Archivo de la etiqueta: Benigno Domínguez Cuesta

Literatura Viva Sur: De Sevilla a Taos

Image may contain: 3 people, text

La primera vez que mis estudiantes de la Universidad de Nuevo México en Taos entraron a Literatura Viva Sur, el blog de Benigno Domínguez Cuesta, fue una verdadera revelación. No sólo nos deleitamos con su prosa a la vez pulida y chispeante, sino que además nos abrió una ventana virtual por donde atisbar sus recuerdos y disfrutar la belleza de los paisajes españoles.

El profesor, escritor y especialista en Técnicas de Lenguaje y Audición ha creado en su plataforma en línea un espacio acogedor que rebasa barreras lingüísticas y geográficas.

Muchos estudiantes, que provienen de un entorno rural, se sintieron identificados con las historias del cabrero. Otros disfrutaron las entrevistas a autores cuyas obras ya conocían como Camilo José Cela y Mario Vargas Llosa. ¡Había algo para todos!

El autor y su obra

Benigno Domínguez Cuesta nació en Tornavacas (Cáceres de Extremadura), en 1941, en el seno de una familia de agricultores y actualmente reside en Sevilla.

Entre sus obras se encuentran Tiempo de Conquistadores, La Habana no es Cuba, Orquídeas para una Venus, Cuba, cementerio de sueños, Los cuadernos de doña Victorina y La isla de nadie, además de otros títulos que se encuentran ahora en proceso de edición.

Hoy lo invitamos a compartir su experiencia con nuestros lectores y pasearnos, aunque sea virtualmente, por las orillas del Guadalquivir.

Enseñar y charlar

Don Benigno, a quien mis estudiantes llaman cariñosamente Don Beni (¡y luego dicen que los cubanos somos confianzudos!) admite que Literatura Viva Sur fluctúa entre memoria y docencia.

“De la memoria todo,” dice. “Es un pozo sin fondo y un ‘cajón de sastre’. Si nuestro intelecto, que ya nació rico para lo que sentimos, es hoy (poder comunicar a cada instante) una forma de pastelear el presente con el pasado, mi pluma lo dora con mil sensaciones rememoradas.”

Además, reconoce sin pelos en la lengua que a él “le chifla pegar la hebra,” una muy castiza expresión que significa que le encanta conversar.

“¿Y cómo no ser comunicador?” pregunta. “¡Si te lo ponen tan fácil! Por eso mismo se me ocurre componer el blog interrelacionando la memoria y la comunicación más o menos didáctica, porque a las dos cosas he dedicado mi vida.”

Quien a buen árbol se arrima…

Cuando le pregunto qué espera que sus lectores del otro lado del Atlántico aprendan en el blog, la respuesta me remite a sus andanzas en el periodismo.

“El blog que yo escribo es continuidad pedagógica o vivencial de la iniciada de estudiante por los años 1955; en el periódico Fe Juvenil que editaba la Escuela de Magisterio de Cáceres (Extremadura),” dice. “Solo que ahora en solitario; no pretendo otra cosa que eso de entonces, reflexionar sobre la vida y dar vida literaria a mi verdad.”

Cuando le pedí un mensaje para los jóvenes estudiantes me contestó:

“Me dijo un día Camilo José Cela que el escritor gasta horas escribiendo para ser leído. Que los consejos son cosas de los abuelos a sus nietos; que él no aconsejaba nada. No era un desplante, era sincero. A los alumnos de Taos, les trasmito día a día con el Blog mi manera de entender el mundo, pero también mi manera de estar; nada enseña más que el ejemplo; todo educador ha de ser paradigma para tener credibilidad. Leer nos hace libres, tener a los buenos por amigos nos hace ser mejores. “Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”.

Señas de identidad

Muchas de las entradas de su blog tienen como tema a Sevilla y a otras ciudades andaluzas. Al preguntarle sobre la región, dice:

“Pasa por Sevilla el padre de los ríos del sur peninsular, hoy río Guadalquivir, pero antes asentamiento de casi todas las culturas ibéricas desde el Paleolítico. Y por acomodo a su explotación y vía de penetración desde el mar; en este gran valle Bético se superpones muchas ciudades en sus orillas. Sevilla hoy es la más importante y capital de la Autonomía de nombre Andalucía.”

Sevilla tiene, para cubanos como yo, el encanto especial de recordarnos nuestro lugar de origen. Cuando visité la ciudad en 2006 a presentar El Difunto Fidel, me parecía por momentos que me hallaba en un barrio de La Habana Vieja. Por otro lado, los lectores no se asombraban de mi acento o de mis palabrejas caribeñas.

Don Benigno nos habla, con evidente satisfacción, sobre las “señas de identidad” más singulares de Andalucía como su Feria de Abril, las tradicionales salidas de sus Cofradías en Semana Santa y la manifestación étnica en bailes y en cantes como el flamenco o la copla.

“Personalmente me gusta por su vida callejera, terrazas todo el año y bares a cualquier hora del día, siempre llenos,” dice. “Sus jardines y paseos, sus muchos lugares callejeros y palaciegos, ricos en arte. Es llana y accesible para cualquiera. Tiene mucha luz en sus cielos y mucho encanto dicharachero tanto en el porte de sus bellezas vivas. Su visita es una invitación a los goces de los sentidos, olores y colores más la gracia del habla andaluz.”

Para saber más de Don Benigno y su obra, visiten http://literaturavivasur.blogspot.com

No automatic alt text available.