Imagínate que un aspirante a escritor te pida consejos sobre esta profesión (¿vocación? ¿equivocación?) ¿qué le dirías?

Sindo Pacheco: Le diría que buscara otra profesión. Ejercemos un arte en decadencia, no vivimos del cuento sino que morimos del cuento. Luego del cine, de la radio, de la televisión, de la Internet, la palabra escrita es poco menos que un estigma. Le diría como me decía mi abuela cuando me veía tratando de redactar alguna historia: hijo, deja eso, que te vas a poner mal de la cabeza. Búscate un oficio que te permita vivir, por ejemplo, carpintero. Los carpinteros ganan buen dinero. Ella no decía mucho dinero sino “buen” dinero, una cosa olvidada demasiado pronto. En aquella época, todavía, la calidad del dinero tenía cierto valor de cambio.

Teresa Dovalpage: Hombre, parece que las abuelas cubanas tenían una conspiración contra la literatura. La mía no hablaba de dinero directamente pero me decía que dejara la escribidera y que me buscara un marido. (Le hice caso, por aquello de tener un plan B.) Pero vamos a regresar a tus libros, y a los planes sobre tus libros. Me gustaría que hablaras un poco acerca de ellos. ¿Qué hay en el futuro, inmediato o lejano, del escritor  Sindo Pacheco?

Sindo Pacheco: Realmente no hay mucho: dos novelas inéditas, una de las cuales tal vez salga para finales de año; y el deseo de comenzar otra, cuando esos seres caprichosos llamados musas me lo ordenen, sin excusa ni pretextos, como deben ser las órdenes en los buenos ejércitos.

Teresa Dovalpage: ¡Me gusta eso de un ejército de musas! Mucha suerte con todos tus proyectos y gracias por acceder a esta entrevista.

Maria Virginia Mi Amor

 

BarrioActivo: mezcla de ritmos con acento cubano

Originalmente publicada en Sub Urbano

La banda BarrioActivo resultó ganadora del evento The Hard Rock Rising Battle of the Bands el pasado marzo en Miami. Y éste es sólo un ejemplo de la popularidad de que goza el grupo en esta ciudad.

Los cinco integrantes de BarrioActivo están decididos a mantener vivo el ritmo tradicional de la música cubana, a la vez que la mezclan con otros géneros para crear su propio, muy personal sonido. La música que tocan es una combinación de son, guaracha, rumba songo y chachachá con rock de hoy, funk, ska y reggae. ¡Toda una ensalada rítmica!

“Desde hacia varios años había sido para mí un deseo inconcluso el poder cantar regularmente en una banda de rock,” dice Eugenio Rodríguez (Uge), escritor, compositor y director musical de BarrioActivo, donde toca la guitarra y canta. “En Cuba di mis primeros pasos cantando en la agrupación de rock Lidian, con la que hice presentaciones en El Patio de María y otros lugares. Luego, viviendo ya en México fui parte de la banda El Ultimo Calcetín y nos presentamos en varios estados y en distintas universidades del país.”

Refiere Rodríguez cómo y por qué decidió emigrar a Estados Unidos, dando el próximo paso en su carrera musical:

“Cuando ocurrió el ataque terrorista del 9/11 tome la decisión de emigrar hacia Miami con la familia y postergar a un futuro incierto los sueños musicales. Un buen día me encontré en una gasolinera con el exbaterista de una banda  cubana y todo comenzó otra vez. Me puse en contacto con el bajista Guido Milián y le mostré mis canciones. Él me siguió y poco después le puse al proyecto ‘BarrioActivo.’ Eso fue en el verano del 2008, en la tórrida ciudad de Miami.”

Rodríguez  estudió lengua y literatura francesa en la Universidad de La Habana, y se graduó en 1991. Ganó el Premio de Poesía David en 1995 por su poemario En el nombre de alguien. Participó en varias bandas de rock alternativo en Cuba y México.

En cuanto a Guido Milián, el bajista, es cubano también y nativo de Camagüey. Abandonó la escuela de medicina en tercer año y salió de la isla “en busca de nuevos horizontes,” dice, “que terminaron en Coral Gables, Florida.” Milián es fotógrafo, además de músico.

“Guido y yo nos pusimos en contacto con el baterista Armando Arce, más conocido en el mundo musical por Pututi, quien ya tenía en su corta carrera la reputación de virtuoso ganada por su trabajo con grandes grupos cubanos como Pablo FG y su Elite,  Habana Abierta y Arturo Sandoval, entre otros,” sigue contando Rodríguez sobre la formación de Barrioactivo.

Armando Arce, baterista y percusionista, es de Santa Clara, graduado de la prestigiosa Escuela Vocacional de Arte.

“Entonces decidimos que la banda necesitaba contar con secciones de metales y para eso entró al proyecto el trompetista Carlos Huerta, quien ha trabajado con grandes músicos de renombre internacional,” continúa Rodríguez.

Carlos Huerta es de Ciego de Ávila. Graduado con honores de la Escuela Vocacional de Arte de Cuba, ha compartido el escenario con músicos como Fito Páez, Diego Torres y Enanitos Verdes, entre otros.

“Por último adquirimos al único que no es cubano en la banda: el guitarrista colombiano Mario Vásquez: un instrumentista con increíble “soul” o “bomba” como decimos los cubanos para referirnos a la excelencia musical,” termina Rodríguez de contar los orígenes de BarrioActivo.

Mario Vásquez nació en Bogotá y se unió a la banda en 2011. Durante su carrera musical ha tocado con otros músicos famosos como Carlos Vives

Los cinco integrantes de BarrioActivo viven en Miami.

La primera actuación de la banda ocurrió en The Place, un popular club de música en vivo de esta ciudad, donde se presentaron para promocionar el lanzamiento de su primer disco, Barrioactivo.

Desde entonces han actuado en muchísimos clubes más.

“Pero la experiencia más loca que nos ha tocado vivir ocurrió en Jazzi, otro club de Miami Beach,” refiere Rodríguez. “Nos habíamos presentado ya varias veces en ese lugar, que tiende a ser frecuentado por un público amante del rock y el reggae. Esa noche, era como la una de la mañana cuando comenzamos nuestro show y a la mitad del primer tema irrumpió un equipo especial de la policía con armas largas,  pasamontañas y perros de rastreo y detección de drogas. Fuimos registrados de pies a cabeza, nos abrieron hasta las cajas de las guitarras y hubo varios arrestados por posesión entre la audiencia. Recuerdo que el jefe del comando, al no encontrarnos nada encima, me dijo en inglés, en tono jocoso: “C’mon guys, that’s not possible, real rockers got to be high!”

El segundo disco, BarrioActivo Train, acaba de salir en enero de este año.

“Aunque mantuvimos el mismo principio de fusión de la música cubana (son, guaguancó, cha cha cha, timba…) con el rock, el reggae y el ska, en el nuevo disco somos un poco más atrevidos en cuanto a transiciones de un género al otro, cambios de groove y exploración de sonoridades,” explica Rodríguez. “Creo que es un disco más sólido, más dinámico en muchos aspectos y probablemente más ambicioso. El productor e ingeniero de sonido Shafik Palis (quien ha trabajado con artistas como Carlos Vives y Niche, entre otros) tuvo mucho que ver con ese resultado.”

Cuando le pregunto por sus influencias, Rodríguez dice: “Las influencias musicales de BarrioActivo son miles. Si tuviera que enumerar las mas directas diría que Benny Moré, Buenavista Social Club, Irakere, Los Van Van, Bob Marley, The Doors, Queen, Led Zepelin, Santana, AC/DC, KC and The Sunshine Band, Red Hot Chili Peppers, Manu Chau… y muchos mas.”

¿Es Barrioactivo una banda de rock cubano?

“Siempre van a clasificarnos de alguna forma,” admite Rodríguez. “La verdad es que no hemos pensado mucho sobre una clasificación para nosotros mismos, pero definitivamente la música cubana ocupa un 50% en lo que hacemos.”

“Nuestro objetivo es simplemente  llegar a los demás,” concluye, “dejar en la gente el eco de nuestra obra y si eso no es ya demasiado ¡que les aporte y sirva de algo en sus vidas!”

Para saber más de  BarrioActivo, sus integrantes y su música visite el sitio en la red

http://www.barrioactivo.com/

 

 

Entrevista a Carlos A. Aguilera,

Carlos A. Aguilera Photo: Julius Günzel

Originalmente publicada en Sub Urbano

El autor cubano Carlos A. Aguilera, nacido en La Habana en 1970, fue codirector de la revista Diáspora(s), en Cuba, de 1997 a 2002. La revista está considerada hoy como una de las más importantes después de Orígenes  y puede accederse a una edición facsímil enhttp://linkgua-digital.com/libros/contemporaneos/revista-diasporas-edicion-facsimil-1997-2002-2/

 

“Me enorgullezco de haber compartido ruta en la revista y en la vida con Rolando Sánchez Mejías y Pedro Marqués de Armas, dos de los mejores escritores cubanos de los últimos años,” dice el autor, agregando que en 1995 ganó el Premio David de Poesía con un libro “escandaloso para el momento”, Retrato de A. Hooper y su esposa. En el 2002 salió de Cuba con una beca del Pen Club alemán, hacia Bonn, donde residió por 11 meses, y después ha vivido en Graz, Dresde, Frankfurt, Hanover (con periodos cortos en otras ciudades), y ahora en Praga, donde trabaja como profesor de español para una Academia de lenguas.

Acabo de leer su relato Clausewitz y yo, que es difícil de definir en términos de género. El autor lo clasifica como “petit nouvelle.” Un poco sobre esta obra, un poco sobre el propio Aguilera, esta entrevista pretende escudriñar en el proceso de creación y en los motivos del autor.

 

Teresa Dovalpage: ¿Qué otras obras has escrito?

Carlos A. Aguilera: Empecé con Retrato de A. Hooper y su esposa, como te decía, un poema-relato que salió publicado en 1996 (fue premio David en 1995). Después vino Das Kapital, otro libro extraño (este, aunque salió publicado en 1997, es de facto, el primer libro que escribí): diferentes textos que jugaban con diferentes géneros, etc. Ya fuera de Cuba salió mi primer libro de relatos Teoría del alma china (2006), en México. Y más recientemente una selección de piezas de teatro Discurso de la madre muerta (2012) y ahora Clausewitz y yo (2014). También tengo una novela inédita, El imperio Oblómov, que veremos cuándo sale.

 

Teresa Dovalpage: Es curioso que describas tus libros como “extraños.” ¡Pero eso está muy bien! La extrañeza de un texto lo puede hacer inolvidable. ¿Qué te motiva, como autor, para escribir tus libros, raros o no?

Carlos A. Aguilera: Todo. La literatura, las conversaciones, las imágenes, las películas, el vino, el queso francés, los olores, las anécdotas, los conceptos… Una de las cosas que más me gusta hacer es estudiar todo alrededor de un concepto (digamos poder), y después construir historias alrededor de él, no para “ilustrarlos”, sino para ver las varias facetas que generalmente estos generan. Y ese “estudio” es el que después me hace verlos como raros. El acabado final de un libro es algo siempre muy diferente al resultado final que habías imaginado para él.

 

Teresa Dovalpage: Sí, construir historias que van formando una madeja alrededor del núcleo… ¿Tienes una rutina para escribir?

Carlos A. Aguilera: Por la mañana, siempre. Con café. Y sin que me hablen mucho antes… que me den una lata por la mañana sobre cualquier cosa es lo peor que me puede pasar.

 

Teresa Dovalpage: ¿Café cubano, capuchino o estilo alemán? Digo, no sé si hay un estilo alemán de café.

Carlos A. Aguilera: Estilo alemán. Café prusiano lo llamo yo. Mucha agua, poco café, cero azúcar, y lo suficientemente caliente para ayudarte a “construir disciplina”.

 

Teresa Dovalpage: ¡Alabao, eso de poco café y mucha agua no me gusta nada! ¿Cómo afecta tu escritura en español el vivir en un país donde se habla otro idioma?

Carlos A. Aguilera: Yo creo que ha sido un beneficio. Sin querer la oreja se adapta a esa otra música, y hace que tu idioma empiece a tomar intensidades no-propias, arrítmicas…, cosa que en el fondo es muy beneficioso para cualquier escritor. Además, te haces muy consciente de los lugares comunes, de los varios idiomas que es por ejemplo el español, de las zonas que mejor puedes explotar, de tu estilo… Y eso te hace entender la escritura no solo como una máquina de guerra política (que también lo es), sino como una máquina de guerra ontológica, lingüístico-privada, caricaturesca ;-)

 

Teresa Dovalpage: Algo muy divertido es traducir los clisés o las frases hechas de un idioma a otro, porque no siempre existen en el otro idioma; entonces resultan una novedad. ¡De fiambre a fresco! ¿Escribes en alemán también?

Carlos A. Aguilera: No.  Pero sí.

 

Teresa Dovalpage: A ver, a ver…explícame mejor esta contradicción.

Carlos A. Aguilera: Je… No escribo literatura en otra lengua que no sea la mía (la cual no es exactamente el español de academia), aunque sí converso y me escribo con varias personas de lengua alemana en su propia lengua, cosa que ellos siempre agradecen.

 

Teresa Dovalpage: Y facilita mucho las comunicaciones… Tu obra Clausewitz y yo es muy interesante, aunque algo difícil de definir. ¿La consideras un cuento largo o una noveleta?

Carlos A. Aguilera: Yo creo que es más una nouvelle, una “petit nouvelle”, para seguir con la clasificatoria de E. R. Curtius. Una novela que no llegó  ser novela y se quedó en relato de 50 páginas.

 

Teresa Dovalpage: Creo que terminó justo donde debía terminar, pues está muy bien lograda y el final es preciso, certero. Ésa es la gracia. La constante del odio al padre, ese leitmoiv freudiano, está presente en toda la obra. Detesto preguntar los motivos del escritor (que a veces son como los motivos del lobo) pero si quieres comentar algo de lo que te inspiró a escribirla…

Carlos A. Aguilera: Clausewitz y yo es una salida a una de los nudos de mi novela. En un momento de El imperio Oblómov sucede algo entre el padre y el hijo y ahí se me ocurrió que una de las respuestas posibles era esa violencia que narra Clausewitz y yo. Tomé el apunte y continué con mi novela. Una vez terminado el trabajo me metí de lleno en lo que acaba de publicar ahora Suburbano, que por supuesto es otra cosa diferente a la novela, aunque comparte, digamos, cierto juego-de-tensión con ella.

 

Teresa Dovalpage: En tu entrevista con Lidija Dimkovska, “An author in exile,” decías que a veces la arquitectura de Berlín oriental te espantaba, haciéndote pensar que estabas en Alamar. También te referías a las no siempre fáciles condiciones de vida de un escritor en el exilio, pese al apoyo de diferentes organizaciones. ¿Cómo han cambiado estas condiciones y cómo se desarrolla tu vida ahora?

Carlos A. Aguilera: Han cambiado para bien, aunque antes tampoco estaban mal. Estoy escribiendo un nuevo libro, y los trabajos (ya que no solo soy profesor, sino que administro una web y escribo para El Nuevo Herald con frecuencia) me dejan tiempo para seguir haciendo lo que me gusta. Así que no me quejo. Mientras haya café, a la prusiana, y libros… todo estará como “anillo al dedo”. Lo único que necesita un escritor es tiempo y ver cómo los enemigos fracasan. El resto, es literatura, como ya sabes.

 

Teresa Dovalpage: Muchas gracias, Carlos, por esta entrevista. Espero visitarte algún día en tu retiro germano. Pero a mí me preparas una tacita de café estilo cubano, por favor.

 

Clausewitz y yo